Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
SEGURIDAD VIAL
Menos muertos en accidentes de tránsito
La cantidad de muertos se redujo un 9,2% en todo el país. En la Ciudad de Buenos Aires esa baja fue del 42,5%. Los trabajos en materia de control, sanción y concientización fueron clave, según Susana Lapsenso de la Defensoría del Pueblo y Marcelo Aiello de CESVI Argentina.
1 de junio de 2010
Pool Económico volvió a hablar de accidentologia vial, flagelo con un espectacular impacto humano y económico. Mueren por año en la Argentina unas 8.000 personas en accidentes de tránsito, con un costo cercano al 2% del PBI del país.
Como Pool lo anticipó a fines del año pasado, por primera vez hubo cifras oficiales de la cantidad de muertos en accidentes de tránsito. Según la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), en 2008 fallecieron 7.552 personas en accidentes de tránsito.
Hoy hay una buena noticia: de acuerdo a la información difundida por la ANSV, en función de registros oficiales unidos a los de organizaciones no gubernamentales, la cantidad de muertos se redujo en 2009 un 9,2 % respecto de 2008. Esta diferencia es notable en la Ciudad de Buenos Aires donde fue menor en un 42,5 %.
Para analizar el tema, Pool convocó a Susana Lapsenso, asesora de la Dirección General de Derechos y Garantías de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires y coordinadora del Programa de Prevención de Seguridad Vial; y a Marcelo Aiello, gerente de Relaciones Institucionales y Comerciales de CESVI Argentina, ex director nacional del Observatorio Vial de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (la ANSV está a cargo del Ministerio del Interior, dirigida por Felipe Rodríguez Laguens y fue creada por el Gobierno en 2008).

Pool Económico: Marcelo, la tendencia favorable a nivel país siguió durante los dos primeros meses de 2010, ya que la mortalidad bajó en un 20,3% respecto de 2009. ¿A qué atribuís la baja?

Aiello: Los que estuvimos involucrados en esto siempre dijimos que hacía falta tomar el tema de la siniestralidad vial por una cuestión de estado. En primer lugar se creó un ente coordinador y articulador de las políticas en seguridad vial. Esto era muy necesario y muy reclamado por quienes venimos año tras año solicitando que haya un eje que corte transversal y longitudinalmente todo el país en lo que se refiere a políticas de seguridad vial. La Agencia vino a dar ese eje. Se generaron acciones dirigidas al control, las sanciones, la concientización y la comunicación (sobre los riesgos que supone transgredir las normas y el beneficio de atenerse a ellas).

Pool Económico: ¿Pero cuál de estos elementos fue el que más se modificó o intensificó para dar como resultado esta baja en la cantidad de accidentes?

Aiello: Los controles. El control fue muy importante en todo el país pero fundamentalmente en la Cuidad de Buenos Aires. Controles de alcoholemia y de velocidad, sobre todo. También ayudó mucho la concientización, que obviamente no hay que dejarla de lado. Sabemos que el control por sí mismo da buenos resultados inmediatos, pero también sabemos que sus consecuencias son a corto plazo. Si no creaste conciencia, si no comunicaste debidamente cómo acatar las normas, en cuanto el ente fiscalizador mira para el otro lado, automáticamente las tendencias van a ir en alza nuevamente.
Los controles son muy importantes, pero también lo son las sanciones. Sabemos que controlar sin sancionar es un bumerang porque se crea una especie de estado de indefensión en lo que se refiere a quién cumple y quién no cumple las normas.

Pool Económico: Un aspecto de la conciencia vial que verdaderamente lograron cambiar es el uso del cinturón de seguridad. Hoy se usa al 100%.

Aiello: Lo mismo pasó con el alcohol al volante. Desde que se implementaron los controles de alcoholemia, es habitual en cualquier ámbito social escuchar que uno del grupo no va a beber alcohol porque es el que va a manejar a la vuelta. Esto antes no pasaba.

Pool Económico: Susana, ¿ustedes a qué atribuyen la baja en la Cuidad de Buenos Aires?

