Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
ECONOMIA: TOMAS BULAT
Después de las elecciones 2011: devaluación
El economista Tomás Bulat ve un dólar pre-electoral que podría llegar a 4,40 pesos. Pero para después de las elecciones de 2011 la cosa cambia: “El próximo gobierno claramente va a tener que devaluar. Esto va a terminar así. Lo que no sabemos es cuándo ni cuánto se devaluará”, dijo en Pool Económico.
5 de octubre de 2010
En la sección Perspectivas Económicas de Pool, el economista Tomás Bulat habló del tema de la semana, las negociaciones con el Club de París, y de la inflación.
La Argentina dice que llegarán a un acuerdo, pero algunos acreedores dicen que no aceptarán un plan de pagos sin aval de FMI. El Gobierno tiene que decidir si cancela en efectivo o acepta que el FMI garantice el pago en cuotas. En 2008 Cristina dijo que se pagarían con las Reservas, pero después vino la crisis. Ahora, con el pago con reservas de deuda pública, los miembros del Club quieren pago al contado y sin quita.

Pool Económico: Cristina se encuentra esta semana con Angela Merkel en Berlín (Alemania es el principal acreedor del Club). ¿Cómo estimás vos que terminará esta película? ¿Qué implicaría para la Argentina cualquiera de los dos escenarios?

Bulat: El Club de París quiere acordar. El que no quiere acordar es la Argentina. Dijimos que sí, que no. La Argentina quiere imponer sus propias condiciones, pero hay reglas establecidas. El Club de París es un acuerdo que se firmó entre todos los países europeos que tenían deudas, no sólo con la Argentina, sino con un montón de países y estipuló normas y reglas, entre las cuales se encuentra la condición de que el Fondo Monetario Internacional supervisa mientras se va pagando la deuda. Es ingenuo que la Argentina pretenda trato preferencial. Además formamos parte del grupo G20, que firmó un compromiso de hacerse auditar por el Fondo. Los únicos que no estamos cumpliendo con eso somos nosotros. El mundo no comprende la actitud del país.
Nadie estuvo pagando cash con el Club de París. No se puede hacer lo que uno quiere, el mundo tiene normas. Yo sé que en la Argentina las normas se hicieron para romperlas. Pero el mundo no tiene esa maldita costumbre, no comprende que hagamos normas para no cumplirlas. Este es el punto.

Pool Económico: En el medio de todo esto, ¿ves un escenario de un posible acuerdo? ¿O no te jugás por nada? Es incierto…

Bulat: El mundo quiere acordar. Yo creo que en la medida en que la Argentina necesite plata, va a acordar, pero si entiende que no necesita plata, no va a acordar. Lo que está haciendo es dar un gesto para no acordar. Yo creo que en el corto plazo no va a haber acuerdo.

Pool Económico: ¿Y con el Fondo? Amado Boudou y Mercedes Marcó del Pont van a ir a impulsar “una reforma drástica del organismo”…

Bulta: ¡No van a dar una bola bárbara! Hablando en serio, la Argentina juega su propio mundo. La política de relaciones exteriores la hace para el mercado interno, pero hacia fuera no cumple, no tiene una buena imagen. Pero como a la sociedad no le importa la imagen que tenemos hacia fuera… El gobierno tiene razón. Si a los argentinos nos importara la visión que generamos hacia afuera, quizás se comportarían distinto. Pero a los argentinos no nos importa la relación que tenemos con el mundo. Es más, para nosotros básicamente somos víctimas de él. Mirá lo que le estamos haciendo a Chile. ¿Con qué derecho le hacemos eso a Chile? Bueno… parece que no nos importa.

Pool Económico: Te cambio de tema. Hablemos de la inflación. El año pasado acertaste con tu estimación. ¿Qué número tenés en mente para la inflación de este año y el que viene?

Bulat: Para 2010, entre 25 y 26 %. Para 2011, 32 %. Te digo por qué: la inflación es funcional al Gobierno porque le da recursos a la caja, le permite tener una política expansiva y también permite acordar con los sindicatos.
Yo siempre cuento la anécdota de Baradel, el representante de los educadores en la provincia de Buenos Aires. Como todos los marzos, en marzo 2010 manifestó que no comenzaban las clases sin aumento salarial. Fue a una reunión y a las dos horas arregló porque -según dijo- le ofrecieron más de lo que fue a pedir. En total el aumento fue del 23%. Pero, hete aquí, la inflación fue del 30 %. ¡Ahora a Baradel lo quien matar! Este hombre volverá a pedir el año que viene un aumento del… ¿cuánto? Pongamos 40 %. Le van a decir que sí porque es un año electoral. “Digámosle que sí, y después tengamos inflación del 40 %”. Listo.
Como se ve, la inflación te soluciona muchos problemas de corto plazo. Pero a mediano te genera muchos inconvenientes.

