Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
ENTREVISTA EXCLUSIVA
Al presidente de Federación Patronal Seguros
El emblemático empresario y contador Aquilino Madariaga lleva 40 años al comando de la aseguradora Federación Patronal. Nunca había sido entrevistado en televisión, hasta hoy. Pool Económico lo presentó en exclusiva y le preguntó TODO.
24 de julio de 2008
El contador Aquilino Madariaga lleva 40 años al comando de la aseguradora Federación Patronal. Durante su gestión, la compañía pasó de ser una pequeña cooperativa a convertirse en la primera aseguradora del país por volumen de producción, activos y superávit financiero.
Aquilino Madariaga es un empresario emblemático en el ámbito del seguro a quien, sin embargo, nunca antes se le hizo una entrevista televisiva. Pool Económico lo presentó en exclusiva y le preguntó TODO.

Madariaga: Llevo 59 años en Federación Patronal, de los cuales 40 estuve al mando. Cuando llevaba la contabilidad, allá por el 54 o 55, la cooperativa era pequeña y no tenía una gran producción. Pero sí, en cuanto a su situación económico-financiera, siempre ocupó puestos altos. Eso es porque desde su nacimiento, los directivos de la cooperativa sostenemos siempre la misma filosofía: mantenerla sólida, consolidada y fuerte.
Que yo tenga conocimiento, desde que llevo los balances de la compañía -hasta el 68, año en que falleció el gerente anterior y tuve que asumir el mando de la compañía-, no repartíamos excedentes; los mismos se capitalizaban por completo.
Como ustedes saben, en las cooperativas se distribuye el excedente. El mismo se divide por la prima que cada uno porta durante en el ejercicio y por el período corrido. Y esa prima, dividido el excedente, da un porcentaje que luego, aplicado a la prima devengada de cada uno de los asociados, significa un retorno de dos pesos, de 3,20 o de 14,80… muy poco dinero para cada persona. Pero si no se distribuye, todo ese dinero junto significa un monto importante para la compañía en cuanto a capitalizarla y fortalecerla.
El 6 de noviembre de 2000, Federación mudó su personería jurídica a Sociedad Anónima. Entonces tampoco se distribuyeron las utilidades; fueron por completo a resultados no asignados, solamente haciéndose las reservas de legales y lo demás pasó al patrimonio.

Pool Económico: ¿Cómo ha cerrado el ejercicio anual 2007/2008 (a junio de 2008) para Federación Patronal? ¿Qué balance nos puede hacer?

Madariaga: A junio de 2008 solamente puedo darles algunos poco números porque recién estamos cerrando los libros. En producción habremos cerrado en total con 1.300 ó 1.400 millones de pesos de prima. En materia de disponibilidades e inversiones -a sabiendas de que los títulos han bajado más que en la época del default-, estaremos en los 1.700 millones de pesos, hablando de la situación financiera de inversiones. El resultado general no lo sé porque no tenemos las cifras de los siniestros pendientes, que es la sorpresa que nos mantiene sin poder hablar de lo que va a suceder hasta no conocerla.

Pool Económico: ¿Cómo están en materia de resultado financiero? Los números a marzo acusaban una drástica caída de la rentabilidad global del mercado.

Madariaga: No tenemos buen resultado financiero. Nosotros nos centramos en la política de siempre: tener primas que se ajusten a la realidad del servicio que se presta. En base a eso nos estamos defendiendo, porque la prima que cobramos no está por debajo de los valores reales. Vivimos actualizándola. Si nosotros tuviésemos que depender de las tasas de interés de la rentabilidad financiera y hubiésemos abandonado el ciclo de actualización periódica de la tarifa, el resultado no sería el mismo con el que posiblemente cerremos, que seguramente será muy bueno.

Pool Económico: Por la experiencia del pasado, siempre existen temores sobre las aseguradoras que crecen mucho. En los ‘90 eso fue desastroso. ¿Cómo ha sido el caso de Federación, que creció bastante en los años ’00 hasta transformarse, actualmente, en la primera aseguradora del ramo automotor?

