Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
INCLUSIONES DE COBERTURA
-
1 de enero de 2007
Para rechazar siniestros, las aseguradoras muchas veces se basan en la figura de "culpa grave", que en rigor es un concepto híbrido ya que no es dolo ni culpa. "Es un gris", explicó el abogado Gabriel Iezzi en Pool Económico.
"Son muy pocos los casos en los que la Cámara Nacional Civil o Comercial ha recogido el concepto de culpa grave. Su uso es muy restringido", agregó el abogado.
Si bien muchas compañías apelan a esta figura para rechazar siniestros, la jurisprudencia dice que, por ejemplo, se puede tomar como culpa grave el cruce de una barrera baja, pero de todas maneras hay atenuantes: "hay que ver en el caso puntual si la señalización es correcta y visible, por ejemplo. Pero la jurisprudencia dice que no es culpa grave circular de contramano, ir a mayor velocidad que la permitida, dejar las llaves dentro del auto o en un garaje. Las aseguradoras apelan a cosas como estas, pero los fallos que las toman son muy pocos", dijo Iezzi.
También habló de un caso puntual: "en caso de ebriedad, la jurisprudencia dice que no todos tenemos la misma capacidad de absorción del alcohol, con lo cual somos todos susceptibles de una pericia individual porque la misma cantidad de alcohol tiene distintos efectos en las personas", ejemplificó.
Por último, Iezzi les dio un consejo a las aseguradoras: "ante la duda, cuando el asunto roza la zona gris, lo recomendable es no rechazar, tomar el siniestro, porque es muy probable que en la faz judicial vayan a terminar siendo condenados solidariamente con su asegurado".