Pool Económico: Según todas las estimaciones privadas, este año y el próximo la inflación rondará entre el 22 y 25%. Federico Sturzenegger, presidente del Banco Ciudad, dijo en una entrevista que su percepción es que el país no mantendrá esa tasa de inflación en el largo plazo. ¿Qué análisis hacés?

Bulat: No, en el largo plazo no lo va a sostener… porque, probablemente después de las elecciones, se viene el ajuste. En cualquier sociedad normal, si hay inflación alta se castiga al Gobierno por no tener manejo de la situación. En la Argentina no. Acá parece que nos importa qué relación tenés con el tipo de cambio. Es decir que si el dólar está controlado, la gente tiene la sensación de que la situación está más o menos controlada. Si el dólar se desboca, ahí se siente el problema. Por eso el Gobierno dice: no tengo problemas en tener inflación, siempre y cuando tenga bajo control el tipo de cambio.

Pool Económico: El dólar está planchado en 4 pesos y las estimaciones para 2011 lo ubican en cifras similares.

Bulat: El Gobierno, con el presupuesto, dice que para 2011 el dólar estará en 4,10 pesos en promedio. Está en 4, en 4,02 ahora… terminarás en 4,20. Internacionalmente hay que tener en cuenta que el dólar está planchado en el mundo. El dólar es una moneda que está debilitada en el mundo. No es que el real o el euro están fuertes… es que el dólar está débil. Eso a la Argentina le viene bien.
La pregunta es cuánto estás dispuesto a retrasar el dólar y darle esta sensación de tranquilidad a la gente.
Yo estoy viendo un dólar diferente, un poquito más alto del que está viendo el Gobierno. Veo un dólar pre-electoral y otro post-electoral. El dólar pre-electoral podría estar llegando a 4,30 ó 4,40 a lo sumo. Pero el dólar post-electoral… el próximo Gobierno claramente va a tener que devaluar. Hay que ver si se hace rápido, de un saque, o lento (vendrá la típica discusión argentina entre degradualistas vs. shock).
Como sea, el dólar se va a tener que ajustar para recuperar todo lo que atrasaste este año con la inflación y un dólar más o menos quieto. Lo interesante es que en la Argentina la historia se repite todo el tiempo. No hay mucho misterio: esto va a terminar con una devaluación. Lo que no sabemos es cuándo ni cuánto se devaluará.
Antes de las lecciones, el Gobierno lo va a tratar de mantener lo más aplanado posible.

Pool Económico: Última pregunta. En Expoestrategas hiciste un planteo muy interesante. Dijiste que Europa se recupera, que EE.UU. no logra recuperarse, pero que el mundo se está recuperando a una tasa del 4,5 % impulsado por los países del BRIC (Brasil, Rusia, India y China). Decís que hay un desacople del crecimiento entre los países desarrollados y los emergentes. ¿Qué tenemos que hacer para capitalizar esta situación, en la que por fin estamos en “la mejor parte del mundo”? ¿La Argentina debería armar un esquema de alianza estratégica con Brasil?

Bulat: La Argentina está en la mejor situación internacional de su historia. Mejor que la de 1910. Nunca tuvimos un contexto internacional tan favorable para nosotros. Todo lo que queremos producir lo vendemos. Si quisiéramos producir más, se vendería más. Podríamos producir minerales, pero no queremos. Sacamos leyes para no producirlos y todo.
Además de la situación internacional en la que podríamos vender todo lo que quisiéramos producir, tenemos una situación regional excepcional. Pero parece que lo queremos aprovechar hasta ahí… mediocremente.
Cerramos las exportaciones de trigo para proteger las de zapatillas. Parece que la Argentina vive en los ’70 y el 2010 no lo entiende, no lo ve.
Claro que tenemos potencial de crecer. Vamos a crecer este año y el que viene. Pero podríamos crecer muchísimo más.
El escenario es el que te conté. Ahora, si me preguntás qué podríamos hacer te diría: podríamos integrarnos a Brasil, al mundo y producir mucho más. La pregunta que yo me hago es: ¿queremos ser el Canadá o el México de Brasil? ¿Vamos a ser los que lo compensamos con buenos servicios y buena calidad educativa, o vamos a ser los que le demos mano de obra barata y provisiones “non santas”? ¡La Argentina ni se lo está preguntando! Si no hacemos nada, Brasil nos va a poner donde ellos nos quieren poner. Y esto a mí me preocupa mucho.