Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
REASEGUROS
"El precio de la renovación de los contratos de reaseguros depende del propio resultado histórico de cada compañía, de cómo superó los riesgos y de cuáles fueron sus resultados de reaseguro", dijo Juan José Comerio, presidente de GenRe.
1 de enero de 2007
El reaseguro es el seguro que toman las compañías de seguros para cubrir parte de los riesgos que no pueden asumir con capital propio. Es el seguro de las compañías de seguros. Existen dos tipos de reaseguro: el reaseguro facultativo y el reaseguro automático o contratos. El reaseguro facultativo se negocia cobertura por cobertura, en cambio en el automático se negocia todos los negocios de un ramo.
El 30 de junio se hizo la renovación de todos los contratos de reaseguros, y Juan José Comerio, presidente de GenRe, estuvo en Pool Económico para dar detalles de cómo se realizó: "el tironeo por subir o bajar los precios del reaseguro es un clásico de todos los años, es la previa a todas las renovaciones. La realidad está muy lejos de hablar de precios que suben o bajan. El mercado está segmentado, compañía por compañía. No hay un mercado que renueva, sino una compañía que renueva, otra que también lo hace, y otra y otra. Su precio de renovación varía según múltiples variables, fundamentalmente de su propio resultado histórico, de cómo superó los riesgos y de cuáles fueron sus resultados de reaseguro. Por lo cual, las compañías que tuvieron mejores resultados que otras, tienen una probabilidad de condiciones más benévolas", reveló Comerio. "El segundo factor es esa área de riesgo que se transfiere a reaseguros que normalmente no está afectada por la siniestralidad y que se transfiere porque obviamente está expuesta a un desvío y que puede poner en problemas a la compañía de seguros –continuó-. En esa área el precio está determinado por dos variables: una es el precio de la transferencia económica de ese riesgo (precio que se traduce en una prima de reaseguro y que la compañía transfiere al reasegurador), y otra es el riesgo que la compañía de reaseguros asume como riesgo de crédito, al cederle al reasegurador prima por siniestros potenciales que podrían ser o no, cuyo recupero podrá ser llevado a la práctica en un proceso de equis años. A mayor cola larga respecto a las coberturas subscritas, mayor riesgo de crédito. El precio entonces tiene que ser una resultante de cuánto riesgo de crédito el mercado quiere tomar en ese sentido. Pagará menor prima por transferencia de riesgo económico. Nosotros en nuestra compañía, cuando arbitramos este tipo de situaciones, buscamos clientes que estén dispuestos a practicar un riesgo de crédito prácticamente nulo, es decir que para ellos el transferirnos las primas de reaseguros no sea ningún riesgo y en consecuencia que paguen un precio por ello", concluyó Comerio.
Uno de los principales inconvenientes de la renovación de contratos de reaseguros que se realizó a fines de junio, según Comerio, fue la información, en cuanto a cómo sale del mercado asegurador hacia al mercado reasegurador: "sobre todo en un país como Argentina, donde después de la devaluación de la moneda en 2001, que distorsiona toda la información, fluctuación que va desde inflación hasta devaluación, elementos complicados de entender si no se tiene una gimnasia en el tema, esto es un problema y va a seguir siéndolo. Después los problemas vinculados con líneas de negocios en particular. Tenemos como siempre las líneas de negocios de cola larga, que son difícil de entender y comprender. En particular tenemos la defensa civil patronal. Las compañías buscan reaseguros para lo que son las crisis patronales, lo cual es muy complejo, porque no podemos dar una prima si no conocemos la exposición real. Vamos a tener que actuar en forma conjunta. No podemos tarifar un riesgo que todavía no conocemos", concluyó.