Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
ECONOMIA: MANUEL SOLANET
El economista de FIEL habló de todo: la re-negociación de la deuda, la relación de la Argentina con Brasil, el tipo de cambio y el gasto público.
1 de enero de 2007
El tema de la deuda pública y su re-negociación va a dominar el escenario económico del año. El economista Manuel Solanet estuvo en Pool Económico y fue consultado sobre su evaluación de la gestión del gobierno en esa materia: "ha dado un paso correcto que fue pagar para acceder a la aprobación de la segunda revisión del FMI, pero esto no quiere decir que para dar ese paso las cosas se hayan hecho bien", comenzó. Dijo que eso se debe a que hoy están totalmente implicadas las dos negociaciones: la que involucra a los organismos multilaterales y la que involucra a los acreedores privados: "la primera está sujeta a los avances que haya en la segunda". Por otro lado, Solanet agregó: "es sabido que el gobierno trabajó con un estilo sumamente agresivo y dificultoso. Hubo una situación extremadamente tirante. La actitud del gobierno fue asumir una estrategia muy dura, con una quieta del 75% que produjo irritación, rechazo, reacción y el inicio de acciones judiciales. Eso, más que un tono de dureza, dio un tono de conflicto", concluyó.
Respecto a la quita del 75%, Solanet aseguró que "el gobierno dice que no puede mejorar su propuesta sin sacrificar crecimiento o la atención de necesidades sociales esenciales", pero que "lo cierto es que esta afirmación tendría que ir ligada a si va a llevar adelante reformas estructurales sobre el proyecto fiscal o no (la reforma del régimen de coparticipación general de impuestos, la reforma tributaria y la reforma del estado)".
Cuando fue consultado sobre la relación entre la Argentina y Brasil, solanet declaró: "nuestro gobierno intentó unirse a Brasil en su negociación frente al FMI, pero Brasil no quiso plegarse a lo que hubiera sido un frente conjunto y se llegó a una declaración muy ligth, que podría haber sido suscripta por cualquiera, donde ambos países lo único que afirman es que no va a hacer acuerdos que vayan más allá de sus posibilidades. Brasil no habló de renegociar su acuerdo porque no está en default. Sí le interesa hacer un frente con Argentina. A Lula, que perdió algo de popularidad, le interesa mostrar una línea izquierdista, pero no quiere atarse a la Argentina en este asunto en este momento", expresó.
Por otra parte, el tipo de cambio, según los especialistas, tendría que mejorar (con una baja del dólar en término de pesos) para que la Argentina pueda pagar los vencimientos en 2005 y posteriores. Pero al mismo tiempo se dice que una baja del dólar afectaría la competitividad. Al respecto, Solanet coincidió: "desde el punto de vista de la deuda, mientras más bajo se al dólar, se facilita el pago. Pero desde el punto de vista de la competitividad de la producción, una baja va en contra de los buenos resultados", especuló. "Hasta ahora el gobierno consiguió mantener un piso comprando reservas y emitiendo pesos. Esto fue posible porque la demanda de pesos en nuestra economía fue creciendo con la estabilidad. Por ahora creo que puede seguir con esta estrategia. Lo ideal sería que el tipo de cambio se mantenga en los niveles actuales, pero el mercado es el que va a decidir", aseguró el economista.
También estuvo en Pool Económico el economista de Macrovision Consulting, Luciano Laspina, quien fue consultado sobre su análisis de la gestión del ministro de Economía, Roberto Lavagna: "me parece que fue muy moderado en el manejo de las cuestiones económicas de corto plazo. Creo que el manejo de la política fiscal fue sensato. Fue una administración de crisis que se focalizó en el mediano plazo y eso contribuyó a lograr gran parte de los resultados. La debilidad, a mi criterio, es el descuido de algunos factores de mediano y largo plazo, no sólo en términos de reformas fiscales, sino por ejemplo en la negociación de la deuda. Ahí la actitud fue de posponer muchas resoluciones estructurales que la Argentina necesita. De todas maneras, creo que en el gobierno hay conciencia de que esto es así y no se puede postergar más, porque hay escenarios propicios para avanzar en la resolución", dijo Laspina.
Solanet, por su parte, volvió al tema de la coparticipación federal de impuestos: "hay que modificarlo para alinear incentivos para que los gobiernos provinciales (que hoy son más de la mitad del gato público) tengan propensión a mejor su calidad de gato y aumentar la recaudación de sus recursos propios. Para eso hay que hacer lo que se llama mayor correspondencia fiscal". Por último, dijo que "hay mucha tela para cortar respecto del gato público". Según Solanet, el gobierno de la nación tiene hoy cerca de 2 mil cargos: "nosotros, desde FIEL, llegamos a la conclusión de que se podría ser eficiente con una tercera parte de ese número, con la aplicación de acciones para que nadie quede en la calle", concluyó.