Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
SEGUROS DE VIDA Y RETIRO
-
1 de enero de 2007
En el 2001 la industria de seguros de vida y retiro manejaba un volumen de producción superior a los 2.500 millones de pesos.
La salida de la convertibilidad y la devaluación del peso le imprimió un duro golpe al negocio. Los activos de las compañías quedaron fuertemente descalzados respecto de sus pasivos.
Por el lado de los pasivos, las pólizas eran en dólares, con compromisos de pago a largo plazo y con una rentabilidad mínima garantizada.
Por el lado de los activos, las aseguradoras tenían invertido entre el 70 y 90% de la plata de sus clientes en TITULOS PUBLICOS del Estado y en PLAZOS FIJOS, instrumentos que fueron PESIFICADOS a 1,40, defaulteados y reprogramados.
En este contexto, las respuestas de las aseguradoras frente a los compromisos con sus clientes fueron dispares.
Sólo contadas compañías les reconocieron los dólares a quienes querían retirar sus fondos. Haciendo uso del decreto 214 de pesificación de febrero de 2002, la mayoría de las aseguradoras ofreció 1 a 1 más CER, 1 a 1,40 y muy pocas alcanzaron los 2 pesos por dólar.
Hoy, un año después de la debacle financiera, las compañías de seguros de vida y retiro están terminando de diseñar sus planes de reestructuración.
Quienes decidieron que seguirán operando, le ofrecen a sus clientes el 60 o 70% del fondo si quieren retirarlo ahora y el 100% si optan por quedarse en la compañía a mediano plazo, 3, 6 u 8 años.