Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
ECONOMIA: JOSE SIABA SERRATE
"Los niveles de pobreza e indigencia están vinculados a un tipo de cambio real muy alto", aseguró el economista responsable de la columna Wall Street del diario Ámbito Financiero.
1 de enero de 2007
La economía mejoró más del 9 por ciento, el PBI aumentó, el consumo, las inversiones, las exportaciones y superávit fiscal también: "en comparación a la década del 90 estamos a un 1 ó 2 por ciento por encima, y podemos estar mejor. Estamos mejor que en la caída de 2001 y luego de haber tocado fondo en 2002", dijo el economista José Siaba Serrate, responsable de la columna Wall Street del diario Ámbito Financiero, invitado de Pool Económico.
El economista dio su punto de vista sobre los esfuerzos del Gobierno para sostener el precio del dólar: "eso tiene costos altos en términos de que es un sacrificio del costo de vida. Los niveles de pobreza e indigencia están muy vinculados a un tipo de cambio real muy alto, muy por encima del nivel de equilibrio. Es un gran esfuerzo mantener el tipo de cambio nominal en estos niveles. No tanto para frenar la entrada capitales, ya que es claro que no entran 100 millones de dólares diarios -pese a que el Banco Central tenga que comprarlos-, sino lo que estamos viendo es una situación en donde ya no se fugan los capitales que se fugaban antes. Fuga que en algún momento justificó un tipo de cambio mucho más alto, inclusive por los 4 pesos. En rigor, lo que el Gobierno quiere es fijar un tipo de cambio nominal que está por arriba del real de equilibrio que lo obliga a comprar cantidades de pesos, cosa que ha venido haciendo sistemáticamente. Una parte de estos pesos que se crean, se absorben con una tasa que además está subiendo. Estamos absorbiendo un excedente de pesos muy claro que proviene del propio balance comercial o del propio saldo comercial que prefiere quedárselo en pesos si se lo retribuye con una tasa que no es muy alta, pero que esta subiendo. Esto pone al Banco Central en una tensión, que estaba implícita en este tipo de proyectos. Tiene que venir un tipo de cambio o una política monetaria que le permitiría dejar flotar el tipo de cambio", declaró el economista.
Las reservas del Banco Central pasaron de 9 mil a 23 mil. Algunos analistas dicen que es importante la reserva para que, con una parte, se pague la deuda al FMI: "si quisieran que no les vendieran tantos dólares, sería mejor mostrar en el cajón de las reservas una cantidad más pequeña –aconsejó Siaba Serrate-. Paradójicamente, cuanto más reservas tiene el Banco Central, menor es el incentivo para conservar dólares, y mayor el incentivo para aprovechar lo que se ve como un peso demasiado bajo. En se dilema esta atrapado el BCR", aseguró.
Respecto del modelo económico del Gobierno a mediano plazo, Siaba Serrate dijo que si se mira hacia atrás se ve algo bastante positivo: "pero creo que siempre se ha dado una vista algo nublosa. Haciendo un paralelismo con un depositante de plazo fijo, uno ve que ha ido renovando el plazo durante dos o tres años, pero lo ha hecho por plazos de 30 o 60 días con duda y temores. Creo que hay aspectos que no son muy consistentes. En el largo plazo hay que ver la viabilidad de esto, sobre todo por la recuperación pero vinculada con el stock de capital de los años 90. De todas formas el avance en adelante se va a dar con la inversión de capital de infraestructura. A priori no parecen claras las reglas del juego. Sin embargo es claro que la Argentina creció aún sin capitales internacionales. También las empresas han crecido con una caída en el crédito bancario. Esto se debe a que algún tipo de ordenamiento hubo".
Por último, Siaba Serrate se refirió con ciertas dudas a la continuidad política del ministro de Economía, Roberto Lavagna: "Lavagna es el bicho más raro dentro del Gabinete de Kirchner. Tiene una jerarquización muy clara, junto con Kirchner, en un papel protagónico. Sus otros ministros o ayudantes están en un segundo o tercer plano, y en ese sentido Lavagna tiene brillo propio. Pero uno nunca sabe cuanto va a durar", finalizó.