Madariaga: En la década del ’80 rigió una bicicleta financiera y la inflación era tan grande que los aseguradores no se preocupaban por ajustar las primas de acuerdo a la realidad, a lo que correspondía en plaza y por los riesgos que debían cubrir. Sólo se quería hacer prima, a cualquier precio. Esa prima se invertía de inmediato para obtener grandes dividendos, con lo cual los siniestros se pagaban siempre 15 días después de haberse fijado el monto. En esa época, pagar 15 días después significaba pagar con moneda desvalorizada. Con esa mecánica, ¿por qué constituir reservas? ¿Para qué preocuparse por eso?
En Federación Patronal nunca nos hicimos eco de esa situación. Siempre, a pesar de que la moneda se iba devaluando, constituyó y formalizó sus reservas. Fue por eso que entramos a la década del noventa fuertemente consolidados. Las demás, en marzo de ’91, cuando tuvieron que hacer frente a sus compromisos y no tenían reservas suficientes, tenían que hacer caja. Pero llegó un momento en que la soga llegó al cuello y tuvieron que ir cerrando sus puertas una por una. No fue Superintendencia la que las cerró. Fueron ellas mismas, solas, por la propia crisis.

Pool Económico: ¿Cómo se viene moviendo este año la tarifa en tu compañía y cuáles con las perspectivas en este contexto inflacionario (aunque no se sabe la inflación real)? Otra pregunta es si creés que la tarifa de Automotores de Federación es competitiva.

Madariaga: En realidad, la tarifa de Autos no es competitiva. Es competitiva con respecto al mercado, pero no es la prima que correspondería aplicarse de acuerdo a la siniestralidad que padece nuestro país. La siniestralidad es muy importante y va en constante aumento. Son muchos los problemas y son de dominio público.
Las compañías, muchas veces, necesitan hacer caja, producción. Es por eso que no llevan la prima a los verdaderos valores de los riesgos que tienen que cubrir. Consecuentemente, yo pienso que en la actualidad, en Automotores, estamos en un 20 ó 25 por ciento por debajo del precio técnico.
Detrás de eso, además, hay una sorpresa muy grande que es la inflación incipiente que ya se está notando, por ejemplo, en el aumento de los costos de reparación.

Pool Económico: ¿Cómo impacta la inflación en el mercado de seguros?

Madariaga: Impacta fuertemente porque las reservas que hay que constituir son en base a la inflación (porque los valores se van actualizando; no son a valores históricos). Entonces, si hay que constituir reservas reales, son altas. Es el caso de Federación.
Estuve observando una estadística que sacó Superintendencia de Seguros sobre los juicios del mercado. Había, para todas las compañías, una columna de juicios y, al lado, otra de reservas constituidas. Nosotros, en igualdad de juicios que las demás, estamos en más del doble en cantidad de reservas. Y yo puedo garantizar que nuestras reservas constituidas son las reales; no son holgadas. Son las necesarias, las que establece el órgano de contralor, las que debemos hacer.

Pool Económico: O sea que considerás que muchas compañías están sub-reservadas.

Madariaga: Para mí no se están constituyendo las reservas como corresponde. Por eso las medidas que se toman en materia de reservas a los efectos de que las compañías puedan reacomodar sus números -como la 32.080 y otras disposiciones que toma Superintendencia-, para mí no son suficientes.
Yo creo que el órgano de control y sus inspectores deben limitar su función a controlar la situación económico-financiera de cada compañía. Si esa situación es buena, la compañía hasta puede regalar una prima, porque tiene espaldas para hacerlo. Por otro lado, ante aquella que no tiene suficiente capacidad de respuesta, la Super tendrá que tomar las medidas pertinentes o cerrarlas. Pero de ninguna manera tomar medidas laterales que no resuelven el fondo.

Pool Económico: Hablaste de juicios. ¿Te preocupa el volumen de juicios como imagen de la compañía en general o ante los productores? Lo preguntamos más allá de que Federación esté bien reservada y que tenga mucho cash. ¿Cómo analizás el tema?

