Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
CASO BLUMBERG
Pool Económico entrevistó al analista político Rosendo Fraga y le consultó sobre las implicancias políticas de la marcha y el petitorio.
1 de enero de 2007
Pool Económico entrevistó al analista político Rosendo Fraga y le consultó sobre las implicancias políticas de la marcha y el petitorio.

Pool Económico: El petitorio de Blumberg de endurecer las penas para ciertos delitos, ¿es ideológicamente opuesto al Gobierno?, ¿puede la aprobación del petitorio provocar una ruptura con sectores de izquierda?

Rosendo Fraga: Yo creo que es ideológicamente opuesto, porque si uno analiza los nombres que el presidente propuso para la Corte y la Procuración, se encuentra con gente que piensa de forma contradictoria al petitorio Blumberg. Eugenio Zafaroni lo especificó; lo diputados de izquierda y de centro izquierda que apoyan al presidente votaron en contra del proyecto y aún los diputados justicialistas del bloque minoritario dentro del justicialismo que apoya al presidente, no tuvieron una actitud muy clara.
Yo creo Kirchner va a evitar aceptar como tal el petitorio Blumberg. Va a buscar ganar tiempo, evitar que esto le genere una crisis con la izquierda mientras calibra si lo que pasó la gente es la puesta en marcha de un fenómeno permanente o esporádico.

PE: ¿Podría calificarse como una marcha opositora al Gobierno, a la marcha por la inseguridad a la que concurrieron sectores muy heterogéneos?


RF:
No fue una marcha opositora. Creo que el gobierno, erróneamente, la transformó en eso. La gente no salió en contra del gobierno, sino a reclamar soluciones a un problema concreto.
Pero el gobierno lo sintió como una marcha opositora. Un síntoma de esto es que el canal oficial no transmitió la marcha. Percibió que el reclamo de la gente iba en dirección contraria de donde el gobierno estaba ideológicamente y cometió un error: darle sentido opositor a un acto que era neutro.