Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
ECONOMIA
Crisis hipotecaria en EE.UU.
El economista Ezequiel Asensio, de la consultora Fundamentals, dijo que esta crisis salió del sector financiero e impactó en la economía real, fruto de que fue en el sector hipotecario, muy fuerte en Estados Unidos y que aporta mucho al crecimiento del producto bruto. “Por eso existe el miedo a que se traslade o se propague hacia la economía real”, remarcó.
27 de septiembre de 2007
El economista Ezequiel Asensio, de la consultora Fundamentals, estuvo en la sección Perspectivas de Pool Económico para analizar crisis internacional de desplome de la bolsa de los títulos soberanos a consecuencia de la crisis hipotecaria de los Estados Unidos.
“Ellos venían de casi dos años de políticas económicas contractivas, subiendo la tasa de interés al 5 – 25 que llegó, con una inflación que estaba subiendo por encima del sistema confort, que es entre el 1 y 2 por ciento, y una económica que venía creciendo fuerte. Ahora convergieron dos cosas para que Bernanke bajara medio punto la tasa y traiga tranquilidad a los mercados. Por un lado, las crisis financieras (en febrero tuvimos el efecto China) y sus impactos. Todavía no se ha conmensurado. Ni siquiera el presidente del Banco Central europeo sabe cuál es el grado de impacto sobre la economía real. Por otro lado, que la inflación estructural fuera de 2.1 (viene bajando de 2.9 hace casi 8 meses). Entonces, converge hacia la zona de confort y la economía mostraba algún signo de desaceleración. Fruto de esta gran crisis, el miedo es que el impacto de esta crisis americana y europea se traslade a la economía real y provoque una recesión. La desaceleración es un hecho”, dijo el economista.
En este contexto, los commodities vienen subiendo y para Asensio hay una diferencia de causas. “La baja inflación, entre otras cosas, produjo esta baja abrupta de 50 puntos. La menor parte del mercado esperaba 25 puntos. Fue como decir: ‘te pego fuerte ahora para no correrla detrás después’. Igual, se esperan -por lo que dijo en el comunicado posterior al de la baja de 50 puntos- que baje 25 puntos en octubre y probablemente en diciembre. Hay dos impactos: por un lado, la economía real, y por otro lado, los precios de los commodities, bonos y acciones. En cuanto a le economía real, se dice que la probabilidad de una recesión todavía sigue estando arriba del 30 por ciento. Hay que ver cómo salen los datos económicos. Los últimos datos macroeconómicos no salieron nada bien. Hoy salió el índice de precios al consumidor mucho más bajos de lo esperado. El otro día salió el índice de empleo: se descrean empleos en vez de crearse. El tema económico sigue en discusión. De no haber ningún resultado, habrá que seguir analizándolo a ver qué impacto tiene. Por otro lado, tenés los bonos y acciones. Se si analizan los gráficos y los volúmenes uno puede decir que no ha pasado nada. Eso llama la atención. Los precios de las bolsas americana, de Brasil, de la Argentina, inclusive los precios de los bonos emergentes, están en niveles precrisis. Eso se discute en el fondo: ¿Hay una divergencia entre lo que pasa en la economía real y los precios de los activos fruto de la excesiva liquidez? ¿Se está haciendo una analogía de si esto tiene el mismo comportamiento que la crisis del ‘29?”, se preguntó el economista.
Hace tres o cuatro años se habla que se viene la crisis en Estados Unidos, pero finalmente no se registra una caída de esa economía que signifique recesión. “Eso es lo que está en discusión -señaló el economista-. Esta crisis salió del sector financiero e impactó en la economía real, fruto de que fue en el sector hipotecario, muy fuerte en Estados Unidos y que aporta mucho al crecimiento del producto bruto. Por eso existe el miedo a que se traslade o se propague hacia la economía real. De hecho, hoy se habla de que los precios de los commodities pueden generar una suba de la inflación. Hoy pesa más el tema de los salarios que el precio de los commodities, hablando sobre todo por el petróleo”, apuntó.
En cuanto a las inversiones a nivel local, Asensio dijo que “la Argentina ha sido la que más se vio perjudicada en la crisis y la que más se vio beneficiada con esta suba, mucho más que Brasil, en términos de bonos”. Y agregó: “Acá, si bien estamos viviendo lo bueno de la baja de la tasa de interés, el tema estructural económico argentino tiene unos nubarrones muy fuertes por delante. Uno, tema fiscal; dos, tema inflacionario; tres, tema tarifas; cuatro, Indec”, enumeró al final.