Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
ESPECIAL IV ANIVERSARIO
Ricardo González, gerente general de AGF Allianz, y Carlos Tanghe, vicepresidente de La Equitativa del Plata, hicieron en Pool Económico un repaso de la actualidad y las perspectivas de la actividad aseguradora: tarifas, resultados técnicos y financieros, solvencia, siniestralidad y juicios.
1 de enero de 2007
Pool Económico siguió celebrando sus cuatro años en el aire con otra emisión especial. Aseguradores, reaseguradores y brokers continuaron con el repaso de toda la actividad aseguradora.
Estuvieron en esta segunda entrega aniversario, Ricardo González, gerente general de AGF Allianz, y Carlos Tanghe, vicepresidente de La Equitativa del Plata.
Según la Superintendencia de Seguros de la Nación, en los últimos 12 meses (de agosto de 2005 a agosto de 2006) las ventas totales de las aseguradoras llegaron a los 16.403 millones de pesos, superando en un 9,8 por ciento la cifra de los 12 meses anteriores. Con una inflación anual del 10 por ciento y con este incremento de la producción, ¿se podría decir que la producción de seguros está estancada?
Tanghe respondió al interrogante: "Yo no diría eso. Me parece que en ese índice está teniendo influencia el negocio vida, rentas vitalicias y seguros de retiro, que tiene un desarrollo menor que el de ramos generales. El negocio de ramos generales, que es el que comúnmente evaluamos, tiene ratios por encima de eso. No creo que la producción esté estancada. Es más, en muchas ramas hay más coberturas de bienes y de personas. El tema es que, cuando se mide por el volumen de primas, también hay que considerar que a veces las tarifas en algunos riesgos se han rebajado porque la evolución de la siniestralidad es favorable, o el hecho de que haya más riesgos para asegurar. El desenvolvimiento económico de la Argentina llevó a que hayan bajado las tarifas. En el ramo granizo, hace dos años, después de una fuerte granizada, la tasa estaba muy alta. Y en este momento están entre un 30 y un 40 por ciento más baratas. Entonces, si medimos el volumen de primas, la conclusión podría ser que estamos igual, pero no lo estamos porque estamos cobrando ese seguro más barato", definió el directivo de La Equitativa.
Moviendo el tema tarifas hacia el ramo automotores, se pueden destacar al menos tres situaciones que lo afectan directamente: hay un crecimiento del parque automotor, hay más accidentes y hay más siniestros. González habló de las tarifas técnicas para el conjunto del sector asegurador: "Una estadística de las 24 compañías con mayor participación del mercado automotor arroja un resultado técnico de pérdida de 483 millones de pesos. Nosotros vemos una guerra despiadada y no la compartimos porque automotores es un riesgo que técnicamente viene dando malos resultados históricamente desde hace 10 años. Justo cuando estábamos recomponiendo las tarifas, se entró en una suicida guerra de precios que yo no la interpreto. Cada compañía puede tener su estrategia y debe tener el respaldo como para hacer cosas que uno no puede hacer. Yo no lo puedo hacer porque me manejo técnicamente. Pero me pasa que un producto que yo lo veo a 100, lo encuentro a 70 en el mercado y encima con 5 u 8 puntos más de comisión. Me preocupa eso, el resultado del que hablé y el aumento en las carteras de juicio", advirtió el directivo de AGF Allianz, compañía que creció un 32,40 por ciento.
Hablando de juicios, cuyo stock viene subiendo de manera importante -en diciembre eran 126 mil juicios y se estima que al cierre del ejercicio se superarán los 130 mil-, González dijo que las políticas que asume cada compañía son la causa del aumento de la litigiosidad: "En nuestro caso, en automotores hemos bajado la sumatoria de juicios y mediaciones. Depende de las políticas de cada compañía".
Por otro lado, González habló de la situación de las instancias previas a juicio: "No sentimos un endurecimiento de la negociación. Lo que sentimos es que las negociaciones se terminan, pero con un costo que antes no teníamos, que es el de la litigiosidad. Antes, nosotros íbamos a buscar al asegurado y teníamos que pagar 100; hoy nos sale 120 porque se terceriza automáticamente a abogados que tienen su costo. Ese es un factor importante que hace al incremento de la siniestralidad, al margen del aumento de robo que es un tema que viene dándose, por lo menos en nuestra compañía, en los últimos 3 meses", agregó.
