Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
EDUARDO BLASCO
"Las expectativas influyen tanto o más que la realidad objetiva"
El economista dijo en Pool que el Gobierno debe aprender a manejar las expectativas: "Hoy hay una actitud terroríficamente pasiva hacia ese tema. ¡No saben manejarlas! ¡Es una cosa espantosa!", enfatizó. Además, como accionista de Megainver, presentó dos nuevos fideicomisos de consumo.
29 de mayo de 2012
Pool Económico: ¿Cuáles son las características de los fondos de inversión en pesos que largaron al mercado?

Blasco: Hemos iniciado con dos fondos comunes, que tienen un formato fundamentalmente dirigido a inversores institucionales, dada la alta incertidumbre y volatilidad que hoy tienen los activos tradicionales (títulos públicos).

Por si alguien se pregunta si estos fondos van a cubrir de la inflación que cada uno proyecta (todos sabemos que esa inflación proyectada tiene un número importante)… bueno, esos niveles de rendimiento (23, 24, 25% anual en moneda local), sin asumir riesgos importantes de volatilidad, casi no son posibles de obtener.

Para obtener esos niveles de rendimiento, cualquier persona debería asumir riesgos, estar muy atenta y tener un conocimiento muy pulido para aprovechar las fluctuaciones del mercado (no por inversión directa). No siempre eso está al alcance de cualquiera, ni tampoco es la política de inversión de muchísimas compañías de seguros.

Entonces, aceptando eso, hemos lanzado dos fondos.

Uno busca obtener un poco más de rendimiento que los denominados de “many market” o “fondos de dinero”, que es en plazo fijo con un porcentaje muy importante de liquidez, y que están 3 ó 4 puntos por debajo de un plazo fijo, que son para un muy corto plazo. Nosotros buscamos un fondo que esté intermedio: que está un poco encima de éstos y que rinde un poco menos que un plazo fijo. A esto lo llamamos Megainver Ahorro.

El otro fondo es Megainver Renta Fija cuyo target de rendimiento es un poco por encima de Badlar. Uno de los componentes importantes de la cartera de estos fondos son los fideicomisos financieros de consumo con tienen diferentes plazos. El promedio en este tipo de cosas es de 120 o 180 días, y un poco más. El de Ahorro toma fideicomisos financieros de menor plazo, por razones obvias, y va a invertir en algunos activos en el mercado de valores, que pueden hacerse con plazos cortos. Los rendimientos son menores que los que da un plazo fijo, pero lo que se busca es que el cliente esté tranquilo de que siempre hay un fondo con altísima liquidez.

Pool Económico: ¿Estos fondos pueden o no cubrir la inflación?

Blasco: Con la realidad económica de hoy, no. Lo que se busca es –todos los inversores institucionales lo saben– es tratar de, en moneda constante, perder lo menos posible. Y recordemos también que en momentos de alta volatilidad, si no se es alguien extremadamente experto y se tiene suerte (más allá de la experiencia), no se busca esto como target, porque es muy difícil de lograr sin asumir riesgos.

Pool Económico: Tenés una relación de hace muchos años con el mercado de seguros. Conocés las regulaciones que han salido a fines del año pasado referidas a la repatriación de las inversiones que las aseguradoras tenían en el exterior y a la prohibición de invertir afuera. ¿Eso tuvo algo que ver con el lanzamiento de tu producto? Porque los operadores de seguros son demandantes de estos fondos, ¿no?

Blasco: No, el plan es más estratégico. Con los dos socios que tengo (Nora Trotta, economista referente indiscutido del negocio de fideicomiso y de fondos, y Miguel Kiguel que es muy reconocido), creamos estas ideas a mediano plazo. Uno no desarrolla una sociedad gerente de fondos por un tema de una coyuntura de dos años.

