Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
LA ECONOMÍA 2016
“El ajuste viene por un lado o viene por el otro”
Para el economista Matías Tombolini, el ajuste viene con Scioli o con Macri. “De a poquito y lentamente o de golpe y súbitamente, viene. La pregunta es cuánto Estado queremos”, resumió. El economista Agustín D’Attellis, por su parte, definió que “liberar el dólar sería una tragedia”. Dijo, además: "Si levantás las restricciones sin generar ningún ingreso de dólares a la economía, el valor puede dispararse para cualquier lado, y el traslado a precios sería terrible”.
18 de noviembre de 2015
Los economistas Agustín D’Attellis (docente de la UBA y de la Universidad Nacional de Morena y ex asesor del Ministerio de Economía) y Matías Tombolini (consultor, docente de la UBA y columnista de radio y televisión) analizaron en Pool la herencia económica del actual gobierno y dieron su visión sobre las nuevas definiciones que deberá tomar la nueva gestión. ¿Qué pasará con el cepo, las reservas, los fondos buitres, etc. La economía 2016.



Pool Económico: Matías, ¿cuál es la herencia económica que deja el actual gobierno para la nueva administración? ¿Cuáles son los aspectos positivos y negativos?

Tombolini: En la epidermis se discute o se habla de cambio, pero lo cierto es que cuando vas bien abajo, al fondo, ves que se están peleando por mantener un montón de políticas de gobierno. No se discute la Asignación Universal por Hijo (AUH), no se discute sobre jubilaciones, YPF o Aerolíneas Argentinas.

En términos generales, se discute un cambio de “forma” del Estado, pero no un cambio de “tamaño” del Estado. Eso es interesante para repasar porque, por un lado, uno dice que van a bajar los subsidios económicos (luz, gas, transporte) pero por otro lado los dos prometen subir al 82% móvil. Macri promete Pobreza Cero. Ambos van a arreglar con los holdouts, con lo cual la línea de intereses de la deuda va a subir. Con todo esto, el tamaño del gasto va a ser el mismo respecto del PBI. Pero mientras eso sucede, los ingresos van a bajar, porque ambos prometen bajar retenciones, bajar ganancias a los trabajadores, o sea: va bajar la presión fiscal. Es un silogismo de colegio secundario que no nos planteamos como sociedad: hay una relación evidente entre la presión fiscal y el tamaño del Estado. Ambos te prometen menor presión fiscal, pero el mismo tamaño del Estado. Quieren que cambie de forma pero no de tamaño. No cierra. Es como si vos quisieras hacer dieta y alguien te prometa que vas a estar en forma y bajar 10 kilos sentado en el sillón comiendo pochoclos y mirando la televisión. Esta es la promesa electoral de ambos candidatos.

Pool Económico: Exacto. De dónde salen los recursos para hacer ciertas cosas, ¿no? Volvamos a los aspectos positivos y negativos de la herencia que deja el gobierno, para bien o para mal, en la futura administración. ¿Agustín?

D’Attellis: En términos positivos, creo que hay que destacar la política de desendeudamiento. Quien vaya hacerse cargo del Estado recibe una situación de una economía muy desendeudada.

Pool Económico: Hablás de deuda en dólares en relación al PBI, y no de deuda global en pesos.

D’Attellis: Hablo de deuda global en pesos también, pero en dólares en relación al PBI en particular, que es la más importante. Eso es muy baja. Estamos hablando del 10% del PBI. Igualmente la deuda pública total en relación al PBI también es de un nivel del 40% que es muy bajo en la comparación internacional. También hay aspectos positivos de las políticas sociales, la cobertura provisional que ha aumentado fuertemente (llegando prácticamente al 100%), programas como la AUH y una serie de medidas que apuntaron a fortalecer el mercado interno el último tiempo y que hoy están permitiendo que la economía se sostenga y crezca aun en un escenario internacional muy adverso. Además, hubo pilares fundamentales en la manera de pensar y entender la economía, de poner a la política por delante. Estas cuestiones que han cambiado el último tiempo, desde mi punto de vista las veo positivas.

Por el otro lado, la herencia más compleja está vinculada a la restricción en el frente externo. Me parece que no se ha logrado modificar la estructura productiva ni avanzar en términos de industrialización de manera tal de habernos quitado de encima la dependencia de las importaciones de insumo, de bienes de capital. Hoy enfrentamos una restricción en lo externo que condicionando la economía en su conjunto, porque desde ahí se dispara la presión inflacionaria, los problemas cambiarios, desdoblamiento del dólar, la restricción, etc. Ahí es donde hay que apuntar todos los cañones.

