Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
SEGUROS AGRICOLAS
"Cae la facturación entre un 20 y un 30 %"
Lo confirmó Carlos Hoffmann, gerente de Seguros Agropecuarios de Sancor. De todas maneras, el ejecutivo estima que será un buen ejercicio en cuanto a resultados económicos (siniestralidad vs. primas) y que el panorama se complica más para el año que viene. Andrés Laurlund, responsable de Riesgo Agrícola de Allianz, agregó: "Se va a seguir sembrando y se seguirá asegurando. Lo que cambiará son los actores; salen unos, entrarán otros".
5 de marzo de 2009
La política, la economía y el clima le vienen pegando muy fuerte al negocio de los seguros agrícola. La pelea entre el gobierno y el campo, que ya cumplió un año desde su inicio a partir de la famosa resolución 125, ahora está en un punto de intensificación. Se agregó después, también el año pasado, el desplome de los precios de los commodities que alcanzó hasta el 50 %, consecuencia de la crisis financiera internacional. Tras cartón, se sumó una brutal sequía que viene pegándole al negocio desde principios de la campaña.
Para analizar este escenario y el impacto que tiene sobre el negocio asegurador, Pool Económico convocó a dos operadores del ramo Granizo, como lo llaman la Superintendencia de Seguros de la Nación. Son compañías especializadas en seguros agrícolas. Carlos Hoffmann, gerente de seguros agropecuarios del Grupo Sancor Seguros; y Andrés Laurlund, responsable de Riesgo Agrícola de Allianz Argentina.

Pool Económico: ¿Cuánto se desplomó la venta de seguros?

Hoffmann: En hectáreas aseguradas, lo sabremos cuando la SSN haga su encuesta anual, sobre finales de la campaña. Pero ya se puede decir que todos los condimentos nombrados, aquellos factores que ayudaron a que la facturación caiga, van a impactar sobre el mercado traducidos en una caída de entre un 20 y un 30% de la facturación, respecto de la registrada en el período anterior, a junio 2008 (que fue de alrededor de 750 millones de pesos).

Pool Económico: Más allá de los números oficiales, ¿cuál es tu percepción del impacto sobre las hectáreas aseguradas?

Hoffmann: Te puedo contar lo que pasa en nuestra empresa. Hemos decrecido en cantidad de hectáreas aseguradas, por eso la facturación será menor que el año anterior. Pero no han caído tanto, paradójicamente, las sumas aseguradas. En este sentido, es una situación distinta a la que cabía esperar.

Pool Económico: ¿Ha implementado algún cambio en materia comercial?

Hoffmann: En realidad tuvimos que adaptarnos a este nuevo escenario con la campaña ya lanzada. Entre los meses de julio y agosto de cada año todas las compañías del mercado lanzamos los productos de la campaña agrícola. En ese momento de 2008 estaba: el conflicto gobierno-campo con lo del voto “no positivo”, los precios todavía no habían caído lo que cayeron luego, y la sequía, aunque se mostraba incipiente, todavía no había pegado tan duro. Hacia fin de año, noviembre y diciembre, nos encontramos con el cocktail de estas tres cosas funcionando a pleno… y, sin dudas, tuvimos que hacer cambios y adaptarnos al nuevo escenario.

Pool Económico: ¿Y ahora se viene la Junta Nacional de Granos?

Hoffmann: Es el rumor… pero no lo sabemos. Hasta el momento no conocemos la letra chica del proyecto. Además, nadie lo desmintió y nadie lo confirmó. Hasta que no sepamos de qué se trata no podemos decir nada.

Pool Económico: ¿Cuál fue la experiencia de Allianz?

Laurlund: Se repite un poco lo que dice Hoffmann. Hubo menos hectáreas aseguradas y las sumas aseguradas fueron levemente inferiores. Fue una campaña muy especial porque fue muy demorada. En general se concentra todo en noviembre, diciembre y, tal vez, parte de enero. Esta vez ¡seguíamos suscribiendo pólizas en febrero! Fue más larga de lo normal porque fue como a borbotones. Llovía en algún lugar y venía producción de ese lugar en particular. La sequía hacía que todo estuviera muy estático, pero apenas llovía venían pólizas. Eso quiere decir que el productor quería asegurarse. Por otro lado, también estuvo el fantasma de la helada del año anterior. Había temor. En fin, todo dependió de las lluvias en cada sector.

