Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
ROGELIO FRIGERIO, ECONOMISTA
“La insuficiencia de oferta frente al estímulo permanente a la demanda es la causa más importante de la inflación”
Según el presidente de E&R Economía y Regiones, “la idea de que se puede estimular el crecimiento de la economía aumentando sistemáticamente el gasto público es errada”.
23 de febrero de 2010
El invitado del 23 de febrero a la sección de Perspectivas Económicas de Pool Económico fue el economista Rogelio Frigerio, presidente de E&R Economía y Regiones.

Pool Económico: ¿Cuál es hoy el principal problema de la economía argentina?

Frigerio: La economía argentina viene arrastrando varios problemas. El modelo económico, el que todavía nadie puede definir con exactitud a qué se refiere, viene arrastrando inconsistencias desde hace varios años, muchas de las cuales hacen eclosión en este momento, por ejemplo la inflación. No es un fenómeno nuevo en este modelo ni en nuestra economía. Desde 2006 muchos venimos tratando de alertar acerca de los problemas que significan -para una economía como la argentina y para este modelo económico- convivir con estos niveles de inflación. Por supuesto no fuimos escuchados. El Gobierno subestimó y ocultó este problema y hoy ya la inflación tiene una inercia propia. Hoy ya la inflación tiene mucho que ver con las expectativas de los agentes económicos, con los empresarios que intentan cubrirse y tratan de aumentar más los precios de los productos que vendes porque entienden que los insumos que tendrán que comprar el mes que viene para regenerar el proceso productivo van a salir más caros.
Cuando uno entra en esta inercia inflacionaria es muy difícil salir. Esto no quiere decir que la Argentina esté al borde de una espiralización inflacionaria, pero hay problemas.

Pool económico: ¿Qué estimación de inflación hace la consultora para 2010?

Frigerio: Nosotros estimamos un piso de inflación del 22% para este año. Y venimos con más del 15% en 2009 cuando en rigor fue un año de recesión y el grueso de los países del mundo vivieron un proceso de deflación. El techo para 2010 va a depender mucho de lo que haga el Gobierno de acá a diciembre.

Pool Económico: ¿Y qué podría hacer? Los analistas insisten en que bajar la inflación del 20% al 5% no es algo ni muy sencillo ni muy rápido.

Frigerio: Acá hay cuestiones objetivas y cuestiones subjetivas. Desde el punto de vista objetivo hay que generar otra política fiscal. Esta idea de que uno puede estimular permanentemente el crecimiento de la economía aumentando sistemáticamente el gasto público es una idea errada. Lo hemos comprobado a los largo de nuestra historia. Y sin embargo el gasto público viene aumentando en la Argentina en los últimos años independientemente del ciclo económico. Esto es que aún en la bonanza sigue aumentando.
Otra cuestión que hay que trabajar es la oferta. Este es un modelo económico que permanentemente se basó en la demanda como locomotora de crecimiento y se olvidó de la oferta. Y cuando la oferta no está a la altura de la demanda, hay presión sobre los precios. Hay que trabajar, entonces, sobre la inversión y promover un marco que aliente a la inversión para corregir este tema.
A nuestro juicio, el problema de una insuficiencia de oferta frente a un estímulo permanente a la demanda es la causa más importante de la inflación. A esto agreguémosles el gasto público creciendo de una manera descontrolada y una política monetaria que, si no causó la inflación, al menos la convalidó.

Pool Económico: También se puede agregar que no se sabe cuál es la inflación porque no tenemos INDEC.

Frigerio: Tal cual. Hasta acá vimos la parte objetiva. Ahora, si analizamos la subjetiva que es igual de importante. De alguna manera hay que darles señales a los agentes económicos de que el Gobierno se preocupa y se ocupa de la inflación, de que el Banco Central va a tenerla entre ceja y ceja para combatirla. Por supuesto, para todo esto hay que darles credibilidad a los datos del INDEC, hay que refundarlo. Nos quedamos sin termómetro y somos los analistas privados los que tenemos que reemplazar ese bien público que es la información que da el INDEC, pero seguramente no estamos a la altura de hacerlo con la misma calidad.

