Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
ABOGADOS DEL SEGURO
“La gestión del siniestro es clave porque afecta la rentabilidad de las aseguradoras”
Juan Miguel Trusso, socio del estudio Tallone Abogados, Diego Grin Bonomo, titular del estudio Grin Bonomo & Asoc. Abogados, y Juan de Iriondo, titular del estudio De Iriondo y Asociados, opinaron en Pool Económico sobre cómo las compañías de seguros deben afrontar la problemática de los juicios y actuar rápidamente en las instancias previas para evitarlos.
24 de octubre de 2017
La revista Estrategas preparó un exhaustivo informe sobre la problemática que afrontan las compañías de seguros para reducir la litigiosidad, y Pool Económico entrevistó a tres de los abogados que participaron de las 22 entrevistas, Juan Miguel Trusso, socio del estudio Tallone Abogados, Diego Grin Bonomo, titular del estudio Grin Bonomo & Asoc. Abogados y Juan de Iriondo, titular del estudio De Iriondo y Asociados.

Pool: La mochila de juicios y mediaciones que soporta el sector asegurador alcanza los 560 mil expedientes. El 57% del stock proviene de Riesgos del Trabajo. Por fuera del sistema de Riesgos del Trabajo, la litigiosidad en seguros Patrimoniales sigue en aumento, ¿a qué lo atribuyen?

De Iriondo: Principalmente la reducción de la litigiosidad tiene que ver con las medidas que toman las compañías para tratar de que los siniestros se acorten y pararlos lo antes posible. En todos esos juicios se ve involucrada la responsabilidad civil. Son muy pocos aquellos que se producen por incumplimiento contractual. Es donde las compañías ponen un foco más fuerte para evitar que el siniestro avance a un estado de mediación o de juicio, porque a medida que avanza, los costos son muchísimo más caros, no sólo por los intereses, sino por el incremento que tiene cada uno de los juicios.

Grin Bonomo: Si bien la cantidad nominal de juicios sigue creciendo, lo hace menos que proporcionalmente al aumento del parque automotor, del parque de vehículos asegurados, y en gran medida por las políticas proactivas que están llevando las compañías, tanto en instancia extrajudicial, como mediación. Incluso hay muchas que han reforzado sus equipos internos para todo lo que es atención a terceros y un mayor desarrollo del sistema de Cleas. Son varios elementos que ayudan a la reducción de la litigiosidad.

Pool: ¿Cómo se puede frenar el ingreso de juicios? Trusso en el informe decía que “las compañías tienen que gestionar sus costos desde los siniestros”.

Trusso: Hoy la gestión del siniestro es un tema determinante en las compañías porque afecta su rentabilidad. Va a ayudar al antifraude, que es una cuestión que sigue avanzando. Casi el 11% de los siniestros son fraudulentos. Es un tema central porque, sacando la rentabilidad financiera, las compañías de seguros tienen rentabilidad técnica negativa. En nuestro país la rentabilidad financiera ha sido muy importante, pero si empieza a bajar, hay que atacar parte del negocio que es la gestión del siniestro. Principalmente en RC de cada 100 pesos que facturás por la prima, gastás entre siniestros, y demás, 112.

Pool: Claramente están poniendo el foco en la etapa extrajudicial, antes de que se convierta en una demanda judicial, ¿es así?

Trusso: Lo que tienen que hacer las compañías es llevar eso a la práctica. En el resultado final pagás números distintos si llegás a juicio, si estás en extrajudicial o en la etapa de mediación, que ahí la diferencia porcentual es mínima, pero muchísimo más si al siniestro lo atacás desde el minuto uno. Ahí no solamente reducís el costo del siniestro, sino que definís los fraudes, que se definen mucho en el momento uno. No por la existencia del hecho, sino en cuanto a la entidad de la lesión que te pueden incorporar y la posibilidad de que haya exclusiones que se pueden investigar desde el inicio, que después es difícil de investigar, por la cultura que rodea a la litigiosidad en Argentina. Hay que trabajar también en las cuestiones tecnológicas y dejar el papel. Tener sofware para que intervengan todos los integrantes de la cadena del siniestro.

