Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
POLITICA: EDUARDO FIDANZA
El especialista de la Consultora Catterberg reveló que "en la percepción de la gente, la inseguridad y la corrupción aparecen vinculadas".
1 de enero de 2007
Desde la Consultora Catterberg se realizan distintas encuestas que revelan datos importantes respecto de la percepción de la ciudadanía sobre los problemas de la Argentina. El especialista Eduardo Fidanza, de esa consultora, estuvo en Pool Económico y acercó algunos de los resultados: "Hicimos encuestas con más de 800 casos y lo que más le preocupa a la gente no es la inseguridad. Primero aparece el problema estructural de la falta de trabajo. Las dos preocupaciones que aparecen después en las encuestas son la inseguridad y la corrupción. Lo relevante es que estos dos problemas aparecen vinculados en la percepción de la gente. Entonces, lo que al Gobierno le estalló en las manos no es tanto la inseguridad sino que esté vinculado a casos de corrupción", detalló Fidanza.
El especialista identificó, además, algunos factores fundamentales para lograr un país que funcione: "Para que la Argentina sea un país que no le genere padecimientos a su sociedad, tal vez haya que poner en juego cuatro elementos que son progresivos:
· la gobernabilidad, como la capacidad de un gobierno para mantener la paz interior relativa y el funcionamiento básico de los servicios públicos,
· el crecimiento económico (hoy en Argentina se crece en el orden del 7 %),
· la calidad institucional, referida el buen funcionamiento de las instituciones del gobierno, de la economía y de la sociedad,
· y el reparto equitativo de las oportunidades y de los ingresos.
Mi impresión es que hoy hay gobernabilidad y crecimiento económico, pero la inseguridad está vinculada a la falta de calidad institucional y a la repartición no equitativa de los ingresos y oportunidades", explicó Fidanza.
Por último, se habló de la percepción que la sociedad tiene de los piqueteros y el consultor aseguró que "la gente no quiere protestas sectoriales".