Pool Económico: Matías, ¿se puede levantar el cepo de forma inmediata como afirman muchos economistas?

Tombolini: Con un dólar a menos de 10 pesos, no. Se puede con un dólar un poco más coherente, con el conjunto de las variables de la economía argentina. Eso va a implicar sin duda una caída en los salarios en dólares. Hoy la Presidenta dice que la Argentina tiene un salario mínimo vital y móvil más alto de la región medido en dólares, lo cual es cierto. Pero también es cierto que las importaciones caen en la Argentina, o al menos no suben exponencialmente. Entonces, ¿somos ricos en dólares pero no le compramos al mundo? No. La realidad es somos ricos en dólares porque el dólar al que estamos haciendo esa cuenta es un dólar que no es sostenible con el funcionamiento de la economía Argentina, dada las necesidades de importación que el país tiene y dado el funcionamiento de sus variables macroeconómicas. Entonces, ¿se puede salir en un día? Sí. Pero todo después de a qué tipo de cambio y cómo se haga.

La gran cuestión es si el mercado será el que va a determinar la asignación de los recursos en el tiempo que viene. Prat Gay te dice “Tranquilo. El dólar que se supone para la transformación de precios es de 14 o 15 pesos”. Me hace acordar al “Lo tenemos estudiado” de Axel, que pagó por la mitad de YPF hace un año y medio 5.000 millones de dólares por algo que hoy en total vale 7.500 millones. Es decir, en ese momento estaba bien el precio pero, ¿cómo sabe para adelante? Hoy el dólar cobertura es de 21 pesos, pero con la cantidad de pesos que hay dando vuelta en la economía, ¿cómo sabe que el heladero de la vuelta de mi casa para hacer un kilo de helado tiene un precio de referencia de 14 pesos? La verdad que no creo.

D’Attellis: Levantar el cepo así como Macri o sus economistas lo plantean, no, no se puede. O al menos es muy riesgoso hacerlo, porque hoy tenés una escasez de divisas y, si levantás las restricciones sin generar ningún ingreso de dólares a la economía, el valor al que puede llegar a irse el dólar… bueno, puede disparar para cualquier lado, y el traslado a precios sería terrible.

Quería mencionar algo que dijo Matías que es cierto: los economistas de Cambiemos (los escuché a Melconian y a Prat Gay) salieron a decir que una devaluación no tendría traslado a precios. Esto es mentira. Ellos plantean que el dólar oficial iría a buscar el valor del paralelo, con lo cual están hablando de una devaluación del tipo de cambio oficial de un 50%. ¿Eso no se va a trasladar a los precios? Mentira. Sí, tendría traslado a precio. Cualquier economista que consultes, desde cualquier espacio político, te va a decir que sí.

Pool Económico: El planteo de Cambiemos es que ya le devaluación está hecha.

D’Attellis: Sí, pero no hay forma de que el “no se trasladará a precio” sea cierto. Por ejemplo, tenemos toda una estructura productiva que depende de las importaciones que hoy se realizan al tipo de cambio oficial. Si devaluás el tipo de cambio, van a pasar a hacerse a un tipo de cambio mucho más alto y eso tiene un traslado directo a los precios, más allá de las expectativas, las paritarias, etc.

Pool Económico: Quedás medio atrapado por este tema, porque parece que todos reconocen que hay que corregir el tipo de cambio. El hecho de que hay un tipo de cambio atrasado, poco competitivo, parece ser que lo reconoce hasta el oficialismo.

D’Attellis: No. Eso depende mucho de la disponibilidad de dólares. Si mañana firmás un acuerdo (no digo que el acuerdo esté; Scioli dice que está, que habló con chinos, con rusos, que tiene acuerdos, habló que tiene 30.000 millones de dólares) e ingresan dólares a la economía (ya sea 20 mil o 30 mil millones), se descomprimen las expectativas, y eso te permitiría ir relajando las restricciones gradualmente sin que el tipo de cambio se te desboque.

