Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
PROPIEDAD INDUSTRIAL E INTELECTUAL
"Una modificación en el Código Aduanero permite a las autoridades parar un despacho de mercaderías cuando es evidente que hay falsificación y piratería", aseguró Nora Félix, experta en patentes y marcas.
1 de enero de 2007
Para hablar sobre cuál es el marco legal actual en la Argentina para el registro de productos, servicios o ideas, Pool Económico convocó a Norma Félix, quien tiene un extenso currículum en patentes y marcas, y que además creó el Instituto de la Propiedad Industrial, la Ley de Patentes de Argentina.
"En general hay confusión sobre cómo proteger las distintas creaciones de los seres humanos, empresas, etc. Debemos diferenciar lo que se denomina propiedad intelectual de lo que es propiedad industrial. En general, el término propiedad intelectual es abarcativo de ambos. Pero en Argentina tenemos dos registros diferentes: uno es registro del derecho de autor y el otro es el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial. En la oficina de derecho de autor (dependiente del Ministerio de Justicia) se depositan obras literarias, científicas, software, música. Todo lo que es creación del espíritu humano y lo regocija. En el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial, lo que vamos a proteger es lo que tenga que ver con los avances de la técnica y todo aquello que identifica a todos los productos y los servicios", señaló Félix.
Según la experta, en lo que respecta a una obra literaria, su creador, aunque no la deposite en la Dirección de derecho de autor, "tiene un derecho personal importante, la obra siempre va a ser de él". En cambio en una marca, una patente, en un diseño industrial, apuntando a lo económico, al mercado, "estos registros son territoriales".
Respecto de mercadería pirata o falsificada, hay dos iniciativas importantes: "uno de los dos grandes puntos es el derecho que me da registrar mi marca o pedir la concesión de mi patente. Me da una exclusividad para usar mi marca o mi producto patentado en el mercado, me da el derecho de excluir a terceros que no inventaron lo que yo patenté", dijo Félix. Pero el problema es cuando un tercero utiliza la misma marca, el mismo diseño o copia un producto que ya está protegido: "en general el producto falsificado tiene la marca también falsificada. Hay distintas acciones para proceder cuando yo soy el titular de la marca y veo que otra persona esta vendiendo en el mercado algo similar, idéntico o de la misma marca", aseguró la especialista.
Y qué pasa cuando la mercadería que viene del exterior es copiada de alguien que la tiene registrada en el área local. ¿Qué ocurre cuando se exporta mercadería copiada?: "en diciembre se introdujo un artículo en el Código Aduanero, que le permite a las autoridades aduaneras parar el despacho de esas mercaderías cuando es evidente que hay falsificación y piratería. Pueden detenerlas en la zona primaria aduanera y evitar que salga a los canales de circulación donde sería más difícil de ubicar. En este momento hay un proyecto que se está debatiendo en el Congreso, que complementa esta actuación con un procedimiento muy ágil para aquellos titulares que sepan que se van a exportar o importar mercaderías que violan su derecho. Esto da un termino de 24 horas para que el juez intervenga para parar la mercadería. Esto aporta a que el titular pueda proteger aún más sus derechos de mercaderías, ya que no se puede controlar a simple vista si una mercadería es pirata o falsificada", concluyó Félix.