Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
ASESORIA JURIDICA
“Hay que abandonar lo del punto de incapacidad”
Carlos Vitagliano, socio del estudio Tranmed, dijo en Pool que las sentencias van más rápido que las aseguradoras y que por eso, cuando éstas llegan con el ofrecimiento extrajudicial, se quedan cortas. “Hay que abandonar lo del punto de incapacidad porque lo importante es determinar cuál puede ser el daño que la compañía puede sufrir y cuál es su escenario de negociación. Hay que considerar cada caso como un caso único”, remató.
26 de octubre de 2010
Carlos Vitagliano, socio del estudio Tranmed, estuvo en el segmento de Asesoría Jurídica de Pool Económico.

Pool Económico: Siempre hablas de la importancia que tiene para las aseguradoras dimensionar el real riesgo judicial. ¿Cómo se determina? ¿Qué deben hacer las compañías para hacer un dimensionamiento real del riesgo judicial?

Vitagliano: En el enfoque de análisis de un siniestro -donde puede haber RC, lesiones potenciales, muerte- lo más importante es determinar, desde un primer momento, cuál puede ser el riesgo potencial que la compañía puede sufrir. Es decir: determinar cuál podría ser su horizonte en el futuro teniendo en cuenta diferentes parámetros.
En la primera etapa del siniestro te encontrás con la colección de los datos, la colección de la cobertura, el control de las causas penales, el control de los sumarios, el rodearse de los testigos, el configurar cómo fue la causalidad del hecho y cómo pudieron ser los lesionados. Todo eso te ayuda para determinar (dependiendo de en qué jurisdicción estés y de cuáles son los abogados que empiezan a jugar del otro lado) cuál puede ser tu futuro.
Hay que colaborar con la compañía para reducir ese riesgo lo más rápido posible.

Pool Económico: La relación entre el área de Siniestro de la compañía con el área de Legales muchas veces es considerada como compartimientos estancos, que no se relacionan. Legales recibe el expediente al final; en general no ha trabajado en el caso desde que llegó la denuncia a la compañía.

Vitagliano: Probablemente cada vez más las compañías empiecen a integrar los departamentos, pero ciertamente hay una cultura donde el siniestro se ve como una etapa administrativa y el juicio como una etapa legal; se los considera como dos estratos separados. En algunas compañías, ambas áreas están unidas bajo una misma jefatura pero siempre con miradas separadas.

Pool Económico: ¿Cuál podría ser algún ejemplo de los problemas que podría acarrear esa cultura?

Vitagliano: Si las compañías determinan en la primera etapa, tanto del lado de las compañías como del lado de los estudios que intervienen (liquidadores o interceptores), que se le dé un privilegio a “correr” rápido, a tratar de interceptar y tratar de buscar un cierre, es probable que en algunos casos no tengan una visión amplia, sustentada jurídicamente, de cuál puede ser el potencial riesgo.
Hay siniestros en los que las compañías determinan que hay culpa grave y que entonces no habría riesgo porque en el futuro podría ganarse el juicio. En realidad eso es muy teórico y depende de la jurisdicción, de los hechos, de los testigos… depende de muchos hechos que uno configura al inicio. Teóricamente se podría sostener, pero en la práctica, con el desarrollo del juicio, es muy probable que la compañía no gane.
Muchas veces la conducta de la compañía no es la misma que la conducta de los terceros (por ejemplo inventar testigos o cambiar los hechos). Los jueces hablan muchas veces de daño social.

Pool Económico: Contanos cuál viene siendo el comportamiento de la justicia en las principales jurisdicciones. ¿Cuáles son los actores que intervienen para que el escenario cambie a último momento?

Vitagliano: Nosotros trabajamos en todo el país. Normalmente, tenemos jurisdicciones que actúan diferente, que tienen culturas diferentes. Inclusive dentro de las propias jurisdicciones hay Cámaras que sentencian diferente. Hay jueces que son más antiguos y jueces que son más jóvenes.
El hecho de conocer cada vez más esas diferencias nos permite a nosotros dar un pronóstico mucho más ajustado a la compañía y trabajar conjuntamente con ella para reducir el riesgo potencial.
Otro hecho muy importante es la Defensoría de Causa Penal. En los siniestros grandes, donde hay lesiones importantes o muertes, es muy importante que la compañía participe del proceso penal en el cual está el asegurado o damnificado. Muchas compañías dicen darle importancia pero finalmente no sucede o no le dan la importancia que merece. Dicen que ofrecen la Defensoría pero pagan entre mil y tres mil pesos… es difícil asegurarse de que esa Defensoría va a tener toda la profundidad que la compañía merece. Es muy importante darle entidad, tener abogados que profundicen, que realmente defiendan, que junten la prueba, que ataquen las pruebas de los terceros demostrando que no están sustentadas, es muy importante porque va a repercutir en el juicio civil.
Cuando se determina el riesgo judicial, o comienza la configuración del siniestro, y hay una causa penal, todo tiene que ir de la mano porque si la causa penal no se sigue adecuadamente es probable que en causa penal salga algo que no estaba en los hechos (justamente por eso de la culpa grave o el alcoholismo… por no intervenir, por no llamar al testigo adecuado, no repreguntarle, no volverlo a llamar... Todo eso que configura el trabajo profesional en esa primer etapa nos ayudaría a defenderlo en la causa civil.

Pool Económico: ¿Se manejan en forma totalmente separada?

Vitagliano: No. Depende de las compañías. Algunas le dan más importancia, otras menos. Algunas de las que le dan importancia, remuneran peor (entonces el que está no tiene toda la entidad que uno puede pedir). No se puede generalizar.

Pool Económico: ¿Cuál es la actitud de las aseguradoras ante la denuncia del hecho? ¿Buscan llegar a una conciliación en una mediación o patean para adelante las cosas mandándolas a juicio?

Vitagliano: Hay de todo. Un punto central es que las sumas exigidas por los abogados de terceros y cada vez más convalidadas por los jueces van más rápido que el aggiornamiento de las aseguradoras.
Las compañías tienen un patrón con el cuál negocian. Determinan cuál es el riesgo, cuál es el valor (punto de incapacidad) y desde ahí trabajan. Pero hoy por hoy las sentencias están yendo más rápido. Entonces, cuando uno llega con el ofrecimiento, se queda corto. Algunas compañías se aggiornan más rápido y otras no tanto.
Es por eso que yo digo que hay que abandonar eso del “punto de incapacidad”. Lo que hay que determinar cuál puede ser el daño que esta compañía puede sufrir y cuál es su escenario de negociación.

Pool Económico: ¿Cómo se desarma lo del punto de incapacidad? Todas las compañías trabajan basándose en eso.

Vitagliano: Hay que considerar cada caso como un caso único. Nosotros vamos al Comité de Siniestros de las compañías con las que trabajamos grandes casos para defender nuestras conclusiones, a explicar por qué creemos que los que señalamos son valores ajustados para arreglar.
Negociar el valor de sentencia probable, sin costas y sin intereses, a un 50, un 60 ó 70 es un buen arreglo. Lo defendemos mostrando los fallos, el análisis pormenorizado de la causa penal, etc.
Hoy por hoy, todo este mundo legal está como enemigo de las compañías. Si bien hay una maquinaria grande armada, uno tiene que filtrar porque uno está en este negocio. El siniestro es la contrapartida de la prima. Conocerlo y resolverlo lo más rápido posible da un mejor panorama. Es su negocio y tiene que seguir estando.