Pero plantear “yo asumo y lo elimino en 24 horas” es un riesgo tremendo. ¿Qué valor va a buscar el tipo de cambio hoy, dada la escases que tenés planteada, si liberás las restricciones? Se puede ir a cualquier valor. En Argentina ya lo hemos vivido. Y, en una dinámica inercial que va a buscar un precio de equilibrio andá a saber a dónde (porque siempre inicialmente tenés sobrerreacción cuando liberás el tipo de cambio), el traslado a precio puede ser tremendo. Yo creo que una devaluación abrupta en el tipo de cambio no te modifica el perfil de ingreso de dólares por exportaciones, porque hoy la caída de exportaciones se da por otro cosa (porque cae la demanda externa, porque Brasil está en recesión y por el precio de los commodities que están en una situación baja).

Tombolini: Brasil es 25% más barato en dólares que el año pasado y la Unión Europea es un 17% más barata en dólares. Eso se da porque tuvieron deflación en dólares, o sea tuvieron devaluaciones muy importantes pero las inflaciones en moneda local fueron menores y, por lo tanto, ganaron en competitividad. Acá, lo que menos aumentó un kilo de asado, un litro de nafta, un kilo de yerba o un kilo de pan desde que asumió Cristina hasta ahora, lo hizo en un 450%, mientras que el dólar sólo aumento un 220%. La yerba aumentó un 800%. Evidentemente, hay un retraso en el tipo de cambio que se tienen que corregir. Pero el dólar y el cepo es la discusión del 11 de diciembre pero no es la discusión central. Liberar el dólar solamente, y nada más, no hace nada.

D’Attellis: No! No hace nada, no. Sería una tragedia.

Tombolini: Lo que quiero decir es que si vos solamente devalúas, no cambiás la estructura macroeconómica, que es lo que debería generar un crecimiento sostenido en el tiempo. Todos los candidatos hablan de lo que va a pasar el 11 de diciembre pero nadie habla de lo que va a pasar el 11 de mayo.

Pool Económico: Bein dice que un litro de leche cuesta un dólar y que si se libera el tipo de cambio como platea Cambiemos, va a pasar a salir 16 pesos.

D’Attellis: Sí. El impacto sobre el precio de la canasta de alimentos, que repercute sobre los sectores de menores ingresos, sería muy fuerte. Eso no lo podemos ignorar.

Los economistas desde ese espacio político están instalando la idea de que una devaluación es inevitable en la Argentina. Están tratando de generar el conocimiento público de que “esto es así”, cuando en realidad no es así. Además, están generando la justificación de que no tendría ningún traslado a precio, lo cual no es cierto. Hay que tener cuidado y advertir sobre este tema.

Pool Económico: Vanoli en El Cronista Comercial hace una columna en la que dice que una devaluación tendría un fuerte impacto negativo en la producción y en el empleo.

Tombolini: Lo que tendría que hacer Valoni (junto a Mercedes Marcos del Pont, probablemente una de las peores gestiones del Banco Central desde que se tenga memoria) es repasar la política monetaria expansiva que se llevó adelante en el Banco Central. Una cosa es ser heterodoxo y otra cosa es imprimir una cantidad grande de billetes. La gestión de Vanoli no fue tan mala porque subió la tasa de interés y eso reguló un poco la situación.

Hay que tener mucho cuidado con eso de que “el mercado asigne los recursos”. Comparto con Agustín que si liberás el dólar a la buena de Dios, puede quedar en 14, puede quedar en 12 o si se puede ir a 20.

Pool Económico: Los dos candidatos prometen casi todo: 82% móvil; suba del mínimo no imponible para que los trabajadores no paguen ganancias; quita de retenciones a las economías regionales. Todo lo que se deje de recaudar tendrá que ser compensado con otros ingresos. ¿De dónde saldrán los recursos para eso?

Tombolini: No hay recursos.

Pool Económico: De algún lado tiene que salir.

Tombolini: La pregunta es cuánto Estado querés.

Pool Económico: Suponte que el mismo Estado de ahora.

Tombolini: No podés.

D’Attellis: De cara al balotaje, Scioli habla de una estrategia, de un plan hacia adelante con un Estado muy presente regulando la economía, controlando la formación de precios, habla de un Banco de Desarrollo, etc. Con lo cual, tiene que financiarse ese Estado que propone.

Desde Cambiemos no se llega a decir explícitamente pero lo que tienen en mente es un Estado ausente completamente, reducido en su mínima impresión. Están hablando de que las fuerzas del mercado van a asignar los recursos, de que el tipo de cambio lo forma el mercado, etc.

