Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
PERSPECTIVAS DEL SECTOR ASEGURADOR
El vicepresidente de AVIRA, Gabriel Chaufán, aseguró que para definir sin una compañía se va o no del mercado, "la clave se da en el volumen y en la liquidez y no tanto en la solvencia".
1 de enero de 2007
Gabriel Chaufán, gerente general de Consolidar Vida y de Consolidar Seguros, y vicepresidente de AVIRA, la Asociación de Aseguradoras de Vida y Retiro de la Argentina.
En diciembre del 2000 la industria de vida y retiro llegó, según números de AVIRA, a los 400 millones de pesos. En junio 2002 cayó a 200 millones y ahora está nuevamente en 350 millones. Según Chaufán, la curva empieza a subir: "La gente de a poco recupera la confianza. Por un lado, las compañías están ofreciendo productos agiornados a la nueva realidad post convertibilidad, cosa que el año pasado no se dio. Por otro lado –continuó el directivo–, la gente está empezando a pensar en distintas formas de ahorro y el seguro es claramente una de ellas. La perspectiva para 2004 el muy positiva. Creo que marcará un cambio de tendencia".
MassLife ha dado el punta pié inicial respecto a la salida de operadores internacionales. Se le consultó a Chaufán si cree que continuará este fenómeno ahora que se aquietaron las aguas: "A diferencia del negocio de patrimoniales, acá claramente la clave está dada en el volumen y en la liquidez y no tanto en la solvencia. Por lo tanto, aquellas compañías que todavía no hayan acumulado un volumen que les permita rentabilidad y que hayan terminado el 2001 con un problema de liquidez serio, seguramente va a terminar retirándose del mercado. No creemos que el proceso haya terminado".
Un tema que preocupa a todo el sector es el de la liquidez que, según Chaufán, es muy dispar dependiendo de la compañía de la que se trate. A su criterio el problema tiene que ver directamente con que de 2001 a 2003 las compañías de vida y retiro perdieron un total de 135.000 clientes: "El retiro masivo de asegurados rompió con el concepto del largo plazo en este negocio y generó problemas de liquidez".
Por último, los reclamos al Gobierno desde AVIRA se basan en el cierre definitivo del tema del default y en la aplicación de un incentivo fiscal en el sector ya que "nadie ahorra a largo plazo con iliquidez durante los primeros años si no tiene incentivos de otro tipo", terminó Chaufán.