Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
PRAXIS PROFESIONAL
“Siempre habrá infecciones intrahospitalarias"
Esa es la visión, según Fernando Mariona de TPC, de la de la ciencia médica: no se puede acabar con ellas. "Hoy mueren 28 mil personas al año. Si multiplicamos eso por 300 mil pesos, nos da 900 millones que hay que pagar de indemnización. ¿Quién paga? Una parte, los aseguradores. Pero el Estado también debería hacerse cargo", agrega Mariona.
18 de octubre de 2011
El doctor Fernando Mariona, director de Asuntos Legales de TPC Compañía de Seguros, analizó en Pool Económico tema “infecciones intrahospitalarias”.

Mariona: Deberíamos enfocarlo desde distintos puntos de vista. Obviamente el primero sería el médico. Los médicos dicen que cualquier persona que ingrese a una institución y va a permanecer allí internada o está dentro de la institución 24 o 48 horas, y que hasta 24 ó 48 horas después, o hasta 30 días después, o hasta un año después (depende del tipo de acto quirúrgico que se le haya practicado) la infección que esta persona contraiga se va a llamar “inspección intrahospitalaria”.
Desde el punto de vista jurisprudencial, los jueces “si una persona pasó por su institución y se infectó, demuéstreme usted que cuando esa persona ingresó, no estaba ya infectada; así yo podré decir que no es una infección intrahospitalaria”.
Acá comienza el tercer problema que es la visión que tiene el abogado, el juez, el jurista, respecto de la actividad médica. La actividad médica es muy compleja. Nosotros los seres humanos, tenemos muchas más bacterias adentro de nuestro cuerpo que células. Por lo tanto, es “10 a la 14” (1014 = 10 elevado a la 14va potencia) la cantidad de bacterias que tenemos. Cuando a uno le hacen un primer corte para hacer un acto quirúrgico, ahí debajo de la epidermis están las bacterias. El tema es que después, de acuerdo a cómo siga el tratamiento médico, lo que ingresen al organismo (un catéter o una vía, por ejemplo) eso también se va a infectar y se va a manifestar una infección… pero puede no tener nada que ver con el acto médico principal por el cual el paciente ingresó a la institución. Es decir que no fracasó el acto quirúrgico. El acto quirúrgico fue un éxito, pero la herida de ese acto quirúrgico, lamentablemente, se ha infectado.

Pool Económico: No necesariamente estamos hablando de falta de esterilización del material quirúrgico.

Mariona: Exactamente. Una última cuestión es que hay otra visión, la de la ciencia médica, la de la infectología en general, que dice que en el mundo no puede terminarse con las infecciones intrahospitalarias. Siempre va a haber un porcentaje de infecciones intrahospitalarias, que significa millones de personas que se infectan y se mueren por año.

Pool Económico: Es muchísimo más frecuente de lo que uno se imagina. En el libro “El Error Médico” del Dr. Rafael Acevedo, dice que de los casos que llegaron a juicio casi un 12% son errores atribuibles a la institución y que, de ellos, el 41% fueron infecciones. De esas infecciones, el 37% de los pacientes falleció. Es espeluznante. ¿Qué números manejás vos?

Mariona: La cifras son espeluznantes. Las muertes por infecciones intrahospitalarias son muchas más que las muertes por accidentes de tránsito, por Gripe A o por SIDA. Sin embargo, en las tapas de los diarios y revistas no se habla de este flagelo.
Las infecciones intrahospitalarias tienen que ver con, a veces, falta de cuidado dentro de las instituciones o con cuestiones tan simples como que los médicos no se laven las manos. Pero también tiene que ver con que las bacterias y los organismos, a raíz de la enorme cantidad de antibióticos que se les han suministrado para tratar de evitar las infecciones intrahospitalarias, se han hecho multiresistentes a los antibióticos. Así, las bacterias no desaparecen.
Para tratar de solucionar este tema, desde el punto de vista doctrinario o jurisprudencial, se recurre al incumplimiento de la obligación de vigilancia y seguridad de la calidad y eficiencia de la prestación por parte de las instituciones médicas.
Hubo épocas con distintas tendencias. La jurisprudencia decía que este daño era causado por el incumplimiento de la obligación “de medios” (Fallo Frenkel). Luego se dio vuelta (Andino Flores) y ahora vuelve a ser otra vez este incumplimiento de una obligación “de resultado”, que es la obligación de vigilancia y seguridad. Con lo cual esto se está tratando de una responsabilidad objetiva. Entonces no tiene salida.
Hay 3.964 instituciones médicas en la Argentina de las cuales solamente en cinco se cumple con todas las normas de bioseguridad para tratar de evitar que las prestaciones médicas sean exitosas. Quiere decir que hay 3.959 instituciones donde lamentablemente no se pueden cumplir porque no hay 4.000 infectólogos en la Argentina, porque no hay 4.000 enfermeras de quirófano en la Argentina y porque no hay plata en la Argentina para poder solucionar los problemas en la actividad médica.
Hace muchos años atrás (a través de la 18610, 23660, 23661) el Estado delegó en las instituciones privadas el cuidado de la salud. Creo que, frente a semejante flagelo, el Estado en conjunto con las aseguradoras debería hacerse responsable del tema. Haciendo cuentas, sabemos que 28.000 personas mueren por año. Si multiplicamos eso por 300 mil pesos, nos da 900 millones de pesos que hay que pagar de indemnización. ¿Quién paga esto? Una parte la tenemos que pagar los aseguradores. Pero el Estado debería hacerse cargo también, através de un sistema “no foult” en el que no investiguemos la culpa sino que indemnicemos a la persona que ha sufrido una infección intrahospitalaria.
Esta es un idea, el tema es mucho más profundo.