Pool Económico: ¿Considerás que debe ajustarse el tipo de cambio?

Frigerio: Lo que importa cuando una habla de tipo de cambio es el tipo de cambio real más que el nominal que ahora es de $3,87. El en real influye mucho la inflación. Por eso decía que fue un error de este Gobierno haber subestimado la inflación porque la inflación fue erosionando el principal pilar del modelo económico que era, precisamente, la competitividad del tipo de cambio. A más inflación, menos competitividad del tipo de cambio. Se derrumba la base del modelo, porque no se intentó generar competitividad por afuera del precio (que sería sistémica) porque, entre otras cosas, no hubo inversión.
A mi juicio el tipo de cambio no es un gran problema por ahora. Hay que ver qué pasa con el dólar en el mundo. Un dólar que se está fortaleciendo frente al mundo genera una apreciación indirecta del peso, porque el peso está atado al dólar.
Pero esto es circunstancial.

Pool Económico: Hoy, por primera vez en la gestión de Mercedes Marcó del Pont, el Banco Central vendió dólares para contener el precio.

Frigerio: Nosotros estimamos un dólar más alto para diciembre pero no porque haya una idea de esta nueva administración del BCRA de que es necesaria una devaluación sino simplemente porque estimamos una inflación alta, por encima del 20%, que en parte el BCRA va a tomar en cuenta para fijar un tipo de cambio nominal un poco más alto, que debería estar en el orden de los $4,20 y los $4,30. No mucho más.

Pool Económico: ¿Qué se puede esperar de la gestión del Marcó del Pont al frente del BCRA? Es una economista de origen desarrollista, como vos.

Frigerio: Creo que no hay margen para hacer grandes modificaciones respecto de lo que se venía viendo en el Banco Central. Esta es una administración que está cumpliendo su mandato y también cumpliendo un ciclo, y creo que sería riesgoso generar en esta instancia modificaciones sustanciales a lo que se venía haciendo. El viento de cola nuevamente está soplando para la Argentina. Vamos a tener condiciones externas auspiciosas, no tanto como las de principios de 2008 pero bastantes positivas. Esto va a ayudar a que el barco llegue hasta el final (para que este Gobierno pueda pasarle la posta al que sigue). En términos de política monetaria no debieran haber (y no creo lo los vaya a haber) demasiados cambios.

Pool Económico: ¿Sí o no al Fondo del Bicentenario?

Frigerio: No. Me parece que no es necesario. Creo que las reservas no tienen que usarse de esa manera, que son para defender el valor del peso en el que los argentinos cobramos nuestro sueldo y algunos ahorramos. Las reservas no son un ahorro del Gobierno Nacional, son la acumulación de divisas por la emisión de pesos que van comprando los dólares excedentes del mercado. El ahorro para por otro lado, por el dinero que tiene o no tiene el Tesoro Nacional. En este caso no tiene porque no hemos ahorrado. Chile ahorro las retenciones al cobre y ahora tiene recursos adicionales. La Argentina no ahorró las retenciones a la soja y no los tiene. Las reservas no son un ahorro del Gobierno Nacional.
Además, el Banco Central no es un banco nacional sino un banco federal y por lo tanto las provincias tienen mucho que decir.

Pool Económico: ¿El BCRA podría llegar a otorgar créditos para la producción? Eso es lo que Marcó del Pont está sugiriendo.

Frigerio: La Argentina tiene una historia bastante particular respecto al peso. La demanda de moneda local en nuestro país es muy débil. Los argentinos cuando vemos algún problemita enseguida nos vamos al dólar y no demandamos pesos. Eso es muy pernicioso para la economía. En la medida en que no generemos confianza para que la gente demande pesos, difícilmente podremos tener un modelo económico que no sea dolarizado. Hay que hacer lo que sea necesario para generar esa confianza para la demanda de pesos. Cualquier cosa que haga el Central en contra de este objetivo, a la larga atenta contra las posibilidades de desarrollo, incluso mucho más que los posibles créditos que pueda dar este banco.