Lapsenson: Antes que nada, quiero aclarar (para que no haya confusión con los datos) que en la Cuidad de Buenos Aires hay un perfil diferenciado respecto al resto, en lo que se refiere a carreteras o autopistas. Siempre el índice de mortalidad nuestro fue más bajo que el del resto del país. Lo que sí era alto era el índice de movilidad.
En 2008 tuvimos 134 victimas fatales y en 2009 tuvimos 67. Eso significa una baja del 42% en la cantidad de víctimas fatales.
Entre 2005 y 2008 hubo un aumento paulatino de siniestros y de víctimas tanto fatales como lesionadas. En cambio, entre 2008 y 2009 hay una baja muy pronunciada de víctimas fatales y baja menor en víctimas lesionadas. Es la primera vez tenemos una baja de siniestros y de víctimas.
Yo estoy de acuerdo con Aiello en cuanto a los controles y la concientización. Esto es a largo plazo. Hay que insistir muchísimo con eso porque si no cambiamos el comportamiento vamos a necesitar controles cada vez más fuertes y extendidos.
Es verdad también que la gente dice “si voy con el auto, no bebo alcohol”, pero todavía no lo dicen para no arriesgar sus vidas, sino que lo hacen para no tener problemas si los agarra un control de alcoholemia. No quieren perder puntos.
Con el tiempo vamos a tener que tomar más conciencia en este tema complicado.

Pool Económico: ¿Pero a qué atribuyen la baja de la que hablamos antes?

Lapsenson: Los controles y la concientización son dos factores importantes, y también lo es la infraestructura vial. En 2007 presentamos un informe sobre la siniestralidad peatonal en la Cuidad de Buenos Aires que mostraba que los peatones era el grupo más vulnerable. No sólo tenía mayor cantidad de víctimas, sino también el que tenía más posibilidades de muerte. En el mismo informe mostramos cómo había mayor énfasis en la infraestructura vial dedicada a los automóviles, y menor en cuanto a la seguridad para los peatones (en la marcación de las cebras, los semáforos para peatones, las esquinas peligrosas, etc.). En esa oportunidad hicimos un llamado de atención sobre la necesidad de tener en cuenta en esta ciudad (y cualquier ciudad grande) la infraestructura peatonal que es diferente a la de los automóviles.
Un llamado de atención del último informe es el aumento de la cantidad de víctima motociclistas. Este tema es muy complejo en nuestra ciudad porque tiene que ver con una práctica laboral que no está controlada (los mensajeros están un poco mejor que los que hacen delivery, pero hay mucho trabajo en negro sin control adecuado). El de estos trabajadores en moto es un tema muy complicado que hay que abordar desde distintas aristas. ¡Hay que cuidarlos más!

Pool Económico: El control del motociclista ha mejorado. El uso del casco es un ejemplo, aunque es inexplicable que todavía ese control no sea en un 100%.

Aiello: Sí, sobre todo sabiendo que no hay muchas otras cosas tan fáciles de controlar y comprobar como la utilización del casco. Medidas como la de no venderles combustible a los motociclistas si no tienen puesto el casco, suman. Pero sería mejor controlarlos en el momento de utilizarlo, cuando está efectivamente circulando. ¡Es muy fácil!

Pool Económico: ¿Se efectivizó la advertencia “si no tenés casco, te sacamos la moto”?

Aiello: Sí, y no sólo en Capital sino también en el Gran Buenos Aires. Hay muchos distritos en los que hay permanentes controles. Se ven los camiones playos llenos de motos. Les sacan la moto a los que no usan cascos y a los que no tienen los documentos que acrediten la titularidad.

Pool Económico: Algo ha mejorado, aunque -a mi gusto- muy poquito.

Lapsenson: Yo creo que sí ha mejorado.

Aiello: Repito lo de siempre: no es una cuestión de soluciones mágicas, ni estamos hablando de algo que se resuelve de un momento para el otro. Se está yendo por un muy buen camino, se están haciendo acciones concretas, y la sociedad está apoyando todo esto. Pero falta, porque tiene que haber un cambio cultural y eso lleva años.

Pool Económico: Ayer tuve que renovar el registro y escuche que el 100% de las personas que estaban ahí usaban el cinturón de seguridad cuando manejaban o cuando ocupaban el asiento del acompañante. Pero ninguno lo usaba cuando viajaba en el asiento de atrás.

Aiello: Según los registros del Observatorio Vial de la Agencia (cuando yo estaba a cargo del área), a finales del año pasado apenas un 23% de las personas que ocupaba las plazas traseras de vehículo utilizaba el cinturón. Ni hablar de tener sistemas de retención infantil adecuados para niños en los asientos de atrás. ¡El uso es muy bajo!