Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
ENTREVISTA A JUAN HORACIO GONZALEZ GAVIOLA
Habla el superintendente de Riesgos del Trabajo
“Para determinar daño, el sistema administrativo funciona con una lógica y cada juzgado/perito con otra. Sería importante que tengamos una sola forma de medirlo porque, mientras tengamos múltiples criterios, la gente siempre buscará más”, dijo en Pool González Gaviola. Además, señaló que las indemnizaciones del sistema administrativo deben ser muy similares a las que determine la justicia en última instancia: “El decreto 1694/09 fue muy importante porque le permite a los trabajadores obtener un resarcimiento mucho más adecuado. Probablemente no se logre disminuir la cantidad de juicios, pero seguro se va a disminuir el monto de lo que se discute”.
7 de diciembre de 2010
Hace diez días la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dijo ante empresarios del Congreso de Fadeaac (Fed. Autotransporte de Cargas), que se debe abordar el debate de una nueva ley de Riesgos del Trabajo para terminar con “la industria del juicio” generada en el sistema y terminar con esta doble vía que se está dando en los hechos en los diferentes reclamos de riesgos del trabajo. La presidenta criticó el mecanismo de la “doble vía”. Dijo: “El trabajador debe recibir una justa indemnización, pero los empresarios deben tener certeza de cuánto les va a costar esa siniestralidad”. Y que se debe resguardar “el derecho de los trabajadores a tener una justa indemnización, pero no de los estudios jurídicos que terminan fomentando la industria del juicio”.
Pool económico invitó al Dr. Juan Horacio González Gaviola, superintendente de Riesgos del Trabajo, para consultarlo acerca de las tres causas que afectan los niveles de litigiosidad: doble vía, fraude, y falta de baremo unificado.

Pool Económico: La SRT está terminando un borrador de proyecto para modificar la actual ley de Riesgos del Trabajo. ¿Cuáles son los lineamientos del proyecto?

Gaviola: Desde su inicio, el sistema de riesgos del trabajo ha tenido una serie de mejoras sustantivas. Hoy muestra un flanco débil que es el nivel de litigiosidad que tiene. Todos los demás indicadores son buenos (cobertura, cantidad de prestadores y de prestaciones, accesibilidad al sistema, etc.). Estamos mejor que antes. Lo que nos preocupa es que este sistema, que debiera contener en la parte administrativa casi la totalidad de los problemas, no lo hace. Crecientemente los procesos que empiezan en lo administrativo no terminan allí sino que hay un segundo paso a nivel judicial.
La doble vía se da por varias causas. Una de ellas ya la estamos atacando frontalmente, y es que en estas situaciones se ha generado una verdadera industria fraudulenta del juicio en donde profesionales (especialmente médicos y abogados), recurriendo a ardides, inventan enfermedades que no existen y, de esta manera, pretenden sacarle plata al sistema de riesgos del trabajo. Por supuesto que esto impacta en elevar la alícuota. Primero lo cobran las ART después lo trasladan a los empleadores y finalmente terminamos pagándolo el público en general. Cuando hay una estafa de este tipo nos están estafando a todos.
Al respecto hemos hecho algunas acciones, tanto en la provincia de Mendoza como en Córdoba donde ya hay causas penales con profesionales procesados. Algunos incluso están detenidos con prisión preventiva (en Córdoba suman más de diez los profesionales). Hemos visto que una gran cantidad de estos juicios, que son juicios que nunca se deberían haber iniciado, están empezando a desaparecer.

Pool Económico: En materia de fraude: ¿qué detectaron y qué están haciendo? ¿El impacto del fraude es importante en la siniestralidad del sistema?

