Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
CREDITOS: TASA VARIABLE Y FIJA
El gerente de Banco Río, Gustavo Massaro, aseguró que "las tasas variables de los créditos se van a ajustar por debajo de la inflación".
1 de enero de 2007
Como en la segunda mitad de los 90, los bancos volvieron a lanzarse a colocar créditos hipotecarios y prendarios. En los hipotecarios volvieron las líneas a 20 años. Por otro lado, medidas contra la inflación esperada (cercana al 10 por ciento) se ofrecen las tasas más bajas en muchos años. Según Gustavo Massaro, gerente de productos de créditos e inversiones de Banco Río, que estuvo en Pool Económico para analizar el tema, el retorno del crédito fue incipiente a fines de 2003, ya en 2004 las entidades empezaron a colocar sus productos con más fuerza y 2005 es de plena actividad en la materia.
Massaro dijo que las tasas en pesos son más bajas inclusive de lo que eran en la época de la convertibilidad: "hoy son más bajas en pesos de lo que eran en dólares en aquel tiempo". El gerente de Banco Río dijo que esa entidad financiera tiene una demanda de crédito promedio de 6 millones de pesos diarios con entre 60 y 70 operaciones al día: "el índice de aceptación de los créditos para esa cantidad de pedidos está entre el 68 y el 69 por ciento. El 70 por ciento de las operaciones para comprar una nueva viviendo y el 15 por ciento para construcción o refacción de casas", desmenuzó.
La realidad es que las propuestas parecen buenas pero los ingresos de la gente no siguieron los valores. Para sacar 50 mil dólares antes se pagaba 700 pesos/dólares por mes, y hoy para sacar esos mismos 50 mil dólares la cuota mensual es de 1500/2000 pesos, cuando los ingresos no siguieron esa evolución. Además los precios de las propiedades se mantuvieron en dólares: "hay un mito sobre el valor de las propiedades. En el corredor norte de la Capital Federal del Gran Buenos Aires los precios de las propiedades en dólares se mantuvieron con valores similares a los previos a la crisis. Pero esto no es así en el resto del país, ni siquiera en toda la Capital Federal ni en todo el GBA. Hay zonas en las que los precios de las propiedades en dólares están alrededor del 60 y 70 por ciento de lo que estaban previo a la crisis", aseguró Massaro.
El ejecutivo dijo que la situación puede ser más difícil para los que quieren comprar su primera casa, pero que el mercado para las personas que cambian de casa está muy activo: "otro mercado que se abrió con los préstamos a 20 años es el de inquilinos que por 600 pesos por mes acceden a 60 mil pesos de crédito. Si pueden completar ese monto con algo de ahorro, llegan a un departamento de 2 ambientes propio", agregó.
Massaro explicó que la variabilidad de las tasas de los créditos está sujeta a la variabilidad de las tasas de los plazo fijos: "el escenario de las tasas de los plazo fijos para este año es de tasas reales negativas (por debajo de la inflación). Por lo tanto, las tasas de los créditos también se van a ajustar por debajo de la inflación", aseguró. La pregunta que surge respecto a la tasa variable es si es riesgosa: "siempre el riesgo existe. Pero hay que recordar que en el mayor proceso inflacionario argentino (fines de los ‘80) el principal pico duró sólo 40 días. Los picos son puntuales y no sostenibles. La tasa variable es una alternativa. Pero obviamente con una tasa fija el cliente está mucho más tranquilo", concluyó Massaro.