Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
FRANQUICIA EN EL TRANSPORTE PUBLICO
Respecto al fallo que declaró nula la franquicia en un caso de cobertura de responsabilidad civil del ferrocarril Metropolitano, el abogado Diego López Saavedra dijo que "si esto sigue así, no va a haber seguros de responsabilidad civil".
1 de enero de 2007
Un fallo de la Cámara Comercial de la Capital Federal declaró nula la franquicia en un caso de cobertura de responsabilidad civil del ferrocarril Metropolitano. Los jueces entendieron que la franquicia elevada de 300.000 dólares es irrazonable e implica la inexistencia de seguro para la mayoría de los reclamos. Y además, que viola el contrato de concesión que establece la obligación del concesionario de contratar un seguro de RC con una suma asegurada determinada sin aludir a una franquicia. Este fallo se produce en medio de un debate entre los jueces de la cámara para decidir la postura ante la franquicia que opera en los seguros obligatorios, por ejemplo, la franquicia de 40.000 pesos en el transporte de colectivos. Los jueces emitirían en breve un fallo plenario, es decir, una sentencia que es de aplicación obligatoria para todos los jueces del fuero. Para tratar el tema, Pool Económico convocó a los abogados Guillermo Lascano Quintana, socio del estudio Schwarzberg, Arrizabalaga, y a Diego López Saavedra, socio del estudio López Saavedra, Armando, Esnaola y Vidal Raffo.
Lascano Quintana consideró que el fallo es malo y peligroso: "Es malo porque los jueces, en su afán de hacer justicia, han dejado de aplicar la ley. La única manera que tienen los jueces para hacer justicia es aplicando la ley y no inventar esquemas jurídicos o interpretaciones que los alejen de la ley", manifestó.
La justicia declaró la nulidad de una cláusula de un contrato de Transportes Metropolitanos que había asegurado sus riesgos por responsabilidad civil con La Buenos Aires. Para Lascano Quintana, la nulidad fue declarada "de una manera bizantina porque la jueza utilizó gran cantidad de argumentos de derecho administrativo y de buena fe y se olvidó de lo esencial: los contratos están para ser cumplidos". Y agregó: "Los jueces tienen la manía de hacer doctrina cuando en realidad tienen que resolver el pleito" .
Por su parte, López Saavedra coincidió en que "las convenciones hechas por las partes en los contratos constituyen una regla a la cual las partes deben atenerse como a la ley misma" y que "cuando un juez falla apartándose de la letra de los contratos se está apartando de la ley".
Lascano Quintana, además, echó por tierra uno de los argumentos en el que se basó ese fallo (el que dice que la franquicia viola el contrato de concesión que establece la obligación del concesionario de contratar un seguro de RC con una suma asegurada determinada sin aludir a una franquicia).: "La concesión de servicios públicos establece ciertas normas entre el concedente (Estado) y el concesionario (en este caso, ferrocarril Metropolitano). Aparece un tercero, que es la aseguradora (en este caso, La Buenos Aires), que tiene un contrato de orden privado con el concesionario. Está claro que el contrato entre La Buenos Aires y ferrocarril Metropolitano no tiene nada que ver con el contrato de concesión", diferenció.
El fallo de la Sala A de la Cámara Comercial dice que los contratos de concesión son oponibles a terceros. Según López Saavedra, "los jueces tomaron la parte de contratos de concesión que favorece su postura e ignoraron otra que desvirtúa la solución que dieron. El contrato de concesión establece qué pasa si el concesionario no toma el seguro que se le exige. La solución que da es que, si hay un incumplimiento en cuanto a las condiciones del contrato de seguro, sea la autoridad de aplicación (la Secretaría de Transporte) la que tome el contrato de seguros y le cobre la prima que corresponda al concesionario. Y esta parte del contrato en la que condenan a la aseguradora es absolutamente ignorada por los jueces", señaló.
Lascano Quintana fue más allá: "No solamente la declara nula sino que además inventa una franquicia. Establece un 10 por ciento mediante un artilugio interpretativo que no se entiende. Además, dice que las compañías de seguro no deben ganar dinero. Esta jueza piensa que las aseguradoras son entidades de beneficencia que tienen que pagarle a cualquiera. La victima le dio lástima", consideró.
López Saavedra agregó su punto de vista sobre las posibles consecuencias del mismo: "Los jueces tuvieron una visión de muy corto plazo. Esta víctima va a cobrar, pero las miles de víctimas futuras no van a cobrar nada porque si esto sigue así, no va a haber seguros de responsabilidad civil. Este fallo hay que pelearlo hasta el final", defendió.
El fallo que declaró nula la franquicia en el caso de RC del ferrocarril Metropolitano, se produjo en medio de un debate entre los jueces de la Cámara para decidirse por una postura ante la franquicia que opera en los seguros obligatorios, por ejemplo, la de 40 mil pesos en el transporte de colectivos.
López Saavedra dijo al respecto que "habría una luz al final del túnel", después de todo: "El 8 de agosto, la Corte dio un dictamen del procurador declarando arbitraria una sentencia de la Sala M de la Cámara Civil que había decretado la inoponibilidad de la franquicia de transportes públicos de pasajeros (hablamos de la de ómnibus y colectivos, la de 40 mil pesos). Si bien no lo dice expresamente, fijó lineamientos bastante claros respecto a que las franquicias deben ser respetadas. Es un dato muy novedoso", reveló.
Al parecer, la obviedad es que, sin franquicias, determinados seguros no podrían existir. Ayuda pensar así el hecho de que cuando el seguro de autotransporte de pasajeros no tenía franquicia, muchas aseguradoras quebraron. "La resolución de Superintendencia que fijó la franquicia de 40 mil pesos no nació de un repollo, tiene una historia. Era la única salida. Es mucho peor el no-seguro, que un seguro con franquicia de 40 mil pesos", evaluó López Saavedra. Y finalizó: "No es que sea técnicamente imposible un seguro sin franquicia. Es una cuestión de precios. Pero no olvidemos que las líneas de colectivos tienen congeladas sus tarifas desde el 2002. El Estado les prohíbe subirlas y tal vez eso les permitiría pagar un seguro sin franquicia".