Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
SINIESTRALIDAD DE AUTOS: RC LESIONES
"Hoy, un mismo punto de incapacidad generado por un conductor asegurado, sale más caro que hace un tiempo. Observamos que no se está produciendo solamente un aumento de intensidad, sino también de frecuencia. Está habiendo bastantes más lesiones generadas por una misma cantidad de autos", dijo Eduardo Feidman, director de la División de Servicios Actuariales, de la consultora Marcu & Asociados.
1 de enero de 2007
Pool Económico convocó a analistas de la consultora Marcu & Asociados para analizar qué está pasando con la siniestralidad del ramo Automotores. La consultora maneja una base de datos denominada Bureau de Siniestralidad de automotores que cuenta con 1,7 millones de vehículos expuestos a riesgo. A partir de análisis actuariales les brindan atención a las aseguradoras, fundamentalmente para la tarifación.Estuvieron Gabriel Fracchia, director del Departamento de Tecnología Informática, y Eduardo Feidman, director de la División de Servicios Actuariales, ambos de Marcú y Asoc.Feidman explicó el eje fundamental del Bureau: "No es una base de datos que simplemente recoge de las compañías que participan qué autos chocaron o fueron robados, etc. No se limita a registrar qué autos chocaron, sino que agrega cuántos había expuestos. Esta es la materia prima que necesita cualquier asegurador para elaborar sus tarifas", dijo.Una las principales preocupaciones dentro de la cobertura de autos es la explosión que ha tenido la siniestralidad en RC lesiones. Feidman explicó la evolución que tuve este fenómeno: "Se observa un crecimiento. Lo bueno de esta base de datos es que nos permite explicar por qué se está dando un aumento de costos. El asegurado normal sabe que le están cobrando bastante más ahora un seguro de RC civil que lo que se cobraba en 2000. Esta base nos permite darnos cuenta si el aumento se está dando por un tema de mayor frecuencia o de mayor intensidad de siniestros. La frecuencia es: cada 100 autos que están asegurados, cuántos son los que generan un siniestro de lesiones. La intensidad es: cuánto le cuesta a la compañía un siniestro promedio. Es de esperar que en un país que experimentó una alta inflación desde 2000 para acá, un mismo punto de incapacidad generado por un conductor asegurado en la compañía, salga más caro que hace tiempo. Estamos observando que no se está produciendo solamente un aumento de intensidad, sino que se está dando un fuerte aumento de la frecuencia. Eso no es explicable por un tema económico, pero está habiendo bastantes más lesiones generadas por una misma cantidad de autos. En términos de índice, si partimos de una base 100 en 2000, hoy -2007- estamos en 270", explicó.Fracchia, por su parte, habló del robo de autos y de las zonas más calientes: "Después de 2003, hubo una caída. Hoy tiene una tendencia al alza, pero hay que esperar un par de semestres más para ver si es una tendencia pronunciada. Está levantando, pero apenas. De todas maneras los valores son muy altos. Aunque, vale aclarar, están por abajo de lo que era el período precrisis. Sacando el período agudo, que era cuatro veces lo que estamos hablando ahora, hoy tenemos un nivel menor. Capital y GBA es donde se concentra la mayor siniestralidad de robo. Sin dudas. Hubo un pequeño desplazamiento al interior en la época en que atacaron los desarmaderos de Capital, pero siempre estamos hablando de números muy menores. Entre la zona metropolitana y el resto del país estamos hablando de una diferencia de 3 o 4 veces más en la primera que en la segunda. En el GBA, zona Oeste y zona Sur están peleando el primer lugar", comparó.Feidman agregó: "El primer cordón que bordea a la Capital Federal es la zona más peligrosa, especialmente la zona Oeste: Morón, Malvinas Argentinas. Después, si uno se aleja de Capital, la siniestralidad baja fuertemente. Hay zonas de muy baja siniestralidad, por ejemplo Ensenada y Berisso", dijo.Feidman, además, habló de los autos más robados: "Los clásicos son el Fiat Uno y el Duna. Son dos autos que no tienen todas las medidas de seguridad que tienen los autos modernos. Pero no es un problema asociado a la marca Fiat, sino que se trata de que son modelos más o menos antiguos. Hay una característica que hace que cualquier marca pase de ser indiferente a ser codiciada por los ladrones: el momento en que deja de ser fabricada. A partir de ese momento se empiezan a necesitar repuestos, siempre y cuando haya sido popular. Si ocurre en un auto que no tuvo demasiada difusión, esto no pasa. Otra cosa que nos cuentan las compañías: auto que empieza a ser utilizado como remís, auto que empieza a aumentar el robo. Por ejemplo, el 405, que en algún momento era de clase alta, pero que ahora se usa mucho como remís", explicó.Fracchia agregó el comportamiento del robo para el Peugeot 206: "Tiene un comportamiento bastante complicado en lo que es robo parcial. Pero, como todo auto nuevo, tiene medidas de seguridad que ya vienen de fábrica que se hace más difícil robarlos enteros", definió.Pool Económico les preguntó a los analistas de la consultora Marcu & Asociados cómo se traslada a la tarifa esta alta siniestralidad de robo. Feidman dijo que hay dos tipos de filosofía en lo que hace a tarifación: "Lo ideal sería, si uno tuviera la posibilidad, llevar a cada tipo de riesgo el precio adecuado. O sea, cada marca, modelo y zona geográfica, tiene un precio determinado. Pero la verdad es que esto nos llevaría una infinidad de precios que sería inmanejable por al red comercial. Con lo cual, siempre hay que llegar a alguna simplificación, por ejemplo por tipo o tamaño de auto. En ese sentido, hay muchas compañías que diferencian así: una cosa es una pick up A, otra cosa es una pick up B, otra es un auto chico, mediano, etc., y no son mucho más sofisticadas que esto. En este tipo de compañías, uno no llega a notar una gran diferencia entre un Peugeot 206 y un Fiat Uno del resto. Lo único más sofisticado que se ve en ese grupo de compañías que tienen una tarifa plana, es que determinan que todo auto chico vale X pesos, excepto si se trata de un Fiat Uno, auto para el que tiene una tarifa especial. Si uno se va al otro extremo, en lo que es sofisticación, ve compañías que hacen autoscoring (observar no sólo cómo es el auto sino cómo es el conductor). Ahí sí se traslada más rápido a las tarifas lo que está pasando en robo", señaló el director de la División de Servicios Actuariales de Marcu y Asoc.Fracchia dijo que, para tarifar, "en general las compañías usan la zona y excepciones por marca/modelo de vehículo. Esto es: esta compañía no quiere tal vehículo, entonces lo castiga con el precio". Feidman terminó diciendo que un determinado auto puede ser un muy buen riesgo para un tipo de cobertura y muy malo para otro tipo de cobertura: "Por ejemplo, hablando de un auto nuevo, probablemente es mucho más fácil que me hagan un robo parcial (porque se quieren llevar el estereo) que un robo total (ya que es más difícil llevarse el auto entero). Con un auto viejo pasa exactamente al revés. Pero ojo, porque ese auto nuevo, que es mejor para el robo total, es peor para RC. Entonces, lo importante es poder tener desagregada la siniestralidad de cada cosa para poder armar la tarifa. Toda esa información está en nuestra base de datos", aseguró.