Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
ECONOMIA: MIGUEL ANGEL ARRIGONI
Según el manager director de Deloitte, "hoy los bancos en la Argentina atesoran dinero por si pasa cualquier cosa". Se trata de "encajes voluntarios, ya que son mucho más amplios que los regulatorios".
1 de enero de 2007
En la sección de Perspectivas Económico de Pool Económico estuvo de invitado Miguel Angel Arrigoni, Manager director de Deloitte. Primero habló de la situación actual del sistema bancario argentino, después de la crisis del 2002: "depende cómo lo miremos, podemos decir que algunas cosas se estabilizaron desde lo patrimonial. Mantienen una fortaleza financiera muy importante después de la crisis. Eso quiere decir que atesoran dinero y lo guardan por si sucede cualquier cosa. Después de la crisis quedó la sensación. Son encajes voluntarios ya que son mucho mas amplios que los regulatorios. Además, en la medida de lo posible, van creciendo en carteras activas y en colocaciones de prestamos, lo cual hasta ahora era necesario desde el punto de vista de volumen, por la rentabilidad. Están empezando a mover la curva en materia de resultados. Están en termino general equilibrando sus números y se puede hablar de equilibrio en general. También algunos están ganando", dijo Arrigoni.
Según el directivo de Deloitte, el comportamiento de las casas matrices de dichos bancos hay que dividirlo en dos etapas: "la primera en el momento de la corrida máxima. Fueron pocos los bancos internacionales que trajeron liquides. Más bien trajeron capital. La segunda, después de salvar la crisis. La mayoría de los bancos subsanaron sus cuentas y la mayoría de estos trajeron dinero de afuera y otros se capitalizaban", diferenció.
Hay mucha plata debajo de los colchones de los argentinos. ¿Ese dinero lo puede recuperar el sistema bancario? "el problema de los bancos es un problema de moneda. No es de oferta, sino de moneda. El que tiene la plata en el colchón la tiene en dólares o euros y no está dispuesto a traerla a pesos porque tienen miedo de lo que pueda pasar acá. Si bien la perspectiva es que el peso se revalúe más, de todos modos la gente ahorra en dólares. Siempre ha sido así. La realidad es que los ahorros del mundo son en dólares. Se maneja el euro o el dólar. Para el corto plazo el peso me sirve, pero para largo plazo me manejo en dólares", aclaró Arrigoni.
Ante la pregunta sobre si con el escenario inflacionario (del 10 por ciento) corre riesgo la recuperación de crédito, Arrigoni dijo "ojalá fuera nada más que eso" y agregó: "es lo que se discute en estas últimas semanas. Está complicando todo el panorama esta situación, donde el Gobierno sigue preanunciando que va a tomar plata de los privados. Volvemos al esquema que nos llevo al colapso. Esta situación de creer que puedo pelear con los precios, negociando con los empresarios que no aumenten, tiene mecha muy corta. Sirve para tirar un par de meses, pero no se le puede pedir a un empresario que tenga perdidas para que el Gobierno no tenga un índice alto de inflación. Estamos en un esquema en el cual el disparador sigue siendo el gasto público que sigue creciendo. Estamos en un año de campaña y lamentablemente esto de tener elecciones cada dos por tres nos complica a todos. Se gasta más plata y cuando hay un gasto mayor del que tiene que haber, y al mismo tiempo se lo mezclas con presiones salariales, con emisión de dinero para comprar dólares, con pagos que hay que hacer a la deuda exterior... en fin. Es una carambola bastante finita de la que hay que tirar para que no se complique", advirtió Arrigoni.
Por último el directivo de Deloitte, dijo que no es cierto que haga falta una reforma financiera: "acá no hay más nada que hacer en lo financiero, sólo dejar que el mercado se comporte. La reforma que hace falta es la fiscal. Si las provincias quieren plata, tienen que recaudar. Las provincias no recudan porque cuando van los inspectores del AFIP, los intendentes los echan a patadas y el pueblo aplaude. Es así que el intendente se da vuelta y recibe el cheque de la coparticipación federal. Así no funciona. Si los únicos que van a pagar impuestos son algunos dentro de Capital y Gran Buenos Aires, y a su vez a esos les suben las alícuotas... si siguen cazando dentro del zoológico, la relación fiscal no funciona. La redistribución fiscal es fundamental para todo. La reforma fiscal es la que va a permitir que todos los que tienen más paguen más, y a su vez puede ayudar a los que tienen menos mediante programas de inserción social, por ejemplo", finalizó Arrigoni.