Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
VOLANTA VOLANTA VOLANTA
Seguros de Vida
"La industria está creciendo a tasas mucho más altas que las del país. Ayuda mucho el hecho de que la gente está empezando a entender que el seguro de vida es importante, más allá de un consumo anecdótico y más que el seguro del auto", dijo en Pool Económico Gabriel Chaufan, presidente de AVIRA.
11 de octubre de 2007
Según datos oficiales, la producción del sector Vida continúa su tendencia ascendente. Tomando datos de abril, último mes con información oficial, la producción de seguros de vida aumentó un 34,4 % respecto a abril de 2006 y los seguros de retiro un 21,5%.Pool Económico abordó el tema y, para eso, convocó a Gabriel Chaufan, presidente de AVIRA (Asociación de Aseguradoras de Vida y Retiro de la República Argentina).En la Conferencia que organizó Revista Estrategas, Chaufan dijo que "hay una gran oportunidad para el desarrollo del negocio de seguros de vida". En Pool Económico explicó por dónde camina este desarrollo: "Básicamente, esto tiene dos motivos: primero, el crecimiento económico está generando mucho dinero en la gente que se está derramando. Grandes capas de la sociedad están accediendo a un mayor salario o ingreso. Y, segundo, la reforma provisional, que convalida un sistema, más allá de una opción de reparto capitalización, donde es necesario -para tener una cobertura en caso de muerte o para ahorrar para la jubilación- un complemento. Y ese complemento son los seguros de vida y de retiro, ya sea en forma individual o colectiva", señaló.Chaufan dijo que la industria está creciendo a tasas mucho más altas que las del país: "En esto tiene que ver el crecimiento del país que ayuda mucho, pero también ayuda este efecto derrame del ingreso de la población. Sobre todo que la gente está empezando a entender que el seguro de vida es importante, más allá de un consumo anecdótico y más que el seguro del auto", definió.También en la Conferencia de Estrategas, Chaufan dijo que la industria debe entender que hay que atacar al mercado desde el cliente: "La industria tiene un montón de seguros obligatorios. El sistema previsional es un seguro obligatorio. Hay muchos seguros de vidas colectivos obligatorios. Las familias ya tienen cubierta una parte de la necesidad de cobertura. Por eso uno tiene que trabajar por encima de esas necesidades. Si uno se olvida de que hay necesidades ya cubiertas, es como que pierde el foco en el cliente", completó.El presidente de AVIRA contó, además, qué está haciendo la Cámara respecto al diálogo con el Gobierno: "Desde la Cámara estamos hablando en tres líneas. La primera es que el Gobierno, a través de la Superintendencia, debe garantizar la solvencia del sector porque eso le da transparencia al cliente el momento de contratar pólizas que, en general, son contratos a bastante largo plazo. Lo segundo tiene que ver con que para el Estado también es necesario que la sociedad entienda la importancia del seguro de vida para la familia porque, en definitiva, si esa cobertura no existe, es el Estado quien tiene que cubrirla al final del día. El tercer punto es, claramente, los incentivos fiscales. Y hay posibilidades. Venimos trabajando muy bien. Los montos desgrabables han quedado muy obsoletos en el tiempo en términos monetarios. Son 900 pesos y monedas para el caso de seguros de vida al año y 1.260 para seguros de retiro al año. El Gobierno entiende que esto debe ser mejorado y entiende que en todos los países donde el seguro de vida y retiro se desarrolló, en parte fue por incentivos fiscales. Tenemos bastantes expectativas. Estamos en muchas conversaciones e intercambio de información", adelantó.Por otra parte, Chaufan confirmó que creció la venta de seguros off shore ilegales desde la crisis del 2002, por los problemas del país: "Es así: No hay datos oficiales, justamente porque son ilegales. Pero la información extraoficial y la sensación que tiene la industria es que estos seguros han crecido de manera muy fuerte desde la crisis. Si bien ahora viene bajando un poco, es muy anticíclico respecto de la situación del país. Desde AVIRA estamos tratando de lograr algunas medidas ejemplificadoras en términos de multas que AFIP estaría por sacar. A las compañías de seguros es difícil multarlas porque no existen en el país. Pero tanto el agente como el comprador tienen previstas en las normas multas que van desde 5 hasta 25 primas anuales del contrato que han efectuado".Según el ejecutivo, no hay, todavía, ninguna multa existente. "Estamos tratando de que haya algún primer caso testigo", advirtió.Chaufan habló, también, del mercado de retiro: El seguro de retiro, que es básicamente ahorro a largo plazo, viene más lento. La crisis lo golpeó más duro y, si bien el famoso 558 dio una solución bastante razonable a la mayoría de los poseedores de esta póliza, el despegue -a partir de la crisis- viene un poco más lento. Es más colectivo que individual. Pasa que había muchas empresas de las grandes que tenían planes de pensiones que los discontinuaron en 2002 y de a poco los van volviendo a instalar", dijo.Una de las grandes empresas de la década pasada fue Siembra, que después fue absorbida por Met Life y dejó de operar como aseguradora de retiro individual: "Sí, por lo menos con la agresividad comercial con la que operaba en al década del ‘90 -agregó Chaufan-. La clave es un país y una macro estables y los incentivos fiscales de diferimiento impositivo", señaló.AVIRA está avanzando en el armado de un monoproducto en rentas vitalicias provisionales. Chaufan cerró la entrevista explicando este tema: "Las rentas vitalicias es una de las decisiones más complejas que tiene que tomar una persona desde el punto de vista económico, porque no hay vuelta atrás. Una vez que uno decide recibir sus beneficios previsionales o de riesgos de trabajo a través de una renta vitalicia, y elige una determinada compañía, no puede volver atrás por el resto de su vida. En ese sentido, la industria lo que quiere es un mercado más transparente: que la gente pueda entender las diferencias entre compañías y optar por la decisión que más le convenga. Por eso, el proyecto de monoproducto -que estamos a punto de cerrar con la Superintendencia- apunta a tener un producto único para que la única variable de decisión sea la marca, la rentabilidad o el precio, sin fórmulas encubiertas o cosas raras que generen confusión y que quiten transparencia".La idea del monoproducto oportunamente nació, en conjunto, desde la Superintendencia y la industria: "Estamos terminando este camino juntos. Creemos que va a salir antes de fin de año", anticipó Chaufan.