Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
ROBO EN LAS RUTAS
Piratas del asfalto
Aumentó un 60 por ciento el robo de camiones que transportan mercadería. Y, según el abogado Víctor Varone, cambió la modalidad del delito. “Ahora roban muchas camionetas de reparto urbano, además de los clásicos camiones grandes. Por otra parte, no esperan al camión en las rutas, sino que van a las plantas con camiones camuflados y roban ahí mismo”, advirtió.
24 de abril de 2008
El abogado Víctor Varone habló, en su columna de Pool Económico, sobre piratas del asfalto. Comenzó diciendo que aumentó un 60 por ciento el robo de camiones. “En realidad se incrementó todo -agregó-. Hubo 250 delitos promedio, de los cuales 120 fueron en el ámbito de Capital Federal y el resto repartidos en GBA y en el interior del país”.
Como datos novedosos, Varone dijo que, por un lado, aumentó el índice de violencia y que, por otro, aumentó en un 60 por ciento el robo de las unidades (los vehículos, que antes se devolvían luego de sacarles la mercadería), rodado que va a parar a desarmaderos.
El abogado advirtió, además, que la modalidad “piratas del asfalto” yo no se aplica sólo a camiones: “Antes, todo lo que hacían los piratas (robar con vehículos de apoyo, bajar al chofer y llevarlo a un lugar distinto al del camión, subir a un delincuente al camión, etc.) se hacía con camiones grandes. Ahora esto lo están haciendo mucho también con vehículos menores, con camionetas de reparto urbanos, como las Sprinter, las Partner y las Boxter”.
Varone explicó que, según lo dicho por la Policía Federal y por la de la provincia de Buenos Aires, las organizaciones delictivas de piratería del asfalto están altamente organizadas y tecnificadas, y que -aplicando la jerga empresarial- tienen divisiones o unidades de negocio internas. “Hay una parte de la organización que se dedica a lo que indicábamos recién: el reparto urbano. Y hay otra que se encarga de lo tradicional: los camiones”, describió.
Y remarcó el error generalizado de creer que los problemas de piratería están en un cordón de 150 kilómetros alrededor de la Capital Federal. “Ojo con eso, porque hay mucho delito también en San Antonio Oeste, en Bahía Blanca, en al entrada a Mendoza. No son lugares habituales, pero están teniendo muchos problemas”, advirtió.
En cuanto al tipo de mercadería que se roba, Varone dijo que no se registraron cambios: “Se roba lo de siempre. En medicamentos se puede decir que hay una variante: Ahora, cuando los roban, les cambian el packaging y sobre el mismo packaging se está vendiendo. Pero siguen robando cigarrillos y comestibles, que es lo habitual”.
Varone señaló otra variante alarmante en el comportamiento de los piratas, a la que llamó “el delivery de piratas del asfalto”. Explicó: “Ya no es más el clásico ‘sale el camión y lo roban’. Ahora van con un camión directamente a la planta y roban de la planta. Esto le pasó la semana pasada a una empresa de telas. Entraron a su planta de Florencio Varela y se llevaron dos camiones completos de mercadería. Hay dos cosas para señalar acá: una es que en las plantas se dejan los camiones ‘armados’ por comodidad, y la otra es que alguien vende esa información. Y los piratas entran, además, con lo que se llama ‘camiones troyanos’ en los que hay dos personas en la cabina, pero en la caja hay 15 más”.
Según Varone, las empresas de transporte manifiestan que gastan el 10 por ciento de la facturación en seguridad. “Eso es mucha plata. Estamos hablando de seguridad electrónica, seguimiento satelital por radiofrecuencia, etc. Hay mucha plata invertida en esto. Y ahí está la dicotomía entre seguridad y seguros. No se venden seguros por los problemas de seguridad”.
Pese a semejante inversión, la piratería del asfalto no cede. Por el contrario, aumenta. “De cualquier manera, hay tres o cuatro cosas interesantes para remarcar. En primer lugar, la actitud que está teniendo la Policía Federal y la policía de la provincia. Están siendo más proclives a recibir el problema y se ponen más solícitos para empezar a brindar soluciones. Por ejemplo, se volvió a editar la Mesa de Piratería de la Provincia de Buenos Aires y quieren armar divisiones especiales. En segundo lugar, desde el Congreso se está revisando la posibilidad de darle empuje a la Ley de Decomiso. Hay provincias, por ejemplo Salta, que la aplica. La mecánica es así: Si yo le encuentro mercadería robada a un señor, se la decomiso, se la saco. Y este señor me tiene que demostrar si la compró en forma bien o mal habida”, explicó.
El tema de los desarmaderos (lugares donde se desguazan los autos y camiones robados) es un serio problema que alimenta la piratería del asfalto. Pero para Varone, el inconveniente radica en los puntos de venta de los repuestos robados. Se había avanzado en la lucha contra los desarmaderos en la época en que Cuantín fue Secretario de Seguridad, pero el abogado cree que la motivación de aquel embate fue la escalada de violencia que sufría el robo de autos. “Recordemos que en ese momento había robos a vehículos con homicidio”, finalizó.