Gaviola: La mayoría de los fraudes son por enfermedades no listadas y están basados en certificados médicos fraudulentos. Existe la idea de que el fraude está en todas las cosas, pero en muchos casos es marginal. En nuestro caso, el fraude tiene cifras sustantivas en cuanto a la cantidad de juicios -no tanto en los profesionales involucrados-. Luego de iniciadas las acciones en Mendoza hace dos años, los juicios han bajado un 20 %. En Córdoba, después de que apareció esta causa (que ya va para megacausa porque tiene más de 5 mil expedientes en estudio), también han bajado sustantivamente la cantidad de estos juicios.
Otra de las causas por las que se está yendo a la justicia (además de la doble vía) es la verdadera situación por la que tenemos tantos juicios. El hecho de que se declare que las condiciones médicas no son el único organismo que determina daño, permite disparidad. Para determinar daño, el sistema administrativo funciona con una lógica y cada juzgado/perito con otra (en muchos casos con una lógica más dadivosa).
Tenemos una tabla, un baremo de riesgo laboral, para medir daño corporal que fue establecido por decreto, dependiente de la Ley de Riesgo del Trabajo. Esta tabla no es antojadiza sino que salió del consejo consultivo. Además, fue consultado con la UIA y con la CGT, y viene de un baremo de la Organización Panamericana de la Salud. Sería importante que tengamos en la Argentina una sola forma de medir daño porque mientras tengamos múltiples formas de medirlo la gente siempre va a ir buscando dónde consiga algo más.

Pool Económico: ¿Este baremo está dentro de un proyecto de ley que ustedes están preparando?

Gaviola: En el proyecto de ley estamos generando mecanismos institucionales para hacer que este baremo sea de uso obligatorio. Actualmente estamos prácticamente fuera de Ordinarias, así que lo más probable es que este proyecto se presente al inicio de las Extraordinarias del período legislativo 2011.

Pool Económico: ¿Cómo aborda el proyecto el problema de la doble vía? Hay varios actores del mercado que están pidiendo que se deba optar por una vía o por otra.

Gaviola: Hay que ver de qué manera acercamos el sistema administrativo a la jurisprudencia. ¿Qué dice la jurisprudencia? Que el sistema de riesgo del trabajo, por cómo está confeccionado, ante incapacidades permanentes trata de compensar la incapacidad de ganancia que tiene una persona por haber perdido alguna de sus funciones vitales, pero que no contempla otros elementos que sí contempla la vía civil, ejemplo: daño moral.
Entonces, nosotros creemos (esta es una discusión que estamos teniendo) que hay que tratar de generar en el ámbito administrativo componentes que compensen… que sean parecidos a lo que la justicia va a decir. Esto tiene que ir acompañado de un sistema de determinación de daño homogéneo (lo que decíamos antes). Si no, la gente va a seguir yendo a la justicia, ya no por la cuestión de la doble vía sino porque los peritos le pueden dar otra incapacidad, distinta a la del sistema.
Además, como esto es gratuito y no tiene costo, la gente evalúa la posibilidad de sacar un poco más de compensación por la vía judicial.

Pool Económico: ¿El decreto 1694/09 que elimina los topes a las indemnizaciones ha tenido el impacto que se buscaba? Los aseguradores y sus abogados sostienen que no y que, por el contrario, está impactando en las demandas anteriores a la fecha de salida del decreto. ¿Cuál ha sido el análisis que hicieron ustedes del impacto del decreto?

Gaviola: Uno de los problemas que tenía esta ley (que fue lo que inició el camino de tanto litigio) es que es una ley que arrancó muy mezquina con el trabajador porque las indemnizaciones que les daban tenían topes (con la convertibilidad estaba bien, pero cuando salimos de la convertibilidad estos topes fueron cada vez más bajos en la práctica). Indemnizaciones que en la práctica eran la mitad de lo que cualquier otra persona con la misma lesión conseguía si recurría a la justicia generaron esta gran cantidad de demandas.
Tenemos que adaptar el sistema administrativo a la justicia. Las indemnizaciones del sistema administrativo tienen que ser muy similares a las que determine la justicia en última instancia para evitar que la gente vaya a la justicia. El decreto promulgado en noviembre del año pasado fue muy importante porque les está permitiendo a los trabajadores obtener un resarcimiento mucho más adecuado. En algunos casos se duplicaron, y hasta se triplicaron las indemnizaciones que habían quedado muy retrasadas. Probablemente no se logre disminuir la cantidad de juicios, pero seguro se va a disminuir el monto de lo que se discute.
Cuando uno va a la justicia, no es que le pagan dos veces. La justicia dice “creemos que lo que pagó el sistema administrativo no alcanza” y sobre eso calcula un complemento. Seguramente ese complemento se va a achicar. La cantidad de juicios no va a disminuir mientras no cambiemos (lo que decíamos antes) la forma en que se determina el daño y generemos un solo sistema para que todos los ciudadanos de la Argentina tengan igualdad de derecho.

