Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
ENTREVISTA A JORGE D’URBANO
El adscripto a la gerencia general de HSBC-LBA, dijo que más que en los capitales mínimos, "hay que hacer foco en la evaluación de los pasivos y controlar la actualización de los juicios".
1 de enero de 2007
Jorge D’Urbano, adscripto a la gerencia general de HSBC-LBA estuvo como invitado especial en Pool Económico. Habló sobre el Precoloquio de IDEA, sobre el control de la Superintendencia de Seguros de la Nación y especialmente sobre capitales mínimos. Además, profundizó sobre qué pasa y qué va a pasar con los precios.

Te convocamos para el programa aniversario pero no pudiste venir porque participabas en el Precoloquio de IDEA, que se organizó en Mendoza el 1 y 2 de septiembre, ¿qué clima se vivió?

D’Urbano: "Es muy bueno que se hagan precoloquios regionales, porque si bien uno conoce a todas las empresas, ahí toma conciencia de las cosas importantes que se hacen es este país. Hay casos muy interesantes. Obviamente el tema central es el de los vinos, que es de mucha importancia para la Argentina, y la diferencia con otros países que producen mucho menos y exportan mucho mas. Después, como preocupación o propuesta, hubo un capitulo dedicado a la educación. Es muy bueno que desde la órbita empresaria se opere de esa forma".

¿Cómo sentiste la apreciación respecto de la política que está llevando a cabo el Gobierno? ¿Había molestias o reclamos?

D’Urbano: "Diría que fue bastante neutro en ese aspecto. Lo que se observó en el coloquio es que no hay una actitud crítica al Gobierno cualquiera sea. O sea, que no hay una carga política porque no es la idea. Sí hay una voluntad de propuestas para el país".

¿Y sobre el tema del control de precios como una forma de parar el proceso inflacionario?

D’Urbano: "Más allá del color político, está comprobado que los controles de precios nunca sirvieron para nada. Hay algunas políticas en ese sentido en la Argentina de hoy. Como opinión personal, me parece que no es nada bueno que eso avance. Pero diría que en el coloquio no hizo foco en ese aspecto".

Cerremos el coloquio y pasemos ahora al mercado de seguros, que lo conoces muy bien desde hace mucho tiempo. Hace más de 20 años que estás en La Buenos Aires, has pasado por todas las etapas. La Superintendencia de Seguros envió a las cámaras empresariales proyectos para hacer modificaciones importantes en los capitales mínimos, préstamos con garantía hipotecaria e inmuebles. Los dos últimos temas salieron finalmente como resolución, pero el de capital mínimo no. ¿Considerás que hay que aumentar los capitales mínimos para aumentar la solvencia de mercado?

D’Urbano: "Yo creo que el capital mínimo en la Argentina es muy mínimo todavía. Creo que sí habría que aumentarlo. De cualquier forma, son pocas las compañías (por ahí leí que hay alrededor de 40) que están bajo el régimen de capital mínimo, que su nivel de venta no requiere mayor capital. Pero más del 80 por ciento de la venta de seguros en la Argentina esté realizado por compañías que superamos ampliamente los requerimientos de capital mínimo. El capital mínimo está muy bien para una compañía de limpieza. Luego, el régimen que tenemos de capitales, que es el modelo europeo, básicamente está muy bien, que funcione y se aplique tal cual como fue enseñado. Hay muchos indicadores técnicos, pero mas o menos es el crecimiento de capital versus el margen de solvencia. La única diferencia es, por ejemplo, en Europa. Allí las compañías crecen a más de una tasa (creo el 15 por ciento anual). Requieren el doble de capital y eso es muy lógico porque tienen que ver con lo que hablábamos antes de los precios. El Estado no debe controlar los precios, debe controlar la solvencia de las compañías. Y en seguros es muy fácil crecer. Esta película ya la venimos viendo hace mucho tiempo: bajamos los precios a la mitad, crecemos brutalmente, y nos estrellamos. Más de 120 compañías quebraron así en la Argentina. No hay mucho que explicar en ese aspecto, pero si un empresario quiere hacerlo, es valido. Cada uno es libre de usar su plata como quiere, pero si está creciendo irresponsablemente se debe requerir mayor capital. Entonces creo que ahí hay que hacer foco en la evaluación de los pasivos (que se avanzó mucho respecto de los requerimientos de IBNR y de IBNER) y controlar la actualización de los juicios. Esa es la labor de la Superintendencia: mantener el capital que requiera la norma, que es bastante buena".

Entonces, vos consideras un aumento.