Tanghe retomó la palabra con la evolución del robo: "El robo es un comportamiento y una tarifa que seguimos muy de cerca porque incide directamente en la caja diaria, porque los seguros de robo se pagan a los 30 días y tiene un impacto financiero muy fuerte. Hemos tenido un mes y medio muy atípico, creo julio y parte de agosto, con un crecimiento del promedio de robos, sobretodo en Capital Federal y gran Buenos Aires. Ahora, si tomamos la media del ultimo año, es una tarifa que está bastante bien si la compramos con lo que pasó en el invierno de 2003, época muy difícil para nosotros. Hoy la tarifa está equilibrada, aunque están estas puntas mensuales que hay que analizar y que pueden dar lugar a un ajuste para nivelar esta siniestralidad, que para nosotros financieramente es muy importante. Hoy la tarifa de robo no deja margen para subvencionar otra parte de la cobertura de automóviles que es la de RC. Entonces, tendríamos que elevar las tasas de responsabilidad civil para equilibrar esta cobertura", estimó.
El ejecutivo de La Equitativa habló también de los controles de la Superintendencia de Seguros: "Estoy de acuerdo con que la Super tenga una ingerencia en el mercado, cumpliendo su rol de control, tratando de evitar situaciones o comportamientos del mercado que nos hacen mal a todos. Pero no creo que tenga que regular la tarifa. Respecto al control del resultado técnico, yo diría que hay que ver el resultado global de la compañía porque talvez el resultado técnico de un ramo en particular depende de la conformación de la cartera. Hay otros resultados que hacen al negocio. No hay que olvidarse que este es un mercado de alta competencia porque hay muchísimos operadores, hay incidencia también del reaseguro internacional que le agrega competitividad a este negocio. Es un mercado donde los operadores tienen conductas de un mercado muy competitivo. Por ahí una compañía decide transferir utilidades de un riesgo a otro. Es decir que pierde en un negocio pero que gana en otro. Hay quienes van por el lado del resultado financiero o quienes busca cuota de mercado. Hay muchos comportamientos. Es un mercado muy difícil", definió.
Dos de las normas que reguló la Superintendencia este año fueron la subas de capitales mínimos y la reformulación del cálculo de las reservas pendientes. ¿Qué impacto puede tener eso sobre compañías que no puedan hacer esta actualización de reservas? ¿Será trasladado a los precios?
González respondió a esas preguntas: "Evidentemente, tiene que ser trasladado a precios. Nos tenemos que retrotraer a lo que somos nosotros: aseguradores. Y, como tales, tenemos que tener una esencia en función del soporte técnico del negocio. Puede haber muchas alternativas, como decía Carlos, pero somos aseguradores y nuestro negocio es técnico. El mercado pierde durante muchos años técnicamente. Nosotros tenemos una estrategia que difiere a la de muchos colegas, pero también se puede buscar un equilibrio en el negocio técnico. Nosotros cerramos por tercer año consecutivo con un margen muy pequeño, pero con un resultado técnico positivo que nos imponen nuestros accionistas. En el tema tarifas de autos, está todo muy claro. Yo creo que ya, sin las exigencias de las Super, tendría que haber una suba de tarifas. Entontes, con las nuevas normas, debería haber más todavía. La medida es buena. Creo que tenemos que ir por el camino de la seriedad volcada a una actualización de precios actuariales que hacen a la esencia técnica de nuestro negocio", determinó González.
Respecto a la suba de capitales, Tanghe habló como presidente de ADEAA, la Asociación de Aseguradores Argentinos: "Nosotros, respecto a las reservas, acompañamos la política de la Superintendencia porque creemos que las compañías tienen que hacer reservas consistentes con las primas que cobran. Aunque a veces las primas no son tan consistentes, las reservas deben serlo. Con respecto a capitales mínimos, tenemos una diferencia en cuanto a que no debería usarse el capital mínimo para complicarle la operatoria a empresas que, por el volumen o por la calidad de los riesgos que tienen, pueden operar con capitales menores. Estamos en la Argentina y hay muchos operadores que no tienen por qué tener una exigencia desmedida en ese sentido", finalizó.