Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
ACCIDENTES DE TRANSITO: 7.138 MUERTOS EN 2005
El presidente de Luchemos por la Vida, Alberto Silveira, dijo que "para este año se espera un número semejante" y que "las cifras oficiales tienen groseras omisiones".
1 de enero de 2007
El presidente de Luchemos por la Vida, Alberto Silveira, estuvo en Pool Económico para dar un panorama general de la situación de accidentes de tránsito en la Argentina.
"Según nuestras estadísticas, el año pasado hubo 7.138 muertos en accidente de transito y para este año se proyecta una cifra semejante. Es un número muy alto. En comparación con el número de vehículos que circulan en la mayoría de los países desarrollados, el nuestro es entre 7 y 10 veces mayor. Y hay un agravante: mientras estos países viene disminuyendo el número de muertos y heridos año tras año, en la Argentina estamos en una meseta desde hace muchos años, con cierta tendencia a la suba", alertó Silveira.
Hay una disparidad importante entre las cifras oficiales de muertos y lesionados en accidentes de tránsito, y las que arrojan asociaciones como Luchemos por la Vida u otras no gubernamentales. Silveira explica la razón de esa diferencia: "Cada uno responde por las cifras que elabora. Nosotros creemos que las nuestras se aproximan más a la realidad en función a cómo son elaboradas. Con respecto a los números que informa el Estado, creo que tienen manifiestas y groseras omisiones. Por ejemplo, no contemplan a quienes mueren después del accidente. Internacionalmente se consideran ‘muertos en accidentes de tránsito’ a todos aquellos que fallecen hasta 30 días después del accidente. Nuestras cifras calculan a este grupo de gente, mientras que el Gobierno no maneja seriamente sus cifras. Hay muchas omisiones. En muchas provincias faltan cifras y hay casos paradójicos, como el de la provincia de Buenos Aires, cuyas cifras oficiales en los últimos 6 u 8 años han disminuido a una tercera parte. Obviamente, nadie puede creer que en la provincia de Buenos Aires disminuyeron los muertos, porque el tránsito y la forma de manejar es cada vez más caótica y el descontrol es cada vez más generalizado. Entonces, consecuentemente, no pueden haber disminuido los muertos. Además, creo las cifras oficiales son poco seria y esto basta con compararlas con la de los países desarrollados. Si las cifras oficiales fueran ciertas, estaríamos en semejanza con los países desarrollados, cuando ellos tienen una tránsito ordenado e implementan control y sanción", señaló el presidente de Luchemos por la Vida.
Para explicar las causas de la abultada cantidad de accidentes de tránsito, lo primero que hizo Silveira, fue descartar la teoría "hay más autos": "Decir que hay más accidentes porque hay más autos es un facilismo al que recurren las autoridades para poder decir que la situación los desborda. Justifican la situación diciendo que, como crecemos, tenemos más muertos, y eso está en absoluta contradicción con la realidad del mundo desarrollado. La realidad es que tenemos cada vez más muertos y caos en el tránsito (ambas cosas salen de la misma raíz) porque el Estado cumple cada vez menos con su función. Cuando hablo de Estado hablo del Nacional, Provincial y Municipal. No cumplen con su labor fundamental de controlar que se cumplan las leyes básicas del tránsito y aplicar sanciones a los transgresores", acusó Silveira.
Según el especialista hay tres claves que, controladas adecuadamente, podrían hacer caer los números a mucho menos de la mitad en poco tiempo: "El exceso de velocidad, la ingesta de alcohol antes o durante la conducción y la falta de uso de cinturones de seguridad (y de cascos en casos de vehículos de dos ruedas). Como estas tres cosas no se controlan, la gente se siente llamada a hacer lo que quiera en las calles y rutas del país. Por la falta de control y sanción, cada día tenemos más tragedias espantosas con muertos que no deberían existir", acusó.
Respecto de la infraestructura vial, Silveira dijo que ayuda, pero que no alcanza: "Un caso es el de la ruta 2. Era un desastre, la hicieron doble vía y los accidentes, aunque bajaron, siguen siendo muchos. Se supone que en una doble vía no debería haber accidentes. Pero los hay, en gran medida, por el exceso de velocidad, que no se controla. A nadie le gusta que lo controlen, pero eso es lo que funciona en todo el mundo. Incluso muchos argentinos cuando viajamos al exterior nos asombramos del tránsito maravilloso que hay. Y aun más, muchos de los que alquilan autos en el exterior y cumplen las normas, son los mismos que acá las trasgreden. Eso habla de la falta de control", finalizó Silveira.