De Iriondo: Es en donde las compañías más se han reforzado y más trabajan en forma coordinada con el productor abriendo canales para tomar la denuncia del siniestro para poder intervenir rápidamente, con servicios en donde se miden los resultados de los estudios y se comparan. No es fácil. Se trabaja en conjunto con las compañías cambiando sistemas y adecuándolos a la era moderna con instrumentos nuevos de intervención, de negociación. Es en donde la compañía más premia que uno concilie un caso porque te permite evitar el juicio donde los costos son mucho más altos. Hay abogados que negocian antes y otros que ven el negocio de otra forma. Eso depende de la jurisdicción en donde trabajan también, porque tienen la ventaja de que, de acuerdo a las pericias médicas oficiales, por ejemplo, una cervical son 3 o 5 puntos en Capital Federal y en Morón o Zona Sur son de 8 a 14.

Grin Bonomo: Las compañías están teniendo cada vez en cuenta la jurisdicción en donde tramitan la mediación o eventualmente el juicio para adecuar la estimación que hace el médico en cuanto a la incapacidad. Cada vez se analizan más puntualmente los casos, no es que dicen “3 porciento de incapacidad por 3.000 pesos, son 9.000”; dicen “Si esto puede llegar a salir 50.000 o 60.000, un arreglo en 30.000 es conveniente”. Cada vez son más flexibles las compañías en ese sentido.

Pool: ¿Qué habría que hacer para que los magistrados conozcan más sobre la técnica del seguro?

Grin Bonomo: En los últimos fallos que hubo, sobre todo de la Corte, si bien no son totalmente vinculantes, sino que se aplican en casos concretos, dan lineamiento de estudiar la técnica del seguro. En ese sentido es beneficioso. Los jueces son más proclives a tratar de entender. Me ha pasado de ir a audiencias y que el juez intenta entender de qué se trata, no para darle la razón a uno, pero por lo menos le genera la inquietud de estudiar el tema y no decir “la victima tiene que quedar con una indemnización”, sin siquiera analizar las exclusiones o temas de límite de la cobertura, o cuestiones similares.

De Iriondo: No creo que haya un desconocimiento de los jueces en materia de seguros. Lo que prima en muchos casos es variables distintas al momento de tomar una resolución judicial. Claramente no es por un desconocimiento sobre una exclusión de la cobertura, sobre un límite de un seguro. Conocen los contratos.

Pool: ¿Cuál es su opinión sobre la resolución del “fallo Flores”?

Trusso: El caso del “fallo Flores” es una medida muy aliviadora al mercado. Los jueces desarrollan muy bien el tema. La industria del seguro debe ayudar a los jueces. Excede al tema de entender la cuestión, es entender que la aseguradora es una empresa que tiene como objetivo hacer un negocio.

Pool: ¿En los fallos no habría que salir a proteger al más débil?

De Iriondo: Esa es la función social del seguro.

Trusso: No es lo que técnicamente corresponde. Puede estar esa visión, pero no es lo que corresponde y tampoco es lo que dijo la Corte. Los jueces inferiores, para salir de lo que los jueces de la corte resolvieron, tendrán que explicar que no se dan los mismos extremos que en ese caso. Un juez no puede aplicar otro criterio diferente al de la Corte porque no está de acuerdo, sino que lo hace porque los extremos que se tratan en ese caso particular son diferentes a los que trató la Corte.

Grin Bonomo: En el “fallo Flores” la corte específicamente trata el tema de defensa al consumidor. No tiene mayor entidad la ley de Defensa al Consumidor por encima de los parámetros de la ley de Seguros. Los hechos que fundamentaron en el “fallo Flores” son anteriores al cambio del código (Nuevo Código Civil y Comercial). Cuando llegue un caso con el nuevo código, hay que ver si se mantienen los mismos fundamentos.

De Iriondo: El juez mira otro panorama porque hay varios fallos en los que en primera instancia en la sentencia condenan en forma absoluta y total, en segunda instancia dan una concurrencia pero suben los montos, y se termina pagando lo mismo o más.

Pool: ¿Hay algunos fallos que salen de criterios lógicos?

Trusso: Independientemente de discutir si la suma a indemnizar es alta o baja, lo que más preocupa es cuando se ataca la naturaleza propia del contrato de seguro. Eso es peligroso. Las sumas podrán discutirse. El contrato de seguros tiene pautas muy claras y está sujeto a una técnica específica en la cual la aseguradora cuando sale al mercado a vender su cobertura lo hace con determinado análisis y mucha profundidad de los actuarios, cosa que no se puede dejar de lado. Si se cubre una determinada situación con ciertas características, hay que aplicar esas características y esa situación.

De Iriondo: Las compañías tienen en cuenta la naturaleza del contrato. Si en segunda instancia se logra una concurrencia y el asegurado ve que al final del día le salió más caro, no se va a poner muy contento por más que se haya logrado respetar el contrato de seguro. Hoy los números son los que manejan el resultado.