Pool Económico: No hablan de un Estado ausente ni de achicar el Estado.

Tombolini: Porque no lo dicen.

D’Attellis: Un asesor de imagen les dice que no lo digan, al igual que hasta hace poco no hablaban de devaluar. Todas las leyes de Aerolíneas, de YPF, entre otras, todas las votaron en contra.

Tombolini: Para mí, Dilma le dio una lección a América Latina. Yo estoy de acuerdo en lo que decían recién sobre que ellos no dicen que van a achicar el Estado. Pero si vos no decís que vas a achicar el Estado y lo achicás después, la gente va a protestar porque es una sociedad más moderna que hace 20 años. Entonces, lo que digo es “atentos, señores”. Tendríamos que estar discutiendo cuánto Estado queremos y no lo estamos discutiendo.

D’Attellis: Lo que habría que decirle a la gente (uno, que los conoce mejor) es que, en vez de elegir algo sobre lo cual después van a protestar, mejor sepan de ante mano que Macri va a achicar el estado. La idea, la concepción ideológica general que tienen los economistas de Cambiemos es achicas el Estado.

Tombolini: Eso es Macri. Pero con Scioli la contradicción es más profunda porque dice que va a mantener el tamaño del Estado pero que va a bajar los impuestos. Ahí ya tenés 6 ó 7 puntos de déficit fiscal. ¿Cómo pagás la distancia?

Pool Económico: Aparte dice que va a sacar las retenciones a las economías regionales. Siendo el candidato oficialista, la pregunta es por qué no se las sacaron ya, durante este gobierno.

D’Attellis: Con las retenciones en las economías regionales no estoy del todo de acuerdo, pero en cambio el 82% móvil es una medida que apunta a fortalecer el mercado interno.

Tombolini: Sí, bueno, pero tenés que pagarlo. A mí me encantaría que mi tía Catalina fuera millonaria, pero alguien tiene que poner la plata.

D’Attellis: El 82% móvil redunda también en una mayor recaudación impositiva.

Tombolini: Para aclarar, yo creo que el Estado tiene que estar presente y que tiene que ser alta la presión fiscal. Dicho eso, diré que si juntás muchos impuestos podés tener un Estado grande; si bajás los impuestos no podés tener un Estado grande.

Pool Económico: Tema fondos buitres. ¿Es indispensable este acuerdo para que la Argentina vuelva a tener financiación?

D’Attellis: Hay que tener cuidado. Desde el Frente Cambiemos están poniendo como prioridad absoluta cerrar un acuerdo con los fondos buitres. Ya están trabajando en eso; hay economistas de Cambiemos que están en EE.UU. trabajando en eso. Pero, cuidado, no apuntan a negociar un acuerdo, sino a pagarles a los fondos buitre. Ellos creen que esto tiene que ser muy rápido, un efecto de shock para dar una confianza a los mercados.

Pool Económico: Ellos dicen que están negociando…

D’Attellis: No, la idea es ir a pagarles lo que dice el fallo. Lo han dicho. Gabriela Micheti dijo “yo cumplo los fallos”. Mauricio Macri dijo “hay que pagar lo que el juez dice”. La pregunta es cómo pagamos. Para cerrar con los holdouts son como 20 mil millones de dólares pero en el Banco Central tenemos 26 mil millones (con todo lo que hay adentro).

Tombolini: Pero lo van a pagar en bonos, no de contado.

D’Attellis: No, no. Si vas a cumplir con el fallo, es ir y pagar. ¿Cómo hacés para ir y pagar? Tenés dos caminos: o cerrás con bancos privados internacionales que te asistan financieramente para hacer eso, o cerrás directamente una línea de asistencia financiera con el Fondo Monetario Internacional (que va a estar feliz de la vida de cerrar con Argentina por esos montos, porque hoy no le debemos ni un dólar… Argentina le pagó y se lo sacó de encima los condicionamientos, por eso hoy en FMI está ávido de volver con sus condicionamientos a marcar la cancha de nuestro país).

Tombolini: En cualquier caso, todo eso tiene que pasar por el Congreso.

D’Attellis: Cierto, sin mayoría absoluta, con lo cual implica todo un debate.

Tombolini: Por eso mismo, habilitar esa negociación tiene un costo político determinado.

