Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
REASEGUROS
Carlos Salinas, CEO de Global Asset Link, dijo que el mercado asegurador se viene acercando a una mayor retención: "La sesión del mayor negocio del sector (automóviles) se mantiene por arriba del millón de dólares, con lo cual está absolutamente retenido", señaló.
1 de enero de 2007
Las catástrofes naturales ocurridas durante 2005 provocaron los siniestros más importantes de la historia del reaseguro mundial. Aunque el golpe fue absorbido por el sector y no puso en peligro la supervivencia de las compañías, la mayoría de los operadores tuvieron resultados negativos, rebajas en sus calificaciones de riesgo y se están viendo obligados a reconstituir el capital perdido. En la Argentina, muchos negocios se vieron afectados por este endurecimiento. Para tratar el tema, Pool Económico convocó a Carlos Salinas, CEO de Global Asset Link, consultora especializada en reaseguros.
Cuando se le consultó sobre si en la reciente renovación de los contratos de reaseguro hubo una suba en las tasas o cambios en términos de condiciones, Salinas dijo que "no se trata de una suba de tasas, sino que, por el contrario, el mercado, desde hace dos años, se viene acercando a una mayor retención". Recordó que, de hecho, la última estadística de la Superintendencia de Seguros marcó para el balance anterior únicamente un 12 por ciento de sesión: "Lo que hace el mercado es retener más el negocio. La sesión del mayor negocio del sector, que es el de automóviles, se mantiene por arriba del millón de dólares, con lo cual está absolutamente retenido". Estimó que uno de los motivos es que las compañías, debido a los numerosos robos de vehículos, tratan de cubrir la cobertura de casco: "El impulso de la industria del robo tiene efectos directos sobre las compañías".
Salinas señaló, para explicar por qué estos bajos índices de sesión se dieron en otros ramos (no sólo automóviles), que en general bajaron los valores de la industria en total: "Después de la devaluación hubo revalúos, pero los valores respecto de, por ejemplo, la construcción y maquinaria, también han bajado de forma importante o bien se han mantenido estables. Esto hace que los contratos de reaseguro –sobre todo los que son en dólares– no tengan necesidad de estar cerca del negocio tradicional de todos los días. Si hablamos de incendio, la mayoría de los negocios son comunes y no superan los 10 millones pesos, es decir, 3 millones de dólares. Y la capacidad de las compañías está en 10 millones de dólares", detalló.
En general, la "excusa" que las aseguradoras les dan a los productores asesores cuando no toman un riesgo (sobre todo los "difíciles de asegurar"), es que no se encuentra reaseguro para el mismo. ¿Esto es así o se trata de coberturas que retienen las compañías? Al respecto, el CEO de Global Asset Link indicó que los mercados que deciden retener el negocio deben tener en cuenta varias cosas: "Su propia administración, el volumen real del negocio que va a tener y su propia solvencia. Tomar riesgos que no están dentro de la política de cualquiera de esas tres partes hace que la compañía lo piense antes que seguir por la vía facultativa. Un riesgo que yo no estoy dispuesto a asumir dentro de mi propia retención, sería difícil que lo pueda aceptar en forma facultativa, salvo que el negocio me interese mucho como volumen. El problema que hay en el negocio facultativo es que el precio que hay que cobrar (cuando el reasegurador lo toma en forma facultativa) es mucho más alto que el precio con el que compite localmente, porque ahí sí pasamos a lo que es una tasa internacional. Hay muchos factores que hacen que yo, como asegurador, si estoy decidido a retener y a hacer un negocio diferente, lo piense antes de hacerlo. Puede pasar que no tenga capacidad para tomarlo, que no esté dentro de mi política de suscripción, o que no consiga reaseguro. Cualquiera de esas cosas puede ser verdad. Reaseguro hay para todo; el tema es pagar el precio. Pero muchas veces la decisión puede pasar por la estrategia de suscripción. Aunque algunas compañías no tengan un manual de política de suscripción, todas siguen una política definida sobre qué negocio tomar. En capitales mínimos estamos viendo decisiones puras de compañías de trabajar fuertemente en combinado familiar e integrales de comercio. Es una decisión política de asumir riesgos en los que están menos expuestos o en los que pueden tener un respaldo que los acompañe", concluyó Salinas.