Les voy a dar una idea de por qué desarrollamos este negocio con esta sociedad: hoy, aunque son 35 mil millones de pesos lo que hay en fondos comunes en la Argentina, eso refleja aproximadamente el 2% del Producto Bruto. Es Brasil es más del 40% y en Chile es más del 17 %. El potencial de este negocio como canal de inversión es muy grande.

Estamos por largar un tercer fondo en breve que se llamará Cobertura. Está relacionado al seguro y al tema cambiario.

Es un negocio que lo tenemos pensado en términos estratégicos. Hoy el hecho de estas resoluciones hacen que las compañías de seguro que han repartido los fondos necesiten invertirlos en algún lado. Entonces, los fondos que hemos sacado son los que creemos que mejor satisfacen la relación riesgo/beneficio en este momento, por ejemplo, para las compañías de seguros, más allá de otros inversores.

Pool Económico: Hablando de economía, ¿cómo se sale de la corrida cambiaria que ha disparado el dólar paralelo?

Blasco: El tema “expectativas” en el comportamiento económico es fundamental. Esto no lo discute absolutamente nadie. Está claro que las expectativas influyen tanto o más que la realidad objetiva. Lo que todavía no se ha aprendido en muchos sectores económicos y políticos es que las expectativas se deben manejar. Hoy hay una actitud terroríficamente pasiva hacia ese tema. ¡No saben manejar la expectativa! ¡Es una cosa espantosa! Uno puede discutir o no las medidas, pero no saben manejar la expectativa.

Alguna medida que por ahí sería defendible, siempre puesta en un contexto, suena ridícula y hasta contraproducente cuando es sacada del contexto. Tiene un efecto contrario al buscado.

El manejo de expectativas es común para cualquier lugar del mundo. Un artículo famoso de Mervyn King, el presidente del Banco de Inglaterra, de 2005 hablaba de la “teoría aradoniana (por Maradona) de las tazas de intereses”. Decía: “¿Cómo manejamos nosotros la política económica? ¿Se creen que son fórmulas muy sofisticadas? No, usamos más o menos el velómetro y tratamos de manejar la expectativa de la gente”. ¡Lo dice expresamente!

King habla de la teoría maradoniana que surge del famoso gol del ‘86: todos esperaban que Maradona gambeteara y por eso todos se tiraron para un lado y para el otro; pero él siguió derecho y metió el gol. ¡Eso es manejar expectativas!

En un país como la Argentina, tenemos décadas en las que, por ejemplo, el dólar forma parte del ADN como es el tango, el dulce de leche, y el mate. De generación en generación vamos trasladando esto y se hace casi un tema cultural. Entonces, como es tan delicado este tema en el agente económico argentino, habría que cuadriplicar los esfuerzos.

Para responder lo que ustedes me preguntaban: uno puede tomar medidas objetivas razonables (controlar más el gasto público, controlar más la emisión monetaria, llegado un cierto punto liberar el esquema, imponer un impuesto para determinada como –por ejemplo, los brasileños y los chilenos, cuando entraban muchos dólares, lo que hicieron fue poner un impuesto al ingreso–) pero lo importante es venderlo, vender la idea.

Se sale de la corrida cambiaria teniendo un plan medianamente coherente y sabiendo cómo venderlo para que les crean.

Pool Económico: ¿Y vos cómo ves el escenario?

Blasco: Yo creo que los países no se acaban, que la Argentina tampoco se va a acabar.

La situación objetiva de la Argentina no tiene nada que ver con la de 2001. La deuda externa, tanto del sector público como privado, hoy no existe, es 15% del Producto. Los activos de los argentinos afuera hoy suman el 40% del Producto. ¡Somos uno de los diez países más acreedores del resto del mundo en relación al Producto Bruto! Y pese a eso, y pese a que tenemos estructuralmente superávit en la balanza comercial, ¡estamos histéricos por el dólar! Eso solamente le pasa a los argentinos, por una combinación de factores de ADN y pésima comunicación.