Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
SEGUROS DE LAS SUPERPRODUCCIONES DE HOLLYWOOD
-
1 de enero de 2007
Comedia, romance y acción. Ninguno de estos componentes le hacen falta a "Seis días y siete noches", la película protagonizada por un clásico del cine de aventura: Harrison Ford y la actriz Anne Heche.
Un escenario tan espectacular, como peligroso, sumado a otros detalles de superproducción del film complicó encontrar una póliza que asegurara a los actores. La historia trata de dos personas muy distintas que se unen en la isla paradisíaca de Kauai y atraviesan momentos divertidos e insólitos.
Menos divertidas, sin embargo, fueron las peligrosas aventuras a las que tuvieron que enfrentarse Ford, Heche y el equipo de producción durante la filmación. Los protagonistas parecían atraer a los accidentes. A Anne le picó un escorpión, rodó varias veces por el suelo y se llevó un buen puñado de golpes y moretones. Harrison también tuvo lo suyo y terminó el rodaje con las piernas llenas de arañazos.
Todo esto sumado a que Ford es quien se encarga de pilotear el avión que aparece en varias escenas espectaculares de la película. Esto dificultó la negociación de una póliza de seguros que cubriera tantos riesgos extras.
La pasión de volar de Harrison no es ningún secreto y el actor admite abiertamente que una de las razones que lo impulsaron a participar en esta película fue la posibilidad de pilotear ante las cámaras. Pero pilotear un avión en una película sin una licencia comercial es muy complicado, por lo que hubo que negociar largo y tendido con la compañía de seguros.
La aseguradora exigió finalmente que se tomaran precauciones para limitar los riesgos al máximo y que a bordo siempre acompañara a Harrison Ford un piloto profesional.