Pool Económico: Con todo esto, ¿se resintió la cobranza?

Hoffmann: Sí, se empezó a ver ahora que empiezan a cobrarse las pólizas de lo que fue el período de cosecha fina que vence entre fines de enero y mediados de febrero. Hay ahí algún resentimiento en materia de cobranzas. Igual, tenemos que esperar y ver qué pasa con el resto (la cosecha gruesa) que cobraremos por allá por junio de este año. Esperemos que el impacto no sea tan alto. Hoy hay una lentitud para pagar.

Laurlund: En el seguro agrícola, como es pago vencido, a la cosecha, se nota más la morosidad. La vocación de pago siempre existe, pero hoy la demora es mayor.

Pool Económico: ¿Cuáles son las coberturas más vendidas?

Laurlund: La cobertura para nuestra cartera es Granizo, que concentra el 60% de la producción. Después, para cosecha fina se agrega el adicional de Heladas, que es un riesgo muy alto en las regiones productoras, y para cultivo de girasol tenemos el adicional de Viento. Tenemos, además, una pequeña parte de Multiriesgo.

Pool Económico: ¿Cuál es la siniestralidad del ramo?

Hoffmann: Al día de hoy, el año se presenta dentro de los parámetros esperables de siniestralidad. Bastante bien. El problema es que en este sector, el de los seguros agrícolas, no se puede contar con ni un peso hasta que no termine la vigencia de las pólizas. No podemos gastar por adelantado nunca. No podemos vender la piel del oso antes de cazarlo.

Pool Económico: La sequía como siniestralidad, sólo lo cubriría lo que es el seguro Multiriesgo, ¿no? Quiero decir que no es un impacto muy fuerte para las aseguradoras…

Hoffmann: No afecta a los seguros de daño, que son los seguros de Granizo. Sí afecta a los Multiriesgo.

Pool Económico: Y como hoy hay poco Multiriesgo, es por eso que digo que la sequía afecta poco a las compañías.

Hoffmann: La participación de Multiriesgo dentro de la facturación del mercado en general es baja. Pero creemos que eventos de sequías como estos que vivimos hoy lo potencian. Seguramente el año que viene va a haber una demanda mayor. De cualquier manera, sigue siendo poco importante dentro del conjunto de la facturación total, esos 750 millones de pesos de los que ya hablamos.
Siguiendo con el tema siniestralidad, el 26 de abril del año pasado tuvimos un evento muy fuerte y muy grande. Justo sobre el cierre del ejercicio, fue el evento más importante del año para el mercado asegurador y costó varios millones de pesos. Por eso mismo digo que hasta el último día no podemos vender la piel del oso.

Pool Económico: Ok. Y dentro de todo este marco, ¿cómo estiman que va a cerrar el ejercicio?

Hoffmann: De mantenerse la situación actual, será un buen ejercicio en cuanto a resultados económicos, aunque con un decrecimiento. El panorama es más complicado para el año que viene.

Pool Económico: Pero si se te cae la producción un 20 ó un 30%, difícilmente cierres un buen ejercicio.

Hoffmann: No, pero me refiero a la ecuación siniestros vs. primas. El año que viene es el que será más complicado, sobre todo en materia de facturación. Vamos a tener que revisar todos nuestros presupuestos de ventas y adecuarnos a una realidad distinta. Y si el conflicto campo-gobierno continúa evidentemente será todo más difícil aún.

Laurlund: Mi criterio indica que se va a seguir sembrando y que se va a seguir asegurando. Los que cambiarán son los actores. Quizás se retirarán algunos pooles de siembra o el dinero de los AFJP que hasta hoy estaban en el sistema. Pero ingresarán otros actores que van a sembrar el campo. ¿Quiénes? Portadores, acopiadores, pooles entre agricultores. Entonces, los actores van a cambiar, pero los cultivos se van a producir igual, porque la Argentina depende de esto, vive de esto.
Yo opino que las áreas sembradas se van a mantener. Y si se logra quebrar la sequía, que es uno de los principales problemas que afectan a La Pampa Húmeda, se generará más optimismo porque cumplirán los proyectos de siembra.