Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
CAPITAL Y GBA
Poder Judicial colapsado
El abogado Víctor Varone dijo en Pool que “sólo el 2,3 por ciento de los delitos llegan a tener condena”, y que de ellos “sólo el 0,6 por ciento tiene prisión efectiva”. Eso quiere decir que el 98 por ciento de los delitos queda impune.
8 de mayo de 2008
El asesor jurídico de Pool Económico, el abogado Víctor Varone, habló de las “deplorables” condiciones en las que se encuentra el Poder Judicial argentino.
“Tanto gente de la provincia de Buenos Aires como de Capital Federal han sacado estadísticas -cosa muy rara, pero lo han hecho- de 2006 y 2007. La de 2006 dice que en la provincia hubo un 45 por ciento más de causas y un 10 por ciento más de jueces. Es decir que entraron un montón de causas y los jueces no tienen ni para los gastos básicos. Internet en los Tribunales es una utopía y eso, entre otras cosas, hace que la situación sea desastrosa”, dijo.
El abogado señaló que no hay recursos, ni humanos ni económicos, y que la justicia está cada vez más colapsada. “Hay 80 mil empleados de los cuales 4.300 son jueces. El 89 por ciento del presupuesto se va en sueldos, pero no se invierte en tecnología”, dijo a modo de ejemplo.
Varone destacó números pavorosos: “Sólo el 2,3 por ciento de los delitos en la provincia de Buenos Aires llegan a tener condena. Y de ellos, sólo el 0,6 por ciento tiene prisión efectiva. Es decir que el 98 por ciento queda impune. Por otro lado, un pleito en la provincia de Buenos Aires dura, en promedio, seis años. Desde que empezó el juicio oral la cosa es más lenta, cuando se suponía que iba a acelerar los procesos”.
El asesor jurídico de Pool repasó los datos publicados el domingo pasado en Diario Popular (desprendidos de un relevo realizado por las Fiscalías Correccionales de Instrucción y de Menores de la Capital Federal): “En 2007 hubo 1.992 robos con vehículos y sólo 51 condenas. Hubo 7.002 lesiones y sólo 60 condenas. Del Fuero Correccional hubo 2.988 lesiones culposas en accidentes de tránsito y nada más que 37 condenas. Es muy poquito. Y lo peor de todo es que hicieron un estudio adicional sobre 2 mil personas a las que les preguntaron si denuncian o no los delitos de los que son víctimas. El resultado señaló que uno de cada tres no había denunciado un delito y eso quiere decir que los números que teneos, de los que estamos hablando, los tenemos que multiplicarlo por tres”.
Varone se preguntó si la justicia tiene los medios como para resolver estas cuestiones y se respondió que no. “Hay que empezar a proveerle los medios técnicos y humanos para que puedan solucionar este problema. Si no, recurrir a la justicia se vuelve algo como ‘es por remedio que la enfermedad’. Estas son las estadísticas recientes y oficiales. Resolver la falta de recursos humanos y tecnológicos es lo principal. Señores, no tienen edificios ni oficinas en donde trabajar. Se puede decir mucho de los trabajadores de la justicia, pero también hay que decir que trabajan en condiciones infrahumanas. Los piratas del asfalto tienen Wi Fi y teléfonos satelitales; en Tribunales no tienen siquiera internet. Los estafadores tienen tecnología de primerísima línea y la policía y la justicia apenas tienen una computadora para trabajar. Los que trabajan -porque como en todos lados hay algunos que trabajan más y otros que menos y se aprovechan-, trabajan a pulmón. Les falta mucha infraestructura.
Las razones que las personas dan para justificar el hecho de no denunciar los delitos a los que son sometidas, son dos, según Varone: Por un lado, entiende que la policía no hace nada y que todo será en vano porque igual quedará impune. Por otro lado, que para hacer una denuncia se pierde muchísimo tiempo, por ejemplo todo un día de trabajo. “Hay una muy baja imagen de la justicia y eso es muy preocupante”, finalizó.