Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
EMPLEO: MARIA LAURA ALZUA
"A fin de año habrá entre un 13 y un 13,5 por ciento de desempleo, incluido el Plan Jefes", dijo la economista.
1 de enero de 2007
María Laura Alzúa, del Ieral de Fundación Mediterránea, estuvo en Pool Económico para hacer una análisis de la situación y perspectivas del empleo en la Argentina.
"En 2003 hubo una creación de 760 mil puestos de trabajo. Esta cifra es muy importante aunque se debe a que en 2002 la economía estaba con niveles muy bajos de empleo y con una capacidad ociosa instalada muy alta. Entonces, contratar empleo para utilizar capacidad ociosa que las empresas tenían sin utilizar era relativamente fácil, amén de que los salarios eran muy bajos. La ida de que se crearon 1 millón de puestos de trabajo surge de que el INDEC cambió la metodología con la que hace la estimación. Básicamente a partir de 2003 cambió la definición de qué es estar empleado. De todas maneras lo que pasó el año pasado no es repetible, aún cuando la economía va a crecer entre un 7 y un 8 por ciento, porque no existe la misma capacidad ociosa. Sin dudas el empleo va a crecer porque hay una recuperación en el sector de servicios. Nosotros manejamos algunos números. Para fin de año habrá entre un 13 y un 13,5 por ciento de desempleo, incluido el Plan Jefes", estimó María Laura Alzúa.
Hoy tenemos determinados sectores donde falta mano de obra –por ejemplo ciertas especialidades de la industria metalúrgica o textil- y tenemos ciertos puestos saturados. Se le consultó a Alzúa si se puede hacer algo desde el Estado para equilibrar esa disparidad: "hubo anuncios sobre la movilización de esfuerzos para lograr capacitación de jóvenes que estén fuera del sistema educativo. No es una tarea fácil porque el Estrado no tiene un poder planificador central para ir detectando las necesidades de cada industria en particular, pero si se hace un esfuerzo conjunto entre el Estado y las industrias se puede hacer un plan de capacitación direccionado e ir salvando los cuellos de botella", analizó.
Algunas cifras de un informe de Fundación Mediterránea:
El 90 por ciento de los nuevos empleos corresponden a pequeñas y medianas empresas y el 75 por ciento de los nuevos puestos de trabajo son informales, "en negro". Se la preguntó a Alzúa si eso significa que las PyMES contratan a sus empleados en negro: "las empresas de menor tamaño tienen en general una mayor concentración de empleados informales que las más grandes", concluyó.
Por otro lado, el mismo informe dice que a fin de 2003, el 49,3 por ciento de los asalariados eran informales. Esto es que casi la mitad de los empleados argentinos están en negro. De ahí surge la pregunta de si los costos patronales conspiran contra el empleo en blanco: "las causas de la informalidad son básicamente dos: primero está la expectativa de la evolución futura de la economía, y segundo que la informalidad laboral viene encadenada con la evasión de todos los impuestos. Es cierto que en la Argentina los impuestos laborales son muy altos. Puede pensarse que efectivamente conspiran contra el blanqueo de los empleados. Pero esa no es la única causa de la informalidad. El problema mayor es la encadenación de la evasión", concluyó Alzúa.