Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
REFORMA PREVISIONAL
Daniel Marcu, titular de Marcu y Asociados, dijo que "a los indecisos les recomendaría optar por el sistema de capitalización porque, si no les gusta, pueden volver al de reparto". Pero aconsejó que nadie se apure: "La primera decisión es esperar".
1 de enero de 2007

A partir del próximo 12 de abril -y por un plazo de 180 días- los 5 millones de personas que aportan a las AFJP, si lo desean, podrán optar por regresar al sistema de reparto.

Además, los llamados "indecisos", es decir quienes ingresan al sistema laboral y no optan por uno de los sistemas, serán automáticamente incorporados al sistema estatal de reparto desde el 1º de abril. Hasta ahora automáticamente pasaban al sistema de capitalización (por mes hay 50 mil trabajadores indecisos). En el sistema de reparto hoy hay unas 800 mil personas.

Pool Económico convocó, para analizar el tema, al consultor Daniel Marcu, titular de Marcu y Asociados.

"Es una buena reforma porque elimina la famosa cautividad en cuanto a que alguien, cuando está en una administradora, no puede volver al sistema de reparto. Ahora se le da una nueva oportunidad de volver al Estado", dijo Marcu.

Aunque cree que "no va a haber muchos cambios", el consultor dijo que no es tan bueno que los indecisos se asignen automáticamente al sistema de reparto: "Y no es bueno porque, en general, son gente joven y todos los cálculos actuariales demuestran que a los jóvenes les conviene siempre empezar con capitalización. Si bien tiene un trasfondo político esto, se está creando un perjuicio para esta gente. La tendencia de la gente es quedarse donde la asignan. Si a un joven lo asignan a reparte, se le causa un perjuicio porque la jubilación que va a generar ese sistema, durante los años más jóvenes, es menor que la que genera el sistema de capitalización", advirtió Marcu.

La cantidad de trabajadores indecisos por mes depende de la dinámica de la economía: "En este momento -dijo Marcu-, la economía está pujante y está incorporando entre 500 mil y 600 mil trabajadores por año, de los cuales el 20 por ciento hace alguna elección y el 80 va a capitalización. Esto, en última instancia, no modifica el status quo de las administradoras más grandes. Sí altera a una pequeña que quería crecer con los indecisos. Esta normativa impide la entrada de nuevos jugadores, elimina cierta competencia futura", completó.

Marcu respondió a la siguiente pregunta: Como política de Estado, incentivar el sistema de reparto, ¿no es una locura? "Es un tema muy debatible en el que existen múltiples opiniones. Se demuestra en todos los países del mundo que los sistemas de reparto son inviables en el largo plazo. La gran ventaja del sistema argentino es que es mixto. Si yo soy un jubilado argentino tengo una jubilación en parte privada y en parte estatal. Esa proporción la determino yo en función de esta modalidad que me permite pasarme de un sistema a otro. Esto es lo bueno. Es un sistema que combina lo mejor de las dos cosas. Es importante porque se dudaba si este Gobierno iba a sostener el sistema mixto. Si uno se fija en la ley que se aprobó el 28 de febrero, una de las cosas que la gente soslaya, es que dice que este gobierno acepta la coexistencia de un sistema privado con uno estatal. A mi parece que esto hay que destacarlo porque esta ley fue votada por el 100 por ciento de Senadores y Diputados. Se ratifica en la Argentina el sistema mixto", subrayó.

El especialista dio consejos: "A los indecisos les recomendaría que opten por capitalización porque, si no les gusta, pueden volver a reparto. Tenemos una ventana de 180 días hábiles que va del 12 de abril al 31 de diciembre. Por más que vos te afilies en mayo o en diciembre, el sistema toma efectividad el 1ro de enero de 2008. La decisión es por cinco años. Pero que nadie se apure. La primera decisión es esperar. En diciembre, con todos los elementos que pudo haber tomado, que la gente elija la mejor opción. El primer elemento que tiene que tener en cuenta cuando toma la decisión es ver cómo quedan los aportes personales. A la gente que está en reparto le descuentan el 11 por ciento del salario y a los que están capitalización el 7. Pero hay un decreto que dice que el 1ro de enero van a estar unificados los aportes en el 11 por ciento. Yo diría que esperen hasta diciembre para estar seguro que esto no se prorroga. El gobierno tiene la voluntad de unificar en 11 por ciento a partir de enero, pero la historia nos ha demostrado que por determinado motivo lo fue prorrogando", advirtió.

Marcu dijo que seguramente habrá un software que le permitirá a la gente saber cuáles son sus decisiones óptimas: "Nosotros estamos trabajando en uno para empresas clientes. Hay una edad de corte a partir de la cual el sistema de reparto me genera mejor beneficio que capitalización. La edad de corte varía si soy hombre o mujer y según mi salario y la historia inflacionaria. El dato fundamental es la inflación. Nosotros tenemos varios modelos que muestran, para varios modelos de inflación, cómo se va corriendo la edad de corte y en qué momento conviene ir a reparto. Para los hombres, los 50 años de edad son el momento en que se plantea el problema de pasar o no pasar a reparto. Para la mujer es un poco antes, tipo 47 años. A esta altura, la mujer que a pasado los 45 tiene que empezar a evaluar si se pasa o no", aconsejó.

El titular de Marcu y Asociados dijo que los auntónomos se llevan la peor parte: "A ellos se los viene castigando y tienen un sistema pésimo. Hay pocos autónomos que aportan (en todo el país, sólo 400 mil). Al autónomo le descuentan, sobre un supuesto ingreso de referencia, el 32 por ciento. Le descuentan el 11 por ciento para jubilación (mientras que al empleado en relación de dependencia le descuentan el 7), el 16 que supuestamente lo tendría que pagar el empleador y el 5 para el PAMI. Un autónomo que tiene un ingreso de 1000 pesos tiene que aportar por mes 320 pesos. Para ellos es así: el estado les va a pagar el 1,5 por ciento por año de 1000 pesos. Si van a capitalización, de los 32 que le descuentan, sólo 11 puntos van a sus cuentas de capitalización", terminó Marcu.