Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
EFECTO DE LAS DECISIONES JUDICIALES EN LA ECONOMIA
"Hay un abuso (cotidiano y grave) de las medidas cautelares", advirtió el abogado Luis Carello, integrante de la Comisión Directiva de Asociación Argentina de Derecho de Seguros.
1 de enero de 2007
El año pasado, en las jornadas organizadas por la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, el abogado Luis Carello, integrante de la Comisión Directiva de Asociación Argentina de Derecho de Seguros, habló sobre los efectos de las decisiones judiciales en la economía. Pool Económico lo convocó para hacer un análisis actual de esos efectos adversos.
"No caben dudas de los efectos de las decisiones judiciales sobre la economía, no sólo en el sentido micro, sino en un sentido más global. Un ejemplo rotundo de esto es el caso de Riesgos del Trabajo, donde los fallos de la Corte Suprema fueron desarmando el sistema previsto en la Ley. Hay otros ejemplos dentro de la legislación laboral porque existe una tendencia a una modificación estructural del régimen de regulación del contrato de trabajo. Esto también influye en la economía", explicó el abogado.
Carello también habló de seguros, más puntualmente de la litigiosidad en responsabilidad civil: "Se habla de poner un baremo en este asunto. Quienes están a favor dicen que si no se cuenta con una tabla, mal se puede hacer un cálculo actuarial. Quienes están en contra aseguran que fijar un baremo es una manera de impedir la negociación de las indemnizaciones porque establece un piso que va a ser demasiado alto y que el resultado económico, en definitiva, va a ser negativo", dijo.
Pero según Carello hay otros temas "más cotidianos y graves" como el abuso de las medidas cautelares: "Es muy frecuente en los últimos tiempos que se pidan embargos que se cursan al Banco Central sobre las cuentas corrientes de las aseguradoras y que se multiplican. Es decir que un embargo ordenado por 100 mil pesos, al ser librado a través del Banco Central, termina produciendo el embargo en distintas cuentas por la misma suma. Esto es un problema que tiene un costo económico muy alto, dinero que las aseguradoras deberían dedicar al pago de indemnizaciones de siniestros", finalizó el abogado.