D’Urbano: "Para una compañía nueva, que no llega a superar los 3 millones por el nivel de ventas, me parece bien que suba el capital mínimo. Porque en el fondo, antes del 2001 los 3 millones eran en dólares, y ahora quedaron en pesos. Hubo inflación, ajustes y siguen siendo 3 millones de pesos. Con lo cual, al llevarlo a 10 millones de pesos, en el fondo estamos actualizando los 3 millones de dólares y algunos dicen que esto es mucho más que la inflación. Es un negocio donde creo que no se puede discutir 1 millón de dólares. El empresario de seguros administra fondos de terceros, por lo tanto tiene mucha responsabilidad al respecto. Y mucha responsabilidad respecto al resultado positivo de cualquier compañía dentro del ámbito económico. Pero en seguros hay una respuesta mayor. Fijémonos que las nuevas actividades relacionadas con seguros, que son las AFJP y las ART, tienen un régimen muy estricto del capital porque también hacen lo mismo: administrar fondos de terceros".

Entonces, vos consideras que debería haber un aumento con alineamientos para mantener un mercado solvente. El tema es el control. Que la Superintendecia controle fehacientemente los pasivos y activos.

D’Urbano: "Exactamente. Más que el capital mínimo, se trata de ver cómo evolucionan los pasivos, cuáles son los índices de solvencia y no hay que hacer ninguna modificación. Hay que aplicar las normas que ya existen. Hay que reconocer que la Superintendencia está trabajando mucho mejor que hace 10 años. Hubo avances muy buenos. Pero en Europa se viene lo que se llama solvencia 2, que son requerimientos de solvencia mucho más agresivo que los que existen hoy. La Argentina tendría que ir mirando, porque el futuro va por otro lado".

¿No creés que en cuanto al control de la Superintendecia haya que hacer algún cambio? Vos lo decís en comparación a los últimos 10 años, pero también en el medio hubo caídas estrepitosas de compañías como Omega y Lua que dejaron un tendal de juicios y de asegurados en problemas.

D’Urbano: "Yo creo que la Superintendencia está en una situación mucho más responsable, cumpliendo su función, cosa que antes no pasaba. Creo que es un problema de recursos y de estructura para poder atender o controlar la cantidad de compañías que hay. Quizá sea muy útil utilizar los estudios contables que auditan a las compañías. Creo que eso podría agilizar el control. Estamos avanzando positivamente".

Con respecto a las otras 2 normativas que sí salieron como resolución (la de préstamos y la de inmuebles, concretamente rubro de inversiones). En síntesis: ¿Cuál es tu opinión? ¿Las leíste?

D’Urbano: "No las leí en detalle, pero creo que hay una cosa muy concreta: el no incluir a los inmuebles que no están dedicados a la renta como parte de capital, me parece un error enorme. Y lo digo porque en el fondo es así: uno tienen el inmueble (que es inversión) y en lugar de pagar una renta, tiene valor rotativo. Si necesita el inmueble, alquilarán otro lugar. Seguirá pagando el mismo valor rotativo que tiene ese inmueble y lo vende, lo cual es una inversión como puede ser un titulo público o un plazo fijo. Me parece que si sale de esa forma es malo porque la industria de seguros en el mundo es la primera industria que invierte en la construcción de bienes raíces y eso dinamiza la economía, lo cual tiene un doble efecto: es bueno para la compañía como inversión y es bueno para la economía del país como dinamizador".

¿Qué está pasando con los precios y qué va a pasar?

D’Urbano: "En 2002 y 2003 hubo una reducción del costo de la responsabilidad civil. Era más fácil transportar casos en RC y hubo reducción del robo de autos. Esto produjo por primera vez en la historia un resultado técnico positivo en 2004. Como hay una gran vocación de los asegurados de perder plata en la Argentina, rápidamente entramos en un proceso malo. Será porque durante muchos años nunca se ganó plata y siempre se ganó algo con inversiones. En cuanto se ve una rentabilidad, rápidamente se bajan los precios. Además, ahora hay una rentabilidad de inversiones favorables ficticias porque es la actualización del CER de los títulos públicos que vienen de 2002. Por lo tanto, estamos devengando utilidades anteriores y además ajustes de CER de los títulos públicos que en definitiva no son fondos disponibles, aún cuando eso muestra un balance positivo. En esos balances hay una parte que es una propensión contable, nada mas. Hay algunas guerras de precios, pero yo creo que no va a ser tan dramática como en otro momento. Creo que hay una mejor conciencia en este tema y vamos a estar viendo los precios estabilizados o subiendo un poco".

¿Vos notas un cambio de tendencia? ¿Podemos esperar llegar al próximo ejercicio con números positivo de nuevo?

D’Urbano: "En resultados técnicos yo creo que vamos a ver una mejora. Creo que tenemos para un par de años razonablemente buenos".