Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
SINIESTROS
Atención de terceros
Según el abogado Diego López Saavedra, las compañías ofrecen el 80% del valor real del daño de los siniestro de chapa. “Ese porcentajes, de todos modos, es una generalización. En muchos casos se ofrece/paga el 100% para evitar que al reclamo original se le invente una lesión que no existió nunca”, completa.
6 de abril de 2010
En la sección Asesoría Jurídica del programa Pool Económico del 6 de abril, estuvo el abogado Diego López Saavedra para hablar de cómo las aseguradoras atienden a los terceros.
Según una investigación de Estrategas las aseguradoras solventes y con clara voluntad de pago mejoraron mucho en los últimos años la atención de los reclamos de terceros. Sin embargo, hay otro grupo de empresas donde sigue habiendo maltrato al tercero, ofertas paupérrimas y cero voluntad de negociación.

López: Habría que tratar de determinar contra qué estamos comparando, porque la atención a terceros está muy vinculada con las decisiones empresariales y financieras de cada compañía de seguros. Las compañías de seguros que tienen la decisión firme de evitar juicios -para evitar los costos judiciales- tienen que tomar el camino de la buena atención eficaz y rápida de terceros. En este sentido, las compañías de primera línea (con algunos vaivenes) de cinco años a esta parte no han variado mucho sus políticas y su forma de atención en cuanto a la intención de evitar los juicios.
Lo que sí ocurre es que en el último tiempo los costos judiciales se han incrementado al mismo tiempo que el temor a los juicios, con lo cual es probable que haya una decisión de intensificar todavía más la solución rápida de los reclamos (sobre todo en las compañías solventes).

Pool Económico: Las compañías señalan que los reclamos les entran por mediación, y cuando entran directamente por mediación (sin pasar por la vía administrativa o “el mostrador”) la compañía tiene que reservar ese reclamo como un juicio y no como un siniestro común. Eso las obligó a ser preactivas en la tarea de buscar y encontrar al tercero antes de que meta una mediación para frenar el inicio a la demanda.

López: Efectivamente, sobre todo en las mediaciones que se inician por lesiones chicas o daños materiales, que se inician por “monto indeterminado”, y que (según las normas de la Superintendencia) se tienen que reservar de acuerdo a un estándar muy alto para lo que significa ese caso en particular. La reserva por una lesión muy chica puede llegar a ser de entre 30 y 50 mil pesos, porque el reclamante no le puso monto a la mediación (cuando en realidad puede terminar “transada” en 10 mil pesos). Es una manera más de presionar.

Pool Económico: Me decías que no viste variaciones en las compañías solventes en materia de atención… pero sí hubo variaciones en chapa y en lesiones. ¿Le están prestando más atención a esos siniestros?

López: Si, efectivamente. Un siniestro de chapa no atendido rápida y adecuadamente, cuando llegue a mediación va a llegar con un reclamo de lesiones atrás, aunque sea ínfimo. Y repito: vienen por “monto indeterminado” y la compañía está obligada a reservar un monto totalmente desproporcionado a lo que vale el caso.

Pool Económico: Las ofertas que se hacen en los siniestros de chapa, ¿en qué porcentaje del daño real están?, ¿en un 80%? (no de los presupuestos, del daño real).

López: El tema es cuál es la medida, cuál es el daño real. En teoría las compañías mandan inspectores a evaluar el daño, y nosotros (abogados o ajustadores) consideramos esa evaluación del inspector como el “daño real”. Pero, generalmente, lo que para nosotros es real, para el reclamante no lo es. Es difícil. Las compañías buscan, con el acuerdo rápido, algún tipo de ahorro. Ofrecer el 80% sería razonable.

Pool Económico: ¿Por qué no ofrecen el 100%? Porque con el 80% de lo que sale arreglar una puerta, no te alcanza para arreglarla… ¡necesitás el 100% de lo que sale!

López: Es cierto. Están en el medio cuáles son los criterios de evaluación de cada compañía y de cada inspector. De todas formas, el 80% del que estamos hablando es un promedio. En muchos casos se termine pagando el 100% para evitar que al reclamo original se le invente una lesión que no existe.