D’Attellis: (Hace poco salió Sanz del radicalismo a decir “No vamos a tener ningún problema en gobernar con Decreto de Necesidad y Urgencia”. Lo señalo para remarcar las cosas que se están diciendo por estos días.) Pagar a los fondos buitres marcaría un camino de salir a buscar dólares financieros. ¿Para qué quiero arreglar rápido ese frente? Para salir al endeudamiento, a colocar bonos en el exterior a una tasa más baja y generar ingreso de dólares por ahí. Eso puede generar un bienestar ficticio de corto plazo que sabemos cómo termina al final del camino.

Tombolini: Ok, pero ahora también tenés un bienestar ficticio, porque ¡venís pagando la luz regalada, hermano! Hoy sale más barato ir a Brasil que a Santa Teresita. Si eso no es bienestar ficticio, ¿me podés explicar qué es bienestar ficticio? Si es más fácil sacar un pasaje para ir a Qatar que importar un tornillo para fabricar un mueble (que genera trabajo), algo en el modelo está fallando. Si perdieron en la provincia de Buenos Aires y están por perder la Argentina (contra la derecha que ustedes tanto critican), deberían hacer una autocrítica.

D’Attellis: La cuestión electoral no es por un tema económico y yo estoy hablando de lo económico. En lo electoral entran en juego muchas otras variables.

Tombolini: El cepo fue una de las peores políticas económicas de los últimos 40 años, junto con la Tabla de Machinea y la intervención del INDEC.

D’Attellis: El cepo llegó cuando hubo necesidad de restringir divisas y asignar prioridades. Podrían haber evitado llegar a ese camino, pero…

Pool Económico: Agustín, ¿qué hay que hacer con los holdout? ¿Argentina está hablando o abandonó la negociación?

D’Attellis: Argentina viene manteniendo una postura muy firme. Del otro lado no hay interés de negociación. Ellos dicen “acá tengo un fallo y quiero cobrar”. Y ahora están entusiasmados porque llegan sus amigos, supuestamente (porque el Frente Cambiemos tuvo una buena elección y ellos se sientan de igual a igual). Las negociaciones hasta ahora (con Axel Kicillof y todos los funcionarios que fueron) fue con una postura de disputa muy marcada, defendiendo el interés nacional. Si va Alfonso Prat Gay a sentarse con los fondos buitre, va de amigos. Son todos del mismo ámbito, se conocen, son amigos y van a tratar de llegar a un acuerdo lo más pronto posible.

Tombolini: Esa es una parte de la película que yo comparto. La otra parte de la película es que Bolivia paga la mitad de taza que nosotros! Nosotros estamos en el VERAZ del mundo. Nos prestan poco y a poco plazo.

D’Attellis: Ok, pero en esa disputa, ¿de qué lado nos paramos? Del lado de Argentina o de estos tipos.

Tombolini: Esa es la lógica en la que entramos con el kirchnerismo después de 12 años: tiene que ser una cosa o la otra. La verdad es que hay una diagonal que se puede intentar establecer. Comparto que no hay que entregarse con pito y cadena pero hay que negociar. Es una negociación complicada en la que Cristina más de una vez tuvo la solución en la mano y no la quiso aceptar.

Pool Económico: La palabra “ajuste” eriza la piel de los argentinos. ¿La economía argentina necesita un ajuste? ¿De qué tipo?

D’Attellis: No, no necesita un ajuste. Si eriza la piel de los argentinos, tengan cuidado porque lo que plantea el Frente Cambiemos con sus economistas es el ajuste. Si le eriza la piel, al momento de meter la boletita, téngalo en cuenta. La idea del Frente Cambiemos es que hay que darle una señal fuerte a los mercados para que vayan e inviertan. Dicen que hay que dar un fuerte ajuste, una gran devaluación del tipo de cambio. Son todas medidas que favorecen a los sectores concentrados y que perjudica a todo el resto. Desde el otro lado se piensa otra cosa que con más tiempo se podría explicar.

Tombolini: Yo creo que los dos van a hacer lo mismo. El ajuste viene por un lado o viene por el otro. De a poquito y lentamente o de golpe y súbitamente, lo cierto es que la pregunta vuelve a ser la misma: ¿Cuánto Estado queremos? Si querés bajar de peso, ponete a dieta. Y si te ponés a dieta, aplica el “si te gusta el durazno báncate la pelusa”.