Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
ANALISIS DE SITUACION
Conflicto campo-gobierno
“Después de pagar impuestos y costos, al productor grande le puede quedar el 80%, pero el productor chico está fuera del sistema. No va a perder plata, pero tampoco tendrá la necesaria para sembrar el año que viene”, dijo Arturo Navarro, ex presidente CRA. Y agregó: “Mantener un dólar alto con retenciones, subsidios y compensaciones, provocó este nivel de inflación escondida. Estamos viviendo una gran mentira y eso va a terminar en una nueva devaluación".
3 de abril de 2008
Arturo José Navarro, ex presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), estuvo en Pool Económico para acercar su análisis del conflicto del campo con el Gobierno. Lo primero que señaló fue que es la primera vez que las cuatro entidades que representan al campo convocan una acción conjunta de este tipo y tan largas. “Antes hubo alguna asamblea, tal vez en un día simbólico, pero nunca una jornada de protesta -continuó-. Lo grave es que los dirigentes fueron desbordados. Cada piquete actuó como una asamblea y se motorizaban solos. Esto me parece peligroso para el sector y para la democracia. Hay que mirarlo con mucho cuidado. Por otro lado, creo que esto es un antes y un después para el país ya que no es sólo un problema del sector agropecuario; es un reclamo de todo el interior. Algunos intendentes, concejales y diputados están públicamente apoyándonos a nosotros, en contra de las medidas. Otros nos acompañan en silencio, porque no lo quieren decir abiertamente”.
Pool Económico le preguntó a Navarro si ve efectivo, para descomprimir la situación, el paquete de reintegros a los pequeños agricultores que propuso el Gobierno: “La voluntad de ayudar al más chico siempre existe, pero el problema es que no se concreta nada. El Gobierno sabe que los productores chicos no le creen. Ellos, y no los cuatro dirigentes, rechazaron la propuesta automáticamente diciendo ‘¿Para qué me van a sacar primero y después me van a devolver? Más vale que no me saquen’. Además, si les sacan, ¿cómo hacen para devolverles? La idea es que se retrocede al 35% porque les devuelven el 9% en un CBU (cuenta bancaria), pero resulta que hay algunos productores que no trabajan ni con chequera ni con cuenta bancaria, ni con nada. ¿Se entiende?”, dijo.
Y sostuvo que todo esto va en el mismo estilo de gobierno “Quieren compensarle a todo. Moreno les dijo esa noche a los cuatro presidentes: ‘Señores, nosotros les vamos a permitir hasta una rentabilidad X. Cuando les falte, les vamos a dar’. Y esto no es algo que se le ocurrió a Moreno. Es Kirchner”.
El ex presidente de la CRA hizo, además, un análisis simplificado del impacto de las retenciones para el pequeño productor y para el grande: “Imagínenlo así: de dos camiones que salen del campo, uno va directo al Estado, y hay que ponerlo arriba del buque. Los gastos que tenés por ese camión desde que implantás el cultivo hasta que lo ponés arriba buque, lo tenés que pagar con el otro camión (el 50% que te queda para vos). Cuando se pagan los impuestos (Ganancia, Inmobiliario, Tasa, IVA) y los gastos de implantación de cultivo y de insumos, al productor más grande le puede quedar el 80 por ciento, por el volumen que maneja. Pero el productor chico está fuera del sistema. No va a perder plata, porque de alguna forma va a ‘garronear’, como decimos en el campo. Pero seguro que no va a tener plata para sembrar el año que viene. La cuenta que sacó la presidenta de que cualquiera saca y vive con 20 mil pesos, me parece muy ligera y muy grave. Incluso me lo parece eso que hace de denostar la soja y los pooles de siembra. Cuando una cosa es exitosa lo que tiene que hacer cualquier dirigente es igualar para arriba, no para abajo”, señaló Navarro.
Según el ex dirigente agrario, no es cierto que sin retenciones la gente no podría acceder a la leche o el pan. Para argumentar su punto de vista propuso mirar para afuera: “En Brasil y Uruguay no tienen retenciones, viven de los mercados internacionales, los commodities también han subido y no tienen problemas de inflación. Mantener un dólar alto -ficticio, porque ya no es alto- con retenciones, subsidios y compensaciones ha provocado este nivel de inflación que está escondido. Recién ahora está saliendo a la luz. El trigo, en el pan que vos comprás, representa el 12 por ciento en la estructura de costo. Lo demás son otros costos, es inflación. Lo que hay que transmitir es que no es un problema de la suba de los commodities, si no, Brasil y Uruguay estarían en problemas y pondrían retenciones. Por el contrario, la Argentina le propuso a Brasil aplicar su mismo sistema y la sacaron corriendo. Dijeron ‘nosotros no podemos impedir crecer con nuestras exportaciones, no podemos gravarlas’. Y si se trata de distribuir equitativamente, ¿qué hacen esos países? Impuesto a las Ganancias”, remarcó.
Una nota publicada por Muchnik dice que hay 40 países que aplican retenciones, pero Navarro asegura que se trata de retenciones puntuales, por cierto tiempo y determinado producto, y no como un sistema establecido. “Lousteau las estableció por cuatro años, pero luego, en la reunión con los dirigentes, llegó a confesar que se había equivocado en las retenciones móviles y en la alícuota. Pero no puede modificarlo porque es una imposición de la presidenta. Con haber dicho que postergaban por 90 días la aplicación de esta medida, el país estaría en paz. Pero como en 90 días se está vendiendo toda la cosecha, quieren captar el recurso”, denunció.
Navarro cerró su presentación diciendo que el campo no precisa ni subsidios ni compensaciones; precisa tener un dólar efectivo, como el que tiene. “El sector no necesita un dólar alto, sino el dólar que da el mercado competitivo, que se integra al mundo. Creo que el Gobierno compró esta idea de un grupo productivo (inclusive lo hicieron muchos dirigentes) y ahora se dan cuenta que tiene un final muy grave, no sólo para el campo y los pequeños productores, sino para toda la sociedad. Porque esto va a terminar con un blanqueo de la situación, en una nueva devaluación para acomodar los precios relativos. El gasoil no es barato. Todos los cálculos dicen que está en $2,40 o $2,50, cuando se consigue. La estructura de costo para la próxima siembra lo calcula a $2,40 y no a $1,55 como dice el Gobierno que vale. Estamos viviendo una gran mentira. La presidenta ganó democráticamente y hay que respetarla, pero no podés callarte ni dejar de advertirle a la gente que el escenario es otro. Esta es la reacción del interior porque los pueblos se están paralizando. Los únicos que no reaccionan son los gobernadores, salvo algunas excepciones, que no sé para dónde están mirando. Algunos están en Plazo de Mayo. La próxima vez la gente le va a hacer el piquete a ellos”, terminó.