Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
DURA DE ASEGURAR
RC del fiduciario
El abogado de compañías de seguros Roberto Meneghini detectó un riesgo no cubierto por el mercado: La responsabilidad civil del fiduciario. “Un seguro que ampare esa RC puede llegar a ser extremadamente interesante y, sin embargo, no hay aseguradoras que hayan pedido autorización para trabajar el riesgo”.
17 de enero de 2008
Roberto Meneghini, abogado de compañías de seguros, estuvo en Pool Económico para señalar que, a su criterio, hay un riesgo sin cobertura: la RC del fiduciario. “A partir de la finalización de la crisis de 2001, se produjo en la Argentina un boom que yo califico de exponencial en cuanto a la utilización de fideicomisos para todo tipo de operaciones. Eso nos llevó a estudiar el tema y arribar a la conclusión de que existe la necesidad de la puesta en el mercado asegurador de un producto que ampare la RC del fiduciario”.
Meneghini, para empezar, contó sintéticamente cómo funciona un fideicomiso: “El fideicomiso no es una persona jurídica porque carece de la actitud para adquirir derechos y contraer obligaciones (lo aclaro porque muchas veces se ve en los carteles, por ejemplo, ‘Fideicomiso Río de la Plata’. Eso no quiere decir que sea una persona jurídica). Es un contrato en virtud del cual una persona (el originante del contrato, técnicamente llamado fiduciante) transmite el dominio, la propiedad de un bien (inmueble o mueble) o cede derechos y acciones a favor del otro sujeto (fiduciario) para que lleve a cabo el objeto del fideicomiso (el contrato). Una vez cumplido este contrato, el fiduciario se obliga a retransmitir el bien, con las modificaciones habidas, a favor del originante o de terceros determinados o indeterminables”, detalló.
Ahora bien, un cúmulo de las tareas que lleva a cabo del fiduciario genera responsabilidad civil a través del daño que pueda llegar a generar. “A esa responsabilidad nosotros proponemos darle cobertura”, especifica Meneghini. Explicado así, puede parecer que no se trata más que de otra simple cobertura de RC profesional. El abogado convocado por Pool Económico dio los detalles de la complijidad del asunto: “En materia de contratos de fideicomisos, se constituye lo que nosotros denominamos ‘independencia de patrimonio’. Eso quiere decir que el bien que transmite el fiduciante al fiduciario no se incorpora al patrimonio del fiduciario, sino que se mantiene (para ser gráfico) en una suerte de nebulosa. Esto implica que ante las obligaciones que contraiga el fiduciario en su calidad de tal, responderá sólo con ese bien (el bien fideicomitido)”.
Meneghini dijo que en caso de responsabilidad civil donde deba repararse el daño, no sólo nos encontramos con el límite de que se responderá sólo con el bien fideicomitido: “El problema es que el bien disminuye su valor, se deprecia, con lo que se verá perjudicado el beneficiario que, a la finalización del contrato del fideicomiso, va a recibir el bien despreciado o tendrá que aportar mayor dinero para mantenerlo en esas condiciones”, señaló.
El invitado dijo que el armado de una póliza que cubra esta RC, para la compañía que recoja el guante, tendrá que ser a través de especialistas.
“Hay otro problema y es que aparece, en el escenario del fideicomiso, sin integral específicamente el contrato, el denominado desarrollador (o development) que es, en la generalidad de los casos, el dueño de la pelota, el que organiza el partido -dijo Meneghini-. Son bancos o sociedades financieras que: buscan al fiduciante, lo convencen de la conveniencia de transmitir el bien, buscan al fiduciario (en general, una persona de confianza), le transmiten el bien, etc. Y ellos son los que financian la venta de departamentos, los que pagan los finales de obras, etc. ¿Y qué pasa con ellos? Los desarrolladores, según la norma contenida en la ley 24.441 de Ley de Fideicomiso, no pueden ser demandados porque no integran en contrato. Por otro lado, el Código Civil es dudoso, según la interpretación que se haga. Si se le aplica la teoría de riesgo-beneficio, podría ser que sean pasibles de demandas. Ahora, por el lado de la Ley de Defensa del Consumidor están atrapados para siempre. Esta ley responsabiliza a toda la cadena de comercialización”, planteó.
Meneghini terminó diciendo que esta cobertura específica sólo se podría vender a través del canal de productores asesores de seguros “porque es necesaria una capacitación muy especial y conocer mucho del tema. Hay fideicomisos para salvataje de club de fútbol, explotaciones agropecuarias, inmobiliarias, testamentales, etc., etc., etc. Puede llegar a ser un producto extremadamente interesante. Hemos consulado a la Superintendencia de Seguros de la Nación y nos enteramos que no hay aseguradoras que hayan pedido autorización para trabajar el riesgo”.