Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
PERSPECTIVAS ECONOMICAS
Retenciones móviles
Rodrigo Álvarez, de Ecolatina: “El contexto internacional de precios es tan favorable para la Argentina que, aún si se aprueba este sistema de retenciones móviles, es muy poco probable que haya una reducción sostenida en los niveles de producción. De cualquier manera, lo que tendríamos que discutir es cómo generar más riqueza”.
26 de junio de 2008
Rodrigo Álvarez, gerente de Economía y Finanzas de la consultora Ecolatina, estuvo en la sección Perspectivas de Pool Económico para analizar la conflictiva situación actual argentina.

Pool Económico: ¿Cuál es tu opinión técnica del sistema de retenciones móviles, más allá del conflicto?

Álvarez: Este sistema tiene ventajas y desventajas. Las desventajas están a la vista en el sentido de que desarticula la posibilidad de instrumentar un sistema de coberturas a futuro. Las ventajas es que, del alguna forma, se adecuan al contexto de niveles de precio. Después entramos en la discusión sobre cuánto se apropia el Estado en cada incremento de precios. Ahí hay varios inconvenientes. Primero, el nivel de apropiación del Estado es muy elevado. Segundo -y vinculado con lo anterior-, en un contexto inflacionario como el actual, pensar que el Gobierno se pueda apropiar de cada suba de precios, es muy fuerte (sobre todo si se tiene en cuenta que los productores también tienen que enfrentar subas de precios importantes en sus costos). Tal vez, un esquema de este tipo puede funcionar mejor en una economía de relativa estabilidad en los precios relativos. Pero cuando existen incrementos fuertes de costos, el sistema encuentra problemas.

Pool Económico: Si se aprueba vía parlamentaria este plan de retenciones móviles del Gobierno, ¿puede haber alguna consecuencia negativa en materia de producción agropecuaria?

Álvarez: El contexto internacional de precios es tan favorable para la Argentina que, aún si se aprueba este sistema, es muy poco probable que haya una reducción sostenida en los niveles de producción. El tema es que, en un contexto como el actual, tendríamos que estar discutiendo no sólo cómo se reparte la torta actual sino cómo generar más riqueza (agrandar la torta). Ahí es donde veo mayores complicaciones si se aprueba el proyecto tal cual está, porque la señal para la producción y la inversión no va a ser positiva.

Pool Económico: Pero ¿cuál será la consecuencia? ¿Bajaría la producción de soja, por ejemplo?

Álvarez: No vemos un escenario donde baje la producción. Antes que dejar ocioso el campo, el productor seguramente va a optar por producir. El tema es que, seguramente, algunas regiones -no del centro productor sojero sino más marginales- no podrán tener márgenes de rentabilidad interesantes. Ahí, sencillamente, la producción se va a desarticular y habrá otras alternativas que se van a potenciar, seguramente.
Esto es un tema de señales: cómo se capitaliza este contexto y en qué medida el productor siente que tiene una rentabilidad lógica por los riesgos que asume en la producción.

Pool Económico: Ahora estamos en una etapa de enfriamiento. Lo que el Gobierno no quería que pasara, finalmente pasó por este enfrentamiento político. ¿Cuáles son para vos los indicadores concretos de este enfriamiento?

Álvarez: Primero tengo que decir que coincido: el enfriamiento llega y, tal vez, de la peor manera. Los indicadores concretos de este enfriamiento: Primero, las ventas de supermercado y autoservicios deflactadas. Índices confiables (no el oficial) muestran que las tasas de crecimiento, del año pasado a éste, se redujeron a la mitad. En los primeros meses del año pasado crecíamos a un ritmo del 10 por ciento en términos de consumo. En los primeros meses de este año, al 5 por ciento. Segundo, se ve enfriamiento en cuanto a la perspectiva de inversión. Tercero, aunque en términos más marginales, la demanda laboral también se enfría.
La sensación es de incertidumbre y esto repercute en una menor tasa de crecimiento. El punto central -que el conflicto con el agro agravó-, es el problema inflacionario porque es el que le está pegando al poder adquisitivo del salario. Estamos viendo un escenario donde hay un problema inflacionario muy importante, sobre todo porque desde el Gobierno no se están tomando las mediadas necesarias, que serían, en primer lugar, reconocer el problema, y, en segundo lugar, diseñar algún plan de acción concreto para bajar las presiones inflacionarias y estabilizar la situación de precios.

Pool Económico: Subieron las tasas de interés, ¿eso puede hacer detener la inflación o no sirven para nada?

Álvarez: La suba de tasa de interés no tiene el impacto que uno puede considerar para una economía como la de Estados Unidos donde el nivel de bancalización es muy importante y donde el crédito tiene un impacto fuerte en el consumo. Acá, dentro del diagnóstico del problema inflacionario hay varios puntos. Uno de los principales es que la oferta no crece a un ritmo suficiente para equiparar el impulso de la demanda. A eso se le suman problemas como los shocks puntuales (ejemplo: el actual conflicto con el campo). Hacia adelante también está el problema de las expectativas inflacionarias que cada vez pesan más.
Con todo esto, lo único que está haciendo la suba de tasas es que la gente empiece a preocuparse por el tema financiero, pero también afecta los niveles de inversión.

Pool Económico: ¿Tenemos que comprar dólares? Mi teoría es que sí.

Álvarez: Mi respuesta es “depende de qué tipo de ahorrista seas”.

Pool Económico: El dólar llegó, en estos días, a su valor más bajo en dos años. ¡Yo creo que más no va a bajar!

Álvarez: Hay que ver qué pasa cuando se empiecen a liquidar las cosechas. En cuanto al tipo de cambio, yo creo que este nivel actual no es bueno para la economía porque está afectando al sector productivo. El tipo de cambio es una señal muy importante para la inversión y para los sectores transables, la construcción, etc.

Pool Económico: El banco Central quiere recuperar lo que perdió en materia de reservas y va a tener que salir a comprar dólares.

Álvarez: Eso es, justamente, lo que está pasando. Se genera esta sensación que vos describís. La gente dice: “El dólar está muy barato, así que yo sigo comprando, porque hay más probabilidades de que suba que de que siga bajando”. Esta señal no es muy buena. Creo que el escenario hoy es de tipo de cambio estable y que esto es una señal mala para el sector productivo.