Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
SECUESTROS EXTORSIVOS
-
1 de enero de 2007
2002 fue el año del resurgimiento de la industria del secuestro extorsivo. Y el comienzo del 2003, no hizo más que confirmar la tendencia creciente en el auge de esta modalidad delictiva. Los secuestradores del siglo XXI, son delincuentes de poca monta, especializados en salideras bancarias y asaltos a mano armada.A comienzos del 2002, tuvo su auge el "secuestro express", donde la víctima estaba en poder de los delincuentes pocas horas, se la obligaba a vaciar su cuenta del cajero automático y -a lo sumo- a ir a su casa para sacarle la plata que tenía escondida allí.
Sin efectivo en la calle, gracias al "corralito financiero", y con las limitaciones de extracción de los cajeros, en el conurbano bonaerense la policía no pudo con esos delincuentes.
Por eso, los malvivientes se especializaron aún más, y las horas de cautiverio se convirtieron en días. Ahora, las bandas se ocupan: de tener un lugar destinado a esconder al cautivo; de decidir quién se encarga de su cuidado y alimentación; quién negocia con la familia y quienes cobran el rescate: el momento crucial y más sensible donde pueden ser detenidos.
Estos delincuentes ya conocen su objetivo. Lo siguieron y saben sus movimientos. Pueden ser empresarios medios, futbolistas o personajes públicos. El hermano de Juan Román Riquelme es un ejemplo, al igual que el padre del actor Pablo Echarri o el hermano del futbolista de River, Víctor Zapata.
Los resultados están a la vista y no hablan de que disminuya este tipo de delitos. En la Capital, la Policía Federal esclareció en 2002, el 70 por ciento de los 24 secuestros que tuvieron lugar allí, deteniendo a sus autores. En tanto, en el conurbano bonaerense, la zona "roja" es San Isidro y los cautivos son escondidos en las villas de San Martín. La zona entre la Ruta 8, el camino del Buenos Ayre y el Río de la Plata es el corredor más peligroso. Allí hubo cerca de 200 secuestros, siendo esclarecidos entre el 30 y el 50 por ciento. Los cautivos fueron liberados tras el pago del rescate, pero los delincuentes, casi nunca fueron presos.