Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
ECONOMIA: ROBERTO FRENKEL
El economista del CEDES dijo que está de acuerdo con la gestión de Gobierno respecto a la deuda pública y que “se están defendiendo bien los más profundos intereses de la mayoría”.
1 de enero de 2007
Roberto Frenkel, economista del CEDES, estuvo en Pool Económico y fue consultado sobre cómo evalúa la gestión del gobierno respecto a la deuda pública: “Está bien, estoy de acuerdo –dijo el especialista-. Se están defendiendo bien los más profundos intereses de la mayoría. No creo que tenga una actitud de inflexibilidad. Nos está representando a todos y necesita una posición clara, pero no por eso es una actitud dura”, agregó.
El superávit fiscal primario superó en 500 millones, en sólo un mes, la metas fiscales para el primer trimestre de 2004, según pautas del FMI. Al respecto, Frenkel dijo que “eso es malo” y argumentó: “Yo creo que habría que aumentar el gato para licuar ese excedente. Ahora el gobierno resolvió que lo va a usar para pagar vencimientos de capital, amortizaciones de los Bodén, en lugar de retomar prestado en el mercado local que es lo que se hacía siempre. Va a reducir deuda post default y esa es una decisión muy importante”.
A pesar de que muchos analistas dicen que la quita del 75 por ciento es inaceptable, el economista del CEDES asegura que “la propuesta con quita la van a aceptar” y que la idea sería que lo hagan el 50 por ciento de los acreedores”. Por otro lado, cuestionó el término “inaceptable” argumentando que hoy hay deuda que quedó sin reestructurar (80 mil millones de dólares) porque los acreedores no aceptaron las varias ofertas que hizo el Gobierno desde Cavallo (Megacanje) hasta después de la devaluación. “La alternativa a quedarse con esos bonos era aceptar inflación más un 40 por ciento de ganancia, pero los acreedores prefirieron esperar para recibir los dólares tal como decía el contrato, pero eso era sólo para protegerse contra la inflación y no para hacer una ganancia extraordinaria a costas de otros, los ciudadanos argentinos. Los muchos que no hicieron los canjes a su debido tiempo, creyeron que quedándose del lado de los acreedores externos iban a estar mejor defendidos. No los impulsó más que la codicia, buscaron obtener ganancias de hasta el 150 por ciento contra un 45 de inflación, y esa codicia hoy está frustrada.
Por otro lado, Frenkel explicó, según su criterio, en qué medida influye en la economía real la situación tirante con el FMI y con el G7 por el tema de la deuda: “El año pasado estaba más tirante y la economía creció un 8,4 por ciento. O sea que no tuvo impactos negativos. Además, entiendo que la relación no está tirante. La negociación con los organismos internacionales salió bastante bien. La idea es que paguemos los intereses a las multilaterales así como se le paga a la deuda local y las amortizaciones nos refinancian”, concluyó el economista.
Por último, Frenkel aseguró que “si el FMI demora la aprobación de esta segunda revisión del acuerdo, hay que no pagar y seguir negociando”.