Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
SEGUROS PARA COLEGIOS
María Marta Gahan, del broker de seguros Walsh y Asoc., aseguró que "la seguridad en los colegios mejoró, en lo que tiene que ver con seguros, gracias a los requerimientos que las ART les hacen a los docentes".
1 de enero de 2007
La trágica muerte de Amparo Alfonsín, nieta del ex presidente Raúl Alfonsín, alarmó a todos los padres con hijos en edad escolar y puso en el tapete una pregunta: ¿Qué medidas de seguridad y con qué seguros cuentan las escuelas? Para aclarar dudas estuvieron en Pool Económico Fernando Tornato, consultor especializado en seguros de responsabilidad civil, y María Marta Gahan del broker de seguros Walsh y Asoc.
"Los colegios están obligados a contratar una póliza de responsabilidad civil según la ley 24.830. Pero lo único que determina la ley es la obligatoriedad de tenerla, pero no especifica montos ni adicionales. Habla de un seguro, de la obligatoriedad de contratarlo y de la obligatoriedad de las Direcciones de Escuelas de controlar que esto se cumpla, pero sólo se verifica que la póliza esté emitida, ni siquiera que esté cobrada", advirtió Gahan. "Por otro lado –continuó-, las compañías de seguros no exigen ningún tipo de normas de seguridad, ni hacen inspecciones previas. Las normas de seguridad en los colegios mejoraron por la conciencia y el susto que tienen los colegios de la proliferación de juicios. Pero además, en lo que tiene que ver con seguros, gracias a las ART que hacen requerimientos a los docentes, pero que redundan en beneficio de los alumnos. Hablo por ejemplo de los matafuegos, los antideslizantes en las escaleras, etc".
Por su parte, Fernando Tornato trató de despejar dudas determinando la responsabilidad que tienen los colegios antes una fatalidad: "se dice que porque la muerte de Amparo fue una fatalidad al colegio no le corresponde responder y eso es un absurdo. El colegio es absolutamente responsable, según el código 1.113, por los daños con las cosas y por el riesgo vicio de las cosas. Cuando se modificó por ley 24.830 el artículo 1.117 del código civil, establecieron una responsabilidad tan absoluta sobre el propietario del establecimiento educativo, que solamente puede oponer el caso fortuito (hechos de la naturaleza), ni siquiera la propia culta de la víctima. El colegio es responsable de la seguridad de los chicos siempre que estén bajo su custodia, sea dentro o fuera del establecimiento", explicó.
¿Qué coberturas tienen los colegios para afrontar un accidente?, ¿cuáles deberían ser los montos de esa cobertura?. Tornato dijo que las leyes están tendiendo a asimilar el monto de lo que se llama "valor vida" al tope de la Ley de Riesgos del Trabajo ($180 mil, más $50 mil en caso de muerte), y según él "230 mil pesos es una cifra que por lo menos se puede considerar adecuada". "La problemática –agregó-, es que hoy los colegios están obligados a contratar un seguro y nada más. En una nueva etapa, las autoridades deberían disponer en qué condiciones o qué montos, pero sobre estos puntos no hay nada. Por lo tanto, los colegios dependen de su conciencia y de su economía para decidir el monto de su cobertura".
Por el lado de las compañías de seguros, según Tornato, no hay una conciencia de inspeccionar los riesgos: "muchos de estos seguros se contratan dentro de un paquete integral de comercio para el instituto y eso beneficia porque se hacen inspecciones por otros tema que no son la responsabilidad civil. Pero hay colegios que sólo toman el seguro de responsabilidad civil y en ese caso la aseguradora no hace inspecciones. Ese es un punto importante para prevenir y evitar accidentes". Por el lado de los colegios, según Gahan, hay miedo y mucho cuidado: "los docentes no tocan a los chicos en un accidente porque tienen miedo que se lo reclamen. Para eso los colegios tienen contratada una emergencia médica pero a veces por algo que no supone gravedad se llama al médico. Y a su vez los médicos magnifican las medidas también por cuidarse de posibles reclamos".