Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
SEGURO DE GANADO
Según el coordinador general de la Oficina de Riesgo Agropecuario de la Secretaría de Agricultura, Santiago Paz, "se están calibrando modelos internacionales para ser aplicados al MERCOSUR ampliado, más Chile y Bolivia"
1 de enero de 2007
Para dar respuesta a una consulta que un televidente acercó la producción del programa vía e-mail sobre seguro de ganado, Pool Económico invitó a Santiago Paz, coordinador general de la Oficina de Riesgo Agropecuario de la Secretaría de Agricultura.
La realidad es que la producción de los seguros pecuarios es ínfima (menos del 0,01 por ciento del total del ramo) y la oferta de cobertura hoy es muy acotada. De las 30 aseguradoras que ofrecen seguros agropecuarios sólo 2 compañías aseguran ganado.
Paz explicó por qué la oferta de seguro de ganado es tan reducida y cómo se podría ampliar: "lo que hay hoy en el mercado son pólizas para ejemplares de competencia o de pedigrí. No sé si no hay oferta, porque quizás pólizas haya, pero no hay una buena recepción del productor ganadero. Al menos desde la Secretaría de Agricultura lo que recibimos como demanda del productor no es un seguro por mortandad de los animales, que es raro que ocurra, pero sí por pérdida de kilos debido a sequía en las pasturas. Al productor le gustaría cubrir esta pérdida", introdujo Paz.
El coordinador general de la Oficina de Riesgo Agropecuario de la Secretaría de Agricultura no pudo asegurar que efectivamente no hay hoy en el mercado pólizas parar cubrir la baja productividad de leche, daños por estampida o responsabilidad civil: "yo no podría decir que no hay oferta, porque quizás está aprobada la póliza. Incluso no hay una efectiva demanda, no hay mercado, no se cruza la oferta y la demanda. No puedo asegurar que no haya ese tipo de pólizas, pero lo que sé es que las compañías de seguros no las colocan. Eso es una realidad. En otros países principalmente España, tiene seguro ganadero por muerte, por robo y por perdida de quilos por sequías o inundaciones y por perdidas de leche", comparó.
Esta situación en la que no se cruzan la oferta y la demanda, para Paz tiene que ver con dos cosas: "es difícil para la compañía, para el mercado asegurador, proveer ese servicio y además hay inconciencia del productor agropecuario. Es parte de las dos cosas. Pero además el seguro ganadero es un seguro técnicamente muy difícil porque, al menos los que yo conozco que están funcionando con relativo éxito, son seguros de tipo índice, es decir, donde se asegura contra la evolución de un determinado indicador, como por ejemplo, las precipitaciones. Sucede que hay que hacer muchos estudios a campo y tiene muchas dificultades técnicas porque uno se enfrenta con dos problemas: en primer lugar, traducir ese exceso o déficit de precipitaciones en una disminución de los rindes de la pastura, de los quilos por hectárea de la materia seca. En segundo lugar, traducir la menor cantidad de forrajes o pasturas posibles en pérdida de quilos. No es que no existen modelos; hace años que están. Pero hay que calibrarlos para cada región en particular", advirtió Paz.
"Desde la Oficina de Riesgo Agropecuario en la Argentina, en esta primera etapa de calibrar el modelo que pueda dar cuenta de cómo se afecta el rinde de los forrajes naturales o implantados por la sequía, estamos trabajando a nivel regional para el MERCOSUR ampliado, más Chile y Bolivia. Para este región hay modelos internacionales que tienen que ser calibrados para aplicarse. Nosotros tenemos un proyecto que empezaría el año que viene para calibrar a campo estos modelos. El mismo modelo no puede ser aplicado a diferentes regiones. Cada región debe aplicar el propio", concluyó Paz.