Pool Económico: El Gobierno está impulsando el desarrollo de Mutuas, ¿cuál es el objetivo?

Gaviola: Es interés del gobierno favorecer las asociaciones mutuales por varias razones. De hecho, es un pedido de Presidencia de la Nación y queremos sacarlo lo antes posible. En primer lugar porque nos parece que la incorporación de ART que no tengan fines de lucro en un sistema de seguro social obligatorio le va a dar mayor competitividad al sistema. Este es un sistema prestacional pero que el costo “no prestacional” (o sea lo que no se gasta en prestaciones médicas, en indemnizaciones ni en previsiones) es importante.
Estamos trabajando con la Superintendencia de Seguros, analizando la reglamentación que haría falta para constituir una mutua. A hoy hay algunas dificultades prácticas al momento de compatibilizar esto con la Ley de Mutualidades (tipo de persona jurídica que puede constituirse una mutualidad y cómo se conforma esta situación de seguridad social).
Por otro lado, nos parece importante que estas Mutuas tengan alguna especialización específica, porque en materia de prevención es importante el estudio permanente del riesgo específico y el estar compenetrado con el tipo de actividad que se hace.

Pool Económico: La SRT está trabajando con una línea para que se genere una competitividad en el costo no prestacional del sistema que permita reducir su valor, ¿cuál es el costo?, ¿qué organismo consideran que debiera controlar?

Gaviola: El año pasado el costo no prestacional -que significa costos operativos y costos de comercialización- alcanzaba el 30 %. El costo de comercialización rondaba el 10 %. Nosotros consideramos que era un costo elevado. Charlamos con brokers y con la gente que se dedica a la comercialización y hubo un compromiso de disminuirlo. Tengo que decirles que este compromiso se ha venido cumpliendo, por lo menos parcialmente. Nuestra proyección para el incremento que tenía que tener la alícuota por el aumento de las prestaciones de noviembre nos daba que teníamos que estar en más de tres puntos de la masa salarial. Gracias a Dios el sistema se ha ajustado. En este momento hay una competencia más intensa entre las ART y la alícuota no ha subido de tres puntos como pensábamos que en algún momento podía llegar.
Nosotros dijimos “o se auto regulan o vamos a tener que hacer como en su momento se hizo con el sistema de jubilación privado: ponerle tope a las comisiones”. Llegado el caso evaluaríamos una regulación de las comisiones.
Uno de los elementos que nos pide el decreto de noviembre a las dos Superintendencias es que veamos de qué manera disminuimos los costos no prestacionales. Nuestra conducta es observar y tratar de que esos costos sean razonables. Si hay que tomar medidas más activas, las tomaremos.

Pool Económico: En 2011 lo volvemos a convocar para que nos cuente sobre la concreción del proyecto…

Gaviola: Creemos que será un año muy importante. Venimos teniendo avances sustantivos en la disminución de la siniestralidad. El Consejo Federal del Trabajo ha definido que 2011 será el año de la Salud y Seguridad de los Trabajadores. En este contexto apostamos a que la Argentina pueda comprometerse con un programa y una estrategia en materia de salud y seguridad (con metas, con objetivos, con plazos). Comprometiéndonos y siendo el primer país en Latinoamérica que cumpla con los postulados de la Organización Iberoamericana de Seguridad Social, convenio que ya firmamos el año pasado

Pool Económico: ¿Antes de las elecciones vamos a tener la posibilidad de tener nueva ley de riesgo de trabajo?

Gaviola: Esperamos que sí. Somos conscientes de que es un año parlamentario complicado. Vamos a tratar de hacer el esfuerzo máximo para lograr el mayor consenso posible de los actores principales (los trabajadores y el sector empresarial) buscando facilitar un trámite parlamentario, a ver si podemos tener nueva ley en el 2011.