Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
REASEGUROS
Juan José Comerio, presidente de General Re, dijo que "el problema de una baja en los precios actuales es que se va a pagar con patrimonio dentro de 5 ó 6 años".
1 de enero de 2007
Juan José Comerio, presidente de General Re, y Alberto Avila, gerente general de Mapfre Re en la Argentina, estuvieron en Pool Económico para hablar de reaseguros: cómo está el mercado, cómo fue la renovación de julio y la evolución de los precios y juicios.
Comerio comenzó respondiendo sobre si volvió o no el mercado blando en tanto precios: "yo diría que no. Hablar de mercados blandos y duros es una simplificación cuando es un tema muy complejo". El presidente de General Re habló de dos razones: Primero la globalización que hace que utilicen criterios homogéneos para todas las reaseguradoras estén donde estén; y segundo la realidad de casa una (es muy distinta entre una y otra).
Por su parte, Avila comenzó hablando sobre la última renovación: "no fue una situación traumática. El tratamiento que se ha dado es una especie de Estatus Quo: mantenimiento de condiciones con ajustes individuales y sin modificaciones sustanciales en términos generales. El caso del ramo Automóviles, como siempre, merece por sus características más discusión".
Un tema que está en el tapete es la incipiente guerra de precios. Al respecto, Comerio dijo que saltó en las renovaciones de julio y que se está siguiendo muy de cerca: "es una situación muy compleja dado que los resultados de esta baja de precios no van a impactar en los balances de los próximos 2 años. Si bien podrán impactar en lo que hace a las coberturas de daños y robos; lo que hace a las coberturas de responsabilidad civil, todos sabemos, tiene un resultado diferido en el tiempo de entre 5 y 6 años, lo que implica que una baja en los precios actuales se va a pagar con patrimonio dentro de unos años. Ese es el problema. Como reaseguradores, para nosotros la evaluación de las políticas comerciales de las compañías es crítica. Esta baja es preocupante, además, porque financieramente les quita capacidad para transar sus juicios y sus siniestros incipientes", declaró.
Por último, Avila reconoció a las aseguradoras por su comportamiento ante nuevos siniestros: "vemos que el esfuerzo mayor de las compañías es atender los nuevos sinistros para evitar que se incorporen a la cartera de juicios. En este sentido veo un avance importante hacia una mayor profesionalización. Lo que sí hay que ver, de todas maneras, es que todavía subsiste una cartera de siniestros pendientes en sede judicial muy significativa. Ese stock no disminuyó lo que hubiésemos deseado", lamentó.