Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
ECONOMIA: FERNANDO NAVAJAS
"En materia de refinanciamiento, para la Argentina no va a ser necesario salir a los mercados internacionales por un largo rato", aseguró el director y economista Jefe de FIEL.
1 de enero de 2007
Pool Económico invitó a Fernando Navajas, director y economista Jefe de FIEL, para consultarle sobre cuál es su lectura de la salida del default y del alto grado de aceptación que logró la reestructuración de la deuda. "Mi lectura es positiva en cuanto a los números porque le permiten a la Argentina tener una masa crítica para poder seguir adelante –introdujo Navajas-. Cuando se dijo que la capacidad de pago era ni más ni menos que lo que estaba puesto sobre la mesa, yo ya veía que los incentivos del otro lado se iban a alinear para aceptar la oferta. En octubre de 2004 yo llegué a decir que la aceptación podría llegar al 80 por ciento o más. Las cosas salieron bien. Pero fue un paso, porque recién ahora empieza la película. Esto no es el final, sino el principio", advirtió el economista.
Respecto de la asimilación de esta situación por parte del G7 y el FMI, Navajas dijo que el próximo paso es el guiño que ellos den para tomarla como aceptable: "yo creo que los niveles que se alcanzaron son suficientes como para que esto pase. No va a haber ningún argumento en contra en este punto. Pero la cosa va a venir por otro lado. El tema es que ahora va a haber una discusión distinta para concretar el financiamiento de la Argentina –adelantó el director de FIEL-. Y esto es porque el país resolvió el problema con los mercados en cuanto a bonos viejos se refiere, pero todavía no resolvió el tema de los préstamos multilaterales", diferenció.
Algunos analistas dicen que esto es un "mal ejemplo", porque otros países podrían imitar a la Argentina, y que de alguna manera el FMI y el G7 se lo van a hacer pagar a la nuestro país. Al respecto, Navajas fue terminante: "a mí no me parece que la Argentina sea un mal ejemplo a imitar. Mal ejemplo –puntualizó-, es usar esto con provecho político para poder decir ‘doblegamos al mundo, le hicimos pito catalán, finalmente les metimos la mano y vamos por más’. Yo creo que eso no está bien. El discurso hacia afuera tiene que ser otro y el oficial no creo que esté muy bien. Creo que no tiene que entrar en ese juego porque la Argentina es una víctima y no tiene que presentarse como la punta de lanza para hacer una reforma política de los organismos multilaterales. Debe presentar su caso y trabajar en eso", expresó. Dijo, además, que el discurso oficial debería incluir la idea de que "la culpa de lo que pasó es en gran parte nuestra" y el compromiso de "ir a buscar en adelante una reinserción internacional".
Al margen de la euforia que ha generado la salida del default, luego de esta prolongada cesación de pagos, ¿qué puede esperar la Argentina de ahora en adelante en materia de financiamiento externo o de emisión voluntaria de deuda? Navajas habló de las cuentas en materia de necesidades de financiamiento para 2005 y 2006: "en este canje, la quita está manifestada en que tenemos bonos de los que hay que empezar a pagar capital a muy largo plazo. Por otro lado, el flujo de intereses es muy bajo. Esto quiere decir que nos está poniendo menos de un punto del producto. Esto, más lo que habíamos emitido, nos deja muy por debajo de la meta de superávit primario de 3 por ciento del producto que va a ser de 6 mil millones de dólares. Argentina va a estar ahorrando alrededor de 6 mil millones de dólares cada año y va a tener que pagar menos que eso, al menos en lo que a intereses de esta deuda se refiere. Pero por otro lado, lo que tenemos que ver es que tenemos un cifra que es casi el doble de esto de refinanciamiento de capital con los organismos multilaterales y con la deuda interna. Yo creo que si esto está acordado y se puede resolver, las necesidades de refinanciamiento de la Argentina estarán cubiertas por la posibilidad de refinanciamiento interno (bancos, AFJP) y la propia monetización. En ese caso, creo que no va a ser necesario salir a los mercados internacionales por un largo rato. ¡Menos mal! Creo que los cierres de 2005 y 2006 van a ser tranquilos", auguró Navajas.