Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
VOLANTA VOLANTA VOLANTA
Economía: Alicia Caballero
"Las instituciones son las que harían que esta tasa de crecimiento -de la cual nos enamoramos- pueda ser sustentable a lo largo del tiempo. Hablo de la justicia, la seguridad, la educación, etc. Y si estas cosas van como van de mal… ergo, no es sustentable esta tasa de crecimiento", dijo la jefa del Departamento de Economía de la UCA.
1 de enero de 2007
Alicia Caballero, jefa del Departamento de Economía de la UCA, quien ha sido la primera economista licenciada con medalla de oro en esa universidad, estuvo en la sección de perspectivas económicas de Pool Económico.Caballero presentó un libro en el que analiza en profundidad la década del 90. "Las explicaciones que se dan de por qué fallaron los 90 son bastantes superficiales del tipo o todo bien o todo mal. Yo creo que, desde una situación distinta, sigue pasando lo mismo: los argentinos nos enamoramos de al tasa de crecimiento del PBI. Es natural que impacte, porque en definitiva es la vida de todos los días, el tema del salario y la capacidad de consumo. Hay que destacar que en la era Kirchner bajó mucho el desempleo. Con lo cual, en la medida en que uno tiene trabajo y poder adquisitivo, persona muchas cosas. La inflación es un capitulo aparte. Es tolerable pero creo que es una de las alertas importantes que tenemos que cuidar", dijo la economista.Caballero dijo que la sensación de que "cuando las cosas van bien, puede que se nos venga la noche" está directamente relacionada a que la Argentina ha tenido crisis recurrentes: "La más fresca que tenemos es la de 2001, pero también está la del 89, la del 82, etc. Y treinta y pico de años de inflación, que fue cortada en el 91 a partir del plan de convertibilidad, al que tenemos que reconocerle que logró eliminar por un tiempo el vicio eterno de la inflación. Después habría que haberlo flexibilizarlo. El problema no fue el plan de convertibilidad, fue no salir a tiempo de él o no flexibilizar el tipo de cambio (no teníamos por qué salir de la convertibilidad para flexibilizar el tipo de cambio!)", dijo.Pero dejando los 90, para la economista hoy el tema central son las instituciones: "Las instituciones son las que harían que esta tasa de crecimiento -de la cual nos enamoramos- pueda ser sustentable a lo largo del tiempo. Hablo de la justicia, la seguridad, la educación, etc. Y si estas cosas van como van de mal… ergo, no es sustentable esta tasa de crecimiento. Y no lo es porque uno necesita, por ejemplo, inversiones que convaliden una ampliación de la oferta para abastecer a toda la demanda que está creciendo. La gente cree que las instituciones son una especie de entelequia, pero no es así. Cuando alguien hace un flujo de fondos para analizar una inversión y sacar la tasa de retorno que daría esa inversión, tiene una serie de elementos. Uno es la ‘tasa de descuento’, que es una tasa en la cual descuento todos esos flujos de fondo que yo, supuestamente, voy a recibir en el futuro. Y en esa tasa de descuento está implícito el riesgo de este país. Para ser bien clara: cuanto más débiles son las instituciones, más alta es la tasa de descuento y, en consecuencia, menores son las inversiones", señaló.Para la jefa del Departamento de Economía de la UCA, esta especie de tirantez entre la inflación y crecimiento es, en general, eterna en todas las economías del mundo: "Cuando vos tenés crecimiento, tenés una tendencia al aumento de precios. Lo que tenés que hacer en un caso como el de la Argentina, es tender a aumentar las inversiones con mejores posibilidades y condiciones de financiamiento. Entonces, volvemos al tema institucional. No es imposible de solucionar. Estamos en un momento bueno para atacar estos temas. El problema de no enfrentarlos es grave", finalizó.