Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
LAVADO DE DINERO
Alicia López, titular de la UIF, dijo que “ya hay más de 50 denuncias de operaciones sospechosas, de las cuales 35 están en la justicia, incluyendo casos relacionados con los seguros”.
1 de enero de 2007
El lavado de dinero representa en el mundo entre 500 y 650 mil millones de dólares al año, según cálculos del FMI. Más de 400 mil millones provienen del tráfico de drogas.
Para hablar sobre el tema estuvieron en Pool Económico Alicia López, titular de la UIF, Unidad de Información Financiera, organismo autárquico que depende del Ministerio de Justicia, encargado de vigilar las operaciones de lavado de dinero en el país, y Enrique Quintana, abogado asesor de compañías de seguros.

Informe de Pool Económico:
Por medio del lavado de dinero, la delincuencia transforma los ingresos económicos derivados de actividades criminales en fondos de apariencia legal.
Normalmente los lavadores conocen de ingeniería financiera porque fueron a las mejores universidades del mundo y a través de complejas operaciones diversifican sus inversiones y pasan dinero de un país a otro para evitar que se detecte el origen de los fondos.
En todo el mundo cada año ingresan al circuito económico convencional miles de millones de dólares procedentes del narcotráfico, del contrabando de armas y de diversos actos delictivos.
La Argentina se sumó en el año 2000 al listado de países que cuentan con legislación específica para la prevención del lavado de dinero y en ese marco se creó la UIF (Unidad de Información Financiera).
La ley para la prevención del lavado de dinero sanciona con penas de hasta 10 años de cárcel a quienes realicen el blanqueo de activos de procedencia ilegal. También establece obligaciones para que los bancos, aseguradoras y distintas personas físicas o jurídicas informen sobre el movimiento de fondos sospechosos.
La norma dice que una operación sospechosa es aquella que no tiene fundamento económico, jurídico y que presenta una complejidad inusitada. Y esto, de acuerdo a algunos analistas, es una definición extremadamente ambigua.

La titular de la UIF, Alicia López, dijo que esa unidad hoy tiene más recursos para trabajar pero que le faltan herramientas: “el problema es que la ley 25.246 sobre Encubrimiento y lavado de activos de origen delictivo, fue sancionada en 2000 para cumplir con compromisos que tenía la Argentina ante organismos internacionales, y tiene algunas carencias y contenidos muy difusos. Por ejemplo, una definición poco clara de lo que es una operación sospechosa”, dijo López. “En la mayoría de los países –ella estudió los casos de España, Francia, México, Guatemala y Colombia, entre otros- esta definición es más o menos igual: toda transacción que, de acuerdo con los usos y costumbres de la actividad de que se trate, resulte inusual, de características complejas, sin un fin económico o jurídico aparente”, describió. López dijo que “en la Argentina falta avanzar sobre la investigación de este tipo de delitos” y aclaró: “el problema es que para investigar hacen falta herramientas que la ley no nos da”.
Para graficar la complejidad de la investigación del lavado de dinero, la titular de la UIF explicó que “se parte de una hipótesis, de una suposición a partir de una operación totalmente lícita sobre la cual hay que poder demostrar que tiene un origen ilícito”.
En coincidencia, Enrique Quintana, abogado asesor de compañías de seguros, dijo que “el diseño de la ley no fue bueno porque tiene un alto nivel de subjetividad: lo que para uno es sospechoso puede no serlo para otro”. Aparentemente, la normativa no es suficiente para combatir el delito de lavado de dinero.
Por otra parte, Quintana habló de la ley aplicada a los seguros: “en su artículo 21, esta normativa establece que están obligados a informar de este tipo de operaciones sospechosas los productores asesores de seguros –extendido a aseguradoras, actuarios y auditores-. Pero, ¿qué es una operación sospechosa en la mente de un productor? –se preguntó el abogado-. En los casos de seguros de Vida y Retiro es más fácil detectar la inusualidad de una transacción, pero cómo saber, por ejemplo, si en el caso de una cobertura para bienes, éstos existen realmente. Los casos de Patrimoniales van a llevar mucho más tiempo”, declaró Quintana.
Alicia López agregó que se formó una comisión, integrada por representantes de las distintas cámaras que agrupan a las compañías aseguradoras, por la SSN y la UIF, para resolver el mejoramiento de la norma reglamentaria, pero aclaró que el cambio llevará años porque se trata de cambiar de mentalidad: “la llave para resolver el problema del lavado es armar un plan que haga fuerza en la prevención”. Por el momento se avanza en la investigación porque, según López, “ya hay más de 50 denuncias presentadas en la UIF de operaciones sospechosas, de las cuales 35 están en la justicia, incluyendo casos relacionados con los seguros”.