Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
MALA SUSCRIPCION DE VEHICULOS
Germán Armando, socio del estudio López Saavedra, Armando, Esnaola y Vidal Raffo, se refirió a un fallo de la Cámara Comercial sobre la contratación de coberturas de automóviles sin la debida denuncia del uso comercial del vehículo.
1 de enero de 2007
Germán Armando, socio del estudio López Saavedra, Armando, Esnaola y Vidal Raffo, habló en Pool Económico de un interesante fallo de la Cámara Comercial.
"Esto es para darle una buena noticia a las aseguradoras. Es un fallo de una de las Salas de la Cámara Comercial con un análisis (muy meduloso de una de los camaristas) sobre un tema que algunas aseguradoras padecen: la contratación de coberturas de automóviles sin denunciar el uso comercial del vehículo. El fallo hace un análisis muy interesante de la cuestión. Es un caso en el que se prueba que el vehículo era utilizado como remís. La Cámara reconoce esa utilización, sobre todo en el gran Buenos Aires, de los remises truchos", dijo Armando.
"Acá se ha hablado muchas veces de fallos adversos a las compañías -continuó el abogado-. En realidad lo que ocurre es que las compañías no están preparadas para demostrar lo que después tienen que sostener en un expediente. En este caso, era una compañía muy ordenada y, a través de una pericia hecha por un actuario, pudo demostrar que dentro de los criterios de suscripción no se aseguran vehículos de uso comercial. Después, hay una cuestión de fondo que hace a la interpretación de los contratos donde la Cámara se define por una postura: en el momento del robo, es irrelevante que el vehículo no esté siendo usado para el destino impropio. Eso es interesante porque hay muchos fallos donde se hace esa distinción. En este caso, no interesa si el vehículo estaba o no siendo usado para el destino comercial en el momento del siniestro. Se determina que si fue mal suscripto, se acabó la historia", señaló.