Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
ECONOMIA 2006
Ezequiel Asensio, de la consultora en economía y finanzas Fundamentals, dijo que el hecho de que Kirchner tome el control de la economía en forma directa, "no es bueno desde el punto de vista de las inversiones" y que "lo deja sin fusibles".
1 de enero de 2007
Ezequiel Asensio, de la consultora en economía y finanzas Fundamentals, y Eduardo Blasco de la consultora en finanzas Maxinver, estuvieron en Pool Económico para analizar las perspectivas económicas y financieras de la Argentina a corto y mediano plazo. Blasco empezó el bloque hablando de cómo frenar la inflación: "La única forma estructural de combatir la inflación es con la restricción de la demanda, ya sea por vía de la restricción monetaria, vía directa por el Banco Central, o de forma mucho más clara, y para mí la más importante, que es vía un mayor superávit fiscal que se dedique a amortizar deuda en el exterior. En una época se entendía que tener más de 3 por ciento de superávit primario impedía, casi por definición, el crecimiento. Pero yo creo que hoy un alto superávit no está en contra de seguir creciendo. El superávit primario que no vuelva al mercado es ideal porque es anti-inflacionario. El otro punto a tener en cuenta es generar una mayor oferta, que corre por dos caminos: la habilitación de importaciones y la inversión", dijo Blasco.
Por su parte, Asensio habló de la relación dólar alto-política distribucionista: "A nivel macro hay inconsistencias entre lo que dice y hace el Gobierno. Mantener un dólar alto y seguir con la discusión del 1.900 donde los agroindustriales pedían un dólar alto para ser competitivos pero no invertían y en dónde siempre la competitividad está dada por un tipo de cambio nominal y no por un aumento de la productividad o del stock de capitales, es una situación que pagamos los consumidores. Claramente, un salario es más bajo si el tipo de cambio es alto y el nivel de pobreza e indigencia no va a bajar así. Así que dólar alto y política redistribucionista no van juntos. Por otro lado, las medidas para fomentar el crédito son indispensables, pero con eso no se soluciona la inflación. Son todos minigolpes de corto plazo, políticos, con impacto social", advirtió el especialista.
Para el 2006, el escenario económico, según Blasco, seguirá contando a nivel internacional con "un mundo creciendo a buenos promedios y con tasas bajas". Además, dijo que "los puntos a favor de la economía interna (superávit y alto crecimiento) seguirán igual". Concluyó diciendo que "todo depende de lo que haga el Gobierno con todo esto".
Para finalizar, Blasco habló de la salida del ministro Lavagan (que deja la sensación de que Kirchner toma el control de la economía en forma directa): "El principal problema de eso es que el presidente se queda sin fusibles. Eso es malo", remató. Asensio aportó: "Desde el punto de vista de la inversión, no me parece lo más claro. No es lo mejor para este momento en el que la inversión tiene que crecer. Esto de concentrar todo no es bueno. No es una señal positiva que despeje el horizonte", advirtió.