Madariaga: Nosotros vamos a cerrar el ejercicio, creo, con 8.025 juicios. Si lo analizamos estadísticamente (en cantidad), vamos a estar en el tercer lugar. Sin embargo, si lo analizamos en proporción a la prima que aportamos, estamos en el cuadragésimo noveno puesto. Es decir que proporcionalmente a la prima que tenemos constituida, en cantidad de juicios, estamos muy pero muy por debajo de los demás.
Otro asunto es que somos transadores: no dejamos que los juicios vayan a sentencia. Aquellas demandas en las que consideramos que la culpabilidad de nuestro asegurado es realmente cierta (o cuando sabemos que tenemos una alta posibilidad de tener que pagar), tratamos de arreglar. Eso sí, tenemos una seria política como administradores de cosas de terceros: si es juicio -a nuestro leal saber y entender, y de acuerdo a la experiencia que tenemos- vale 100, estamos dispuestos a pagar 100 y hasta 101. Pero de ninguna manera más.
Muchas veces los abogados actores, concientes de la situación económico-financiera de la compañía, prefieren dilatar el tema, no transar e ir a sentencia. Porque saben que los juicios con Federación Patronal son una verdadera caja de ahorro.

Pool Económico: Hablaste de cuál creés que debe ser el rol de la Superintendencia de Seguros (monitorear las reservas y la situación económico-financiera de las compañías y no irse por la tangente). Pero lo cierto es que hay una resolución, la 32.080, que les exige a las aseguradoras resultado técnico positivo. Esto, en el ramo automotor, es complejo. Incluso con la resolución en vigencia, muchas compañías van a cerrar el ejercicio con resultado negativo. ¿Cómo analizás el tema y qué está haciendo tu compañía?

Madariaga: De acuerdo a la historia del ramo, de acuerdo a cómo va en aumento el parque automotor y de acuerdo que sigan sin darse de baja los viejos coches, va a seguir aumentando la siniestralidad. Y, consecuentemente, las pérdidas técnicas van a ser una constante en el mercado.
Cómo deberán resolver este tema las demás compañías, no lo sé. Nosotros tenemos suficiente respaldo con los activos que poseemos para poder demostrar que esa pérdida que nos arroja el ramo automotor está ampliamente respaldada por las utilidades de nuestras inversiones. Por tenencia, creo que cerraremos el ejercicio con una saldo negativo de algo de 150 ó 200 millones de pesos. No obstante ello, el resultado general va a ser positivo.
Pienso que la 32.080 es una medida que tomó la Superintendencia para liberarse frente a la posibilidad del estallido de una compañía y para salvar la responsabilidad del órgano de control.
Yo creo que si la SSN viera la situación de cada compañía y mandase inspectores probos y bien pagos, enseguida detectaría los errores y tomarían las medidas necesarias, sin necesidad de complicar y burocratizar tanto la actividad administrativa de las aseguradoras, como pasa actualmente.

Pool Económico: ¿En algún momento tuvieron ofertas para comprar la compañía?

Madariaga: Realmente, sí. Pero hace varios años, ya. No solamente comprarla; hasta nos invitaban a asociarse a Federación. Pero Federación no se vende. Nació como cooperativa en el año 1921 de la mano de un grupo de empresarias de la construcción que querían autoasegurarse. Luego siguió con esa filosofía aunque hoy tiene un capital muy grande. El aporte que tendría que hacer el comprador tendría que ser muy importante. Además, cuando aparece un nuevo socio significa un nuevo compromiso y nosotros creemos que no es necesario.
No sabemos si el día de mañana lo será; por eso nos constituimos con una S.A.

Pool Económico: A marzo último, las inversiones de Federación llegaban a 1.555 millones. ¿Cómo manejan las inversiones en este contexto tan volátil?

Madariaga: Lamentablemente, como la situación es -justamente- tan volátil, el poco el movimiento que podemos hacer. Tenemos que quedarnos quietos con las inversiones que ya tenemos hechas y limitarnos. Por ejemplo, en este momento tenemos mucho dinero depositado en el exterior como garantía y respaldo. Por otro lado estamos haciendo plazo fijo y lo que tenemos invertido en títulos y demás, de ninguna manera